29/05/2024

The noise and the fury - Diario personal de las elecciones a la presidencia de los Estados Unidos

Por Revista Herramienta

El ruido y la furia (The noise and the fury) es una de las mejores novelas de William Faulkner, elegí el título para el artículo porque además de representar a la América profunda creo que refleja las características del mandato de Donald Trump. El peor presidente de los Estados Unidos que he conocido en toda mi vida. El ruido de la demagogia, la furia de una sociedad polarizada donde sus partidarios defienden abiertamente y con las armas la supremacía racial blanca y la virilidad machista.

(Este artículo carece de una estructura política. No me considero un entendido en cuanto a la sociedad y la política americana, por eso he preferido dar voz a los que saben, independientemente que se pueda o no estar de acuerdo con ellos. En cualquier caso, la responsabilidad, obviamente, es solo mía). Este es el relato y la crónica de un mes de elecciones.

Unos días antes de las elecciones.

Martes 27 de octubre

El periodista de El País, Enric González, escribe: Uno concluye que lo que está desarrollándose, más que unas elecciones, es un plebiscito sobre la figura más divisiva y polémica del mundo. Esas elecciones solo tienen un protagonista. Y en realidad lo que va o ocurrir el día 3 de noviembre ha ocurrido ya pero aún no lo sabemos. Votarán 150 millones de personas, algo así como el 65% del electorado.

Joe Biden es demasiado viejo como Claudio, al que proclamó emperador romano la Guardia Pretoriana en el año 41. Su gran mérito consistía en no ser Calígula.

Miércoles 28 de octubre

El economista financiero Juan Ignacio Crespo en El Español afirma del peligro que pueda ganar D. Trump, dado el balance de la economía norteamericana antes de la pandemia (crecimientos entre el 3,5% y 2,4%). Sólo dos presidentes han perdido un segundo mandato, Jimy Carter y Bush padre desde hace cincuenta años. No ganará Trump pero el aumento de 10 millones de votos en relación a 2016 indica que no era nada descabellado. En su articulo insiste sobre un aspecto de la guerra comercial entre EEUU y China: A veces se confunde productividad con competitividad, la economía china es más competitiva que la de EEUU pero ésta es mucho más productiva. Crespo insistirá a lo largo de sus artículos que tanto la industria manufacturera como las bolsas no se han visto tan afectadas por la crisis.

Jueves 29 de octubre

Ya han votado por correo o antes del día de las elecciones nada menos que 73 millones de personas, cifra record (al final serían más de 90 millones). Este hecho es el que dará la victoria a Biden sobre Trump. El voto demócrata ha madrugado por temor a la covid 19 y los contagios en las colas el día de las votaciones.

Los republicanos acusan a Silicon Valley de favorecer a Biden, acusan de censura en especial a Facebook y Twiter. La misma acusación se extiende a todas las grandes cadenas de televisión incluida la FOX.

El periodista Richard Sennet dice que los grupos trumpistas agrupados en MAGA (Make America Geat Again) están preparados para salir el día 3 de noviembre ante el fraude electoral que ya está denunciando Trump desde la Casa Blanca. ¿Un golpe de estado? Trump no quiere el voto por correo porque sabe que favorece a Biden.

Domingo 1 de noviembre

Los periódicos se dividen ante el vaticinio. En España El País dice que las posibilidades de Biden son de un 85%, mientras el ABC dice que ganará Trump como ya pasó en 2016 haciendo malas las encuestas previas.

En los EEUU, New York Thimes da ventaja a Biden. El Washington Post dice que Trump ganará en Florida. The Wall Street Journal y la NBC dan 52% para Biden y 42% para Trump.

A pesar de que la inmensa mayoría de las encuestas le da una holgada victoria al tanden Biden-Harris, crece el temor de que se repita el mismo escenario que con Hillary Clinton quien partió como favorita pero acabó perdiendo las elecciones. Trump tiene un voto no declarado muy alto.

Ese mismo día el periodista Alan Tooze escribe una predicción que se hará realidad: Ahora bien D. Trump no es un candidato cualquiera. La parte más radical de sus partidarios se han lanzado a la ofensiva. El plan de Michigan de asesinar a la gobernadora no era un invento. No sabemos como reaccionarán los republicanos y el Tribunal Supremo. Los mercados financieros gestores de fondos de inversión se han asegurado contra el posible caos político mediante la compra vix el llamado índice del miedo.

¿Quién es D. Trump? El rey de los narcisistas, de las milicias ciudadanas que se formaron en el 2016, hombres armados hasta los dientes que desfilaron por Charlottesville en 2017; los blancos evangélicos, fieles defensores del conservadurismo, Trump inspiró a ideólogos de la derecha como Steve Bannon en las guerras culturales. Y desde 2016 ha reclutado a 80 personas de extrema derecha con fortunas de más de 1000 millones de dólares cada uno, el 9% de los más ricos de USA. No son los gigantes de la tecnología de Silicon Valley, sino los dueños de fondos de riesgo, constructoras, casinos y petroleras. En Washington se apoya en el mísmisimo Mefistófeles, el senador Mitch McConnell. También conocido con el sobrenombre de “La Parca” porque presume que toda propuesta de los congresistas Demócratas cuando llega al Senado la tumba irremediablemente.

Dia de las elecciones, primer martes de noviembre.

Martes 3 de noviembre.

En la madrugada del día 4 Trump hace una multitudinaria rueda de prensa anunciando que ha ganado las elecciones y que todo el resto es un fraude, incluidos los recuentos aún pendientes en varios estados. Se negará a reconocer los resultados hasta bien entrado el mes de noviembre. Mientras tanto se dedica a jugar al golf e intenta desencadenar una crisis diplomática con Irán. Decide además sacar tropas de Irak y Afganistán.

Después de las elecciones y recuento de votos

4 de noviembre

Hay varios estados en disputa. Pensilvania, Michigan, Arizona, Wisconsin, Alaska, Hawai, Georgia.

5 de noviembre

La tendencia apunta a un triunfo de Biden. Las bolsas de todo el mundo reciben la noticia con fuertes subidas.

7 de noviembre

Biden gana las elecciones en Pensilvania y con ello asegura su triunfo. Pensilvania ha sido el Gettysburg de D. Trump; es decir, la batalla donde la Conferación perdió todas las posibilidades de ganar la guerra de secesión el 4 de julio de 1863.

Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, la UE, España, Italia, son los primeros países que felicitan al 46 presidente de EEUU. Xi Jimping no lo hará hasta una semana después. Lopez Obrador y Putin siguen diciendo que hay que esperar que acabe todo el proceso, se unen con ello a la línea de argumentación de Trump y del conjunto del partido Republicano a excepción de Bush.

8 de noviembre

Los 32 millones de votos latinos se han dividido. En unos estados como Florida o Texas ha ganado el partido Republicano. En otros como California, New York, han ganado los Demócratas. El “Oeste salvaje” (Las Vegas y Phoenix) antes republicano cada vez se tiñe de azul transformándose en un “Oeste urbano”. Nevada y Arizona, con fuerte base latina, se decanta a diferencia de Florida por los Demócratas gracias a una gran implantación de sindicatos obreros.

Michigan, Wisconsin, Pensilvania, Georgia y Arizona a favor de Biden. La distancia entre uno y otro es de cuatro puntos y seis millones de votos. Aproximadamente la diferencia será de 80 millones a 74. Una distancia considerable en términos absolutos. Sin embargo se han batido varios records. Biden es el candidato más votado en la historia y Trump el segundo más votado, o sea, el derrotado con más votos.

9 de noviembre

Según Kiko Llaneras de El País un amplio voto de clase vuelve al Partido Demócrata, también el voto moderado (un 54% frenta a un 40%). D. Trump solo gana entre los hombres blancos y aquellos que tienen unas rentas por encima de los 100 mil dólares.

Estos son los datos del Washington Post : apoyo al Partido Republicano por parte de los hombres en general 53%, mujeres 42% y afroamericanos 12%.

El periodista Thimothi Gaston Ash escribe sobre las prioridades del futuro gobierno a partir del 20 de enero de 2021: la lucha contra la covid, el cambio climático y la recuperación de las relaciones internacionales. Unos días después en la presentación de las principales figuras del nuevo gobierno Joe Biden y Kamela Harris lanzan como lema “América ha vuelto”, frente a aquel que utilizó Trump “América first”.

14 de noviembre

La escritora Alma Guillermoprieto reflexiona sobre lo que ha sido el fenómeno Trump: Habrá que reflexionar por qué no logramos deshacernos de este meteoro anaranjado que cayó tan imprevisiblemente en el ya de por si atormentado mar de nuestras vidas, pero el caso es que en base a ofensas a la moral, a la ley, a la decencia, logra que aún derrotado no nos lo podamos sacar de nuestras cabezas. Por eso en el fondo de esa celebración hay susto y rabia. La crisis estadounidense no terminará ahora porque no empezó con él.

El economista Paul Krugman, afirma: Lo cierto es que por propio interés el gran capital debería estar apoyando a los Demócratas en la segunda vuelta de las elecciones al senado en Georgia

16 de noviembre

“Los muros que nos deja el trumpismo”. La escritora Siri Hustvedt firma este original artículo donde pone el énfasis en la importancia que han tenido y tienen para las elecciones la cuestión identitaria, las emociones y los sentimientos. No todo se puede explicar por procedencia del grupo social o razones económicas. La revista “Nordich Journal Feminisan and Gender Rosearch” publica un artículo sobre el populismo blanco y sus demonios emocionales. Los votantes de Trump, esos a los que despectivamente se les ha llamado “White Trash”, no le votan por razones económicas sino como una reacción cultural.

Los autores de Bookings Institution también citados por Hustvedt: En resumen los politólogos señalan que los sentimientos identitarios en torno a la raza, la nación y el cambio cultural son más importantes que la inquietud económica para explicar el triunfo de Trump en 2016. El populismo enfrenta al buen pueblo frente a las élites malvadas. En las versiones de derechas el pueblo es un concepto nativista. Y en ese país significa blanco.

Dice Hustvedt: Trump es un demagogo de la política identitaria. Encarna una identidad blanca, masculina, cristiana que, según sus seguidores está sometida a amenazas. Explota la vieja veta de sentimiento anti-intelectual presente en los EEUU, la idea de que las élites miran a la gente con desprecio y la hacen sentirse inepta y avergonzada.

Es un grave error infravalorar la fuerza de los sentimientos colectivos de vergüenza, resentimiento y rabia, unos sentimientos que están extendiéndose por todo el mundo y sumiendo a las democracias liberales a la crisis. El neurocientífico de la Universidad de Londres, Tsakiris, llama a este fenómeno política visceral.

Los sentimientos negativos que dominan los mítines de Trump, furia, deseo de venganza, humor cruel y orgullo a la defensiva, solo se entienden cuando se interpretan como una representación teatral de la virilidad blanca.

La crisis aún no resuelta en este país es epistémica, está relacionada con el conocimiento, con cómo sabemos lo que sabemos.

En esta misma línea el escritor venezolano Alberto Barrera escribe en el New York Thimes un artículo cuyo título es “Rambo Trump y la fanaticada venezolana”.

Las categorías derecha e izquierda son inútiles a la hora de analizar este tipo de lazos. La emoción sustituye a la ideología. Y no cualquier emoción, se requiere algo más que ánimo contenido. Es una concepción que supone que la política es o debe ser un exceso sentimental. Una devoción ciega pero muy vociferante, donde el furor religioso pesa más que los argumentos.

 

18 de noviembre

La revista Herramienta publicada en Argentina publica un artículo de W.I. Robinson titulado “Golpe electoral en medio de la crisis”. En él, se detallan el nacimiento de los grupos paramilitares afines al trumpismo como los Proud Boys, los Boogaloo, Q´Anon, los Vigilantes de Lobezno...

23 de noviembre

El revés de la justicia en Pensilvania a Trump limita sus opciones y apoyos. El juez federal Matthew Brann, ultraconservador, tuvo que decir que las denuncias son como un monstruo de Frankenstein. Todas las demandas en Michigan, Georgia, Nevada, Arizona y Wisconsin son rechazadas. Republicanos con peso como Patrick Toomey de Pensilvania y Ciros Christie afirman que es una vergüenza nacional.

¿Habrá acuerdo Joe Biden con Ji Ximping sobre la cuestión del calentamiento global? Xi Jimping ha dicho que China va a cumplir todos sus compromisos, reducir el pico de emisiones de CO2 en 2030 y ser neutro en carbono en 2060.

El economista Martin Wolf en Financial Thimes dice que China tendrá serias dificultades para ser líder mundial por varias razones: las políticas de inversión son muy altas y rápida la acumulación de deuda, tiene que poner límite a sus exportaciones, necesita un mercado de consumo mayor, aumentar la productividad y ganar la batalla de las nuevas tecnologías.

En el horizonte se dibuja un conflicto abierto entre China y EEUU.

24 de noviembre

Trump acepta la derrota, sigue denunciando fraude pero da orden para que se lleve adelante el traspaso de poderes. Al final la diferencia es de 6 millones de votos y 74 compromisarios.

Sin embargo Julian Borger escribe en The Guardian que hubo un intento de golpe de estado por parte de Trump pero que fracasó. Este golpe tuvo varios componentes: las denuncias de fraude del voto por correo, el no reconocimiento de los resultados, las 34 denuncias interpuestas a través del equipo de Giulani, los intentos previos de movilizar el ejército ante las movilizaciones de Black Lives Matter contra el asesinato de George Floyd el 25 de mayo de 2020 en lo que el secretario de Defensa Mark Esper se negó a cooperar, las manifestaciones de grupos de extrema derecha después de las elecciones; un entramado conspirativo que fracasó debido a la falta de colaboración institucional incluso por parte de miembros relevantes del partido Republicano.

25 de noviembre

Presentación del nuevo gobierno de Biden. A resaltar dos nombres: el que será jefe de la diplomacia, Anthony Blinken, un hombre cercano a Europa y Janet Yellen como secretaria del Tesoro con un perfil moderado. Un gabinete en la línea de Obama que promete devolver el liderazgo de EEUU sobre el mundo.

29 de noviembre

Lance Selfa publica el 23 de noviembre en Internacional Socialism Project un interesante artículo que saca la revista Viento Sur titulado “Trump perdió pero no hubo tsunami azul”. En el mismo se resaltan las limitaciones de la izquierda para enfrentar a un mismo tiempo el proyecto reaccionario de Trump y el neoliberal de Joe Biden y Kamala Harris. Organizaciones como DSA (Democratic Socialists of América) volcaron sus fuerzas en apoyo a Berni Sanders. Lance les critica por ser excesivamente electoralistas. También las limitaciones de la campaña de The Squad donde figuran los miembros progesistas del partido Demócrata como Alenxandria Ocaso-Cortes; estos defendieron el Green New Deal, la lucha contra el fracking, o los recortes a la policía, pero los sectores moderados del partido les acusan de haber hecho que pierdan votos. Se abre por tanto una batalla interna tras la campaña que adoptó la izquierda como lema “vota hoy por Biden para que puedas luchar en el futuro contra él”. Según Lance, la izquierda siempre tendrá la presión de los moderados, en enero del 2021 será por las elecciones en Georgia donde se juegan dos puestos en el Senado y por lo tanto el control del mismo, ¿y mañana? Veremos.

Segunda parte: Un comentario sobre el futuro

Estados Unidos es un complejo escenario sobre el que se libran muchas y diferentes guerras; y además, las que ellos libran en el resto del mundo desde hace 75 años durante los que se mantienen como primera potencia mundial. Los problemas a los que se enfrenta la nueva administración son de sobra conocidos, una triple crisis interna: la pandemia de la covid 19 con cifras escalofriantes que le sitúan a la cabeza en muertes y contagios; la crisis de la economía y el impacto sobre la sociedad.

Pero la originalidad de esta crisis, a diferencia de las otras, es que no es una crisis “normal” de sobrecapacidad instalada o sobreproducción, sino que ha sido provocada por un virus mortal que ha obligado a paralizar los comportamientos de vida y la economía. Por ello es posible que a la destrucción de capital le siga un intenso crecimiento. Ello es factible en todas las sociedades capitalistas afectadas pero mucho más en un país como los EEUU. El dominio del dólar, el predominio en la mayoría de las industrias de alta tecnología o los increíbles crecimientos -en esta crisis- de gigantes como Amazón (con más de un millón de empleos) son ventajas añadidas a la que todavía puede sigue siendo la primera economía del mundo y la primera potencia mundial.

El giro estratégico de Biden-Harris consiste ahora en seguir con el pulso a China pero cambiando la política. Buscarán con toda probabilidad una mayor alianza con la UE y la India (además de Canadá, Japón, Australia, Corea del Sur o Nueva Zelanda), con el objetivo de debilitar el avance del gobierno de Xi Jiming en Asia y Africa. En materia medio ambiental al menos cambiarán las dinámicas negacionistas que caracterizaron a la administración Republicana los últimos cuatro años. No habrá cambios -con toda probabilidad- en las políticas aislacionistas contra Cuba y Venezuela, ni se puede descartar una intervención militar en Oriente Medio (las administraciones Demócratas de Clinton y Obama lo hicieron).

En su propio suelo, los EEUU encaran una crisis sin precedentes en materia de salud pública y necesitarán del reforzamiento del sistema público para atender millones de casos de covid 19. Solo una pronta vacuna a comienzos del 2021 podría evitar que se profundizara la catástrofe sanitaria que está diezmando a las poblaciones más humildes.

Ha sido derrotado Trump pero el trumpismo sigue vivo. Hay varias claves a tener en cuenta. La primera si seguirá siendo dueño del Partido Republicano o emergerán nuevos líderes conservadores pero dentro del orden tradicional. En ese sentido Trump podría optar a un segundo mandato en el 2024. Existe un factor muy desestabilizador que es la existencia de miles y miles de hombres armados, las milicias, que con un ideario supremacista es posible que actúen y realicen atentados terroristas. El trumpismo no es un neofascismo, sino un movimiento nacionalista ultra reaccionario como han descrito con lucidez algunos escritores citados en este artículo. Lo que diferencia al fascismo del trumpismo es que el primero nace en un contexto de guerra prolongada (1914-1945) donde las sociedades se precipitan abiertamente hacia la barbarie. En mi opinión, la humanidad, por suerte, no ha llegado a los extremos que se vivieron en las guerras mundiales del siglo XX. Por lo tanto el recurso del fascismo es prematuro.

Otro enigma del futuro será lo que ocurra a la izquierda de Biden-Harris. Como también hemos citado en este artículo, la izquierda no lo tiene nada fácil. Las explosiones anti-racistas como las que se vivieron en mayo y junio con el asesinato de George Floyd pueden volver a reproducirse. La policía y ya no digamos las milicias de extrema derecha, buscarán el conflicto. Con el nuevo gobierno sucederá lo mismo que ocurre en todos los países cuando entra una administración de izquierda (aunque sea de centro), es decir, animará a miles de trabajadoras y trabajadores a exigir aumentos salariales y seguridad social. Lo mismo podemos decir del movimiento feminista, LGTBI y por supuesto del movimiento Black Lives Matter.

Es con todos ellos con los que nos sentimos unidos y solidarios. Biden ha tapado el destrozo del peor presidente de los EEUU, pero eso no les hace ser mejor a los Demócratas. Como dicen los compañeros de DSA hemos votado por Biden para que podamos luchar contra él.

Información utilizada

El ruido y la furia. William Faulkner. Alianza Editorial.

La guerra civil de los Estados Unidos. Montserrat Huget. Editorial Nowtilus

White Trash. Nancy Isemberg. Editorial Capitán Swing.

La lucha contra el fascismo en Alemania. Trotsky. Editorial CEIP.

Estados Unidos en un mundo en crisis. Adrian Sotelo. Editorial Andropos.

La otra historia de los EEUU. Howard Zinn. Editorial Las otras voces.

Rambo Trump y la fanática venezolana. Alberto Barrera. New York Thimes.

Golpe electoral en medio de la crisis. Revista Herramienta. W.I. Robinson.

Ensayos. George Orwell. Editorial Punto de Lectura.

Elecciones USA. Paul Krugman. Washington Post.

Esperando a los bárbaros. Pilar Fraile. El País.

Las claves de la victoria de Joe Biden. Kiko Llaneras y Jorge Galindo. El País.

Nuestras postrimerías en los hados favorables a Trump. Juan Ignacio Crespo. El Español

El mundo y los EEUU de Biden. Timothi Gaston Ash. El País.

La economía política de Trump. Adam Tooze. El País.

Los muros que nos deja el trumpismo. Siri Hustvedt. El País.

Las manos atadas del presidente. Anna Szymanski. El País.

El intento de golpe de estado de Trump. Julian Borger . The Guardian.

Trump perdió pero no hubo un tsunami azul. Lance Selfa. Viento Sur.

Jesús Jaén es miembro del MATS

Publicado por Revista Trasversales número 52 noviembre 2020 web

Encontrá lo que buscás