14/07/2024

Solidaridad internacionalista árabe de Yemen con Palestina

Publicado en DossierGuerra y genocidio en Palestina: colonialismo y resistencias en tensión

Las masivas manifestaciones de la población yemení en las calles y el apoyo de su resistencia a través del Movimiento Ansar Allah muestran el compromiso de hecho y la solidaridad internacionalista con el pueblo palestino en esta etapa de agresión genocida sionista-estadounidense contra la Franja de Gaza. Esta política de apoyo a la causa Palestina no es nueva, y en las diferentes etapas históricas del pueblo yemení con su consecuente división territorial en norte y sur, se ha mantenido constante y estable.

Ansar Allah, o más conocido como los Hutíes, es un movimiento político de carácter anticolonial y antiimperialista que se forma en la década del ’90 y se opone a la injerencia imperialista de Estados Unidos en alianza con Inglaterra, Francia, Alemania y el apoyo de su enclave Israel para desestabilizar la región de Oriente Próximo siguiendo sus intereses geoestratégicos. A pesar de la difícil situación que atraviesa el pueblo yemení, que sufrió desde 2015 una guerra liderada por Arabia Saudí causando una grave crisis humanitaria, sus intervenciones actuales en el Mar Rojo bloqueando las rutas marítimas han generado un fuerte impacto, que es clave en el comercio mundial, mostrando el carácter global y estratégico que tiene la región para el capital. 

Entrevista realizada entre ContrahegemoníaWeb, Tramas y Herramienta con el Sr. Abdul Rahman Al-Ahnoumi, director general de la Corporación General de Radio y Televisión de Yemen

¿Cuál es la situación actual del pueblo yemení después de una guerra prolongada en y hacia el territorio?

Yemen vive actualmente un cese de la escalada después de ocho años de agresión militar y asedio similar al que está ocurriendo hoy en Gaza, de ataques a civiles, cometiendo masacres y utilizando la economía como carta de presión después del fracaso de la opción militar que apuntaba a ocupar el país e imponer la tutela. El pueblo yemení, enfrentó esto con firmeza y reuniéndose en torno a su liderazgo y con apoyo popular al Ejército de Resistencia Nacional que afronta la agresión, pero a pesar de todo eso, el pueblo yemení se siente cohesionado y fuerte y espera obtener logros y derechos legales, con la ayuda de Dios.

Además, el pueblo yemení hoy, mientras libra la “Batalla de la Conquista Prometida” y la yihad santa en apoyo a Gaza, se mueve popularmente con manifestaciones y apoyo financiero, y oficialmente con operaciones militares en apoyo al pueblo palestino que se defiende y se enfrentan al genocidio, y esas operaciones han creado un impacto y una presión reales sobre la entidad sionista, los Estados Unidos de América y Gran Bretaña en el que se ha demostrado su fracaso al enfrentar las operaciones aéreas y navales yemeníes en apoyo al pueblo palestino.

¿Qué valor estratégico tiene en la región y qué lugar ocupa la resistencia yemení contra el imperialismo en la misma?

El valor estratégico de la resistencia yemení en primer lugar es que se mueve en un sistema cohesionado de pueblo, liderazgo y gobierno, y en una posición unificada, ha hecho lo que los regímenes y ejércitos árabes deberían hacer juntos, y esto ha tenido grandes efectos en el nivel estratégico, ya que ha establecido nuevas ecuaciones regionales e internacionales.

El pueblo yemení se da cuenta de que su lucha hoy es directamente contra los enemigos, puesto que se enfrenta a Estados Unidos, Israel y Gran Bretaña en una guerra al mismo tiempo, y está logrando victorias en esta batalla. Es importante señalar que la resistencia yemení se ha convertido en un modelo a seguir para los antiestadounidenses y antisionistas del mundo.

Hoy, también constituye una experiencia pionera en el enfrentamiento al imperialismo, especialmente porque se está construyendo ideológicamente sobre la base de la fe islámica y está consiguiendo logros con metas y objetivos claros mientras libra esta lucha integral.

En cuanto a las dimensiones estratégicas del acto de resistencia, logró imponer nuevas ecuaciones que preservan la soberanía de Yemen sobre las aguas territoriales y emplear esto para ajustar el equilibrio de poder a favor de los países y movimientos que resisten al imperialismo y al sionismo. También participa como un actor internacional influyente en el conflicto internacional entre las grandes potencias por los mares, estrechos y rutas comerciales internacionales. Estos procesos ayudan a remodelar el nuevo orden internacional desde la unipolaridad a la multipolaridad, lo que coloca a Yemen en la lista de polarización internacional entre estas potencias.

¿Cómo surge el movimiento Ansar Alah? ¿Cuál es la situación actual del movimiento con relación al pueblo yemení y como parte del eje de la resistencia en la región?

En 2001, después de que el presidente estadounidense George W. Bush lanzara su proyecto imperialista para dominar el mundo (luchar contra el terrorismo), el líder mártir, Hussein Badr al-Din al-Houthi, percibió el peligro de este proyecto colonial en la región, por lo que lanzó su proyecto de resistencia, que se basa en las enseñanzas del Sagrado Corán, el líder mártir se movió culturalmente con el proyecto y se basó en crear conciencia entre las bases populares, sobre el peligro de la entrada de la cultura y las fuerzas estadounidenses en Yemen y en la región, el proyecto se basa en dos pilares básicos: el primero es cultural y está representado por el lema del movimiento, al que llamó “El grito ante los arrogantes”. El segundo es práctico y está representado por el boicot económico a los productos estadounidenses e israelíes como un paso práctico en apoyo del paso cultural.

Ansar Allah enfrentó dificultades por parte del régimen existente y la presión estadounidense para eliminar su proyecto. Ansar Allah salió victorioso después de una serie de guerras de agresión entre 2004 y 2014, cuando el pueblo pudo derrocar al régimen en la revolución popular del 21 de septiembre de 2014.

Actualmente, Ansar Allah junto con el pueblo forman una nación con una visión nacional y una cultura especial basada en dimensiones morales y el apoyo a los oprimidos, y lo más importante, a la causa palestina. El ejército yemení ahora posee una doctrina nacional que se opone a la dominación imperialista y sionista.

Ansar Allah prefiere no aparecer como un movimiento organizativo limitado a organizaciones políticas, partidistas o de otro tipo, sino más bien como un movimiento en el que se unen los conceptos de Estado, pueblo y ejército, y este fue uno de los más importantes factores de firmeza frente a la agresión saudita-emiratí cuando el ejército y el pueblo se unieron bajo el liderazgo nacional para preservar su revolución y resistir el bombardeo y el asedio.

La relación de Yemen con el eje de resistencia es una relación orgánica y se encuentra con el resto del eje ante la amenaza común a la seguridad, la estabilidad y el futuro de la región, que es la entidad sionista que representa una herramienta para el imperialismo brutal. Yemen avanza con el resto del eje de resistencia en coordinación e integración ante amenazas y peligros comunes.

Esta relación tiene factores de supervivencia representados por la unidad en religión, idioma, cultura y geografía, una amenaza común y la aspiración de lograr la seguridad colectiva para la región.

¿Qué vínculos unen al pueblo yemení con el pueblo palestino? ¿Por qué la causa palestina es importante?

Los vínculos son amplios y profundos y tienen raíces históricas centenarias relacionadas con el estatus espiritual de los lugares sagrados islámicos en la Palestina ocupada. En la historia contemporánea, los yemeníes se han unido a los ejércitos árabes y a los movimientos de liberación que se formaron en Palestina, el Líbano y Siria. Cientos de yemeníes se unieron a estas batallas y decenas de ellos se elevaron como mártires. El pueblo yemení siempre considera que la cuestión de Palestina es su cuestión central a pesar de la maldad de los regímenes anteriores y su opresión, y con el lanzamiento del líder mártir, el señor. Hussein Badr al-Din al-Houthi, con el proyecto coránico, que presentaba la cuestión de Palestina como una cuestión fundamental en el proyecto, esta conciencia popular se arraigó en Yemen y se convirtió en una cultura y una responsabilidad.

La cuestión de Palestina es importante porque encarna el estado de conflicto entre la nación y sus enemigos, los sionistas. Políticamente, la cuestión palestina representa el primer episodio del conflicto también entre la nación y sus enemigos.

También es importante desde el punto de vista humanitario porque el pueblo palestino ha sido sometido a injusticia, ocupación y genocidio durante setenta y cinco años, y el deber humanitario es apoyar a este pueblo para que libere su tierra.

Estratégicamente, la independencia de Palestina y el fin de la ocupación proporcionarán seguridad y estabilidad a la región y ayudarán a desarrollar la región que fue dañada por la presencia de la ocupación, que provocó la desestabilización de la seguridad y la estabilidad en el Líbano, Egipto, Siria e incluso Irak, Yemen y Sudán, también busca dividir a los países de la región, por lo que era importante ayudar al pueblo palestino a liberarse para garantizar la estabilidad de la región en su conjunto.

¿Es posible lograr unidad entre los países árabes para contrarrestar la avanzada imperialista en la región? ¿Con quiénes se puede lograr alianzas con quiénes no? ¿Qué estrategias son necesarias para afrontar la ofensiva imperialista?

La unidad representa uno de los mandatos divinos en la fe islámica, y los países del mundo recurren al establecimiento de bloques políticos y económicos para enfrentar los desafíos. Los países árabes tienen grandes capacidades para lograr la unidad, incluyendo compartir religión, idioma, cultura, geografía y oportunidades de integración económica y cultural. Lo cierto es que los países árabes existentes surgieron como resultado de un proyecto colonial a principios del siglo XX (el Acuerdo Sykes-Picot de 1916) que dividió la región entre los países coloniales europeos) y por ello las potencias imperiales intentaron impedir el logro de cualquier forma de unidad, e incluso desarrollaron un plan para dividir los países existentes según el famoso proyecto de partición de Bernard Lewis.

 Las estrategias necesarias para enfrentar el ataque imperialista son la unidad y el establecimiento de posibles alianzas entre países árabes, además de la alianza regional con países regionales antiimperialistas.

Además de aumentar la conciencia sobre el peligro del imperialismo que apoya a la entidad sionista ocupante, separando la conexión entre la cultura occidental y los pueblos de la región, y aliándose con las fuerzas de liberación en el mundo, ya sea en Asia, África y América Latina, que está presenciando cambios a favor de la izquierda frente al imperialismo.

¿Cómo evalúan la posición adoptada por Irán al contrarrestar el ataque israelí a su sede diplomática en Damasco? ¿Qué perspectiva de una escalada bélica en la región y en el mundo ve hacia futuro?

La posición adoptada por la República Islámica en respuesta al ataque sionista al consulado en Damasco se considera un precedente histórico en el conflicto con el enemigo sionista, ya que la entidad sionista nunca ha sido sometida a ataques aéreos y con misiles con tanta fuerza e impulso. Esta posición tiene un impacto estratégico en la propia entidad enemiga sionista y se reflejará positivamente en el poder y el prestigio de Irán ante sus enemigos.

La respuesta iraní reformula las ecuaciones de disuasión existentes entre Irán y la entidad sionista. También representa un cambio en la naturaleza del conflicto y sus mecanismos. En nuestra opinión, Irán ha logrado disuadir a Israel, lo que quedó demostrado por la debilidad de la respuesta israelí el 19 de abril.

Vemos una disminución en la presencia estadounidense y occidental en la región, y vemos barcos, destructores, barcazas y embarcaciones estadounidenses y occidentales abandonando el Mar Rojo uno tras otro debido a las operaciones de apoyo yemeníes. También vemos el fracaso claro y creciente de los enemigos en la guerra en Gaza.  La escalada de la guerra en la región redundará en interés del pueblo libre de la nación, de la resistencia y de quienes la apoyan, y sólo del enemigo representado por Estados Unidos, Israel y Gran Bretaña se verán perjudicados por ello. Esto colocará a los regímenes normalizados -que son los países árabes que mantienen relaciones con Israel- en el margen de influencia y surgirán nuevas fuerzas efectivas y otras fuerzas se retirarán… y el futuro cercano, si Dios quiere, será de interés para el pueblo libre de la nación. La promesa divina del fin y desaparición de la entidad sionista se cumplirá, con la ayuda de Dios.

Zulema González, traducción del árabe Jaldía Abubakra

solidaridadinternacionalistayemen-26805.jpg

Encontrá lo que buscás