04/06/2023

Mário Duayer: ¡Hasta el socialismo siempre!

Por Revista Herramienta

El 16 de enero de 2021 nos dejó, víctima del Covid-19, Mário Duayer. Profundo y original estudioso de Marx, Lukács y Postone, entre otros pensadores marxistas, fue profesor de Economía en la Universidad Federal Fluminense durante más de 30 años, y formó a generaciones de estudiantes en el estudio de la crítica de la economía política, desde una perspectiva emancipadora. Tuvo también una participación sindical intensa; sobre todo, en la Associação dos Docentes da Universidade Federal Fluminense (Aduff).

Dotado de una capacidad excepcional para la crítica –y la autocrítica–, promovió una relectura exhaustiva y muy actual de la obra de Marx, que ejerció una vasta influencia en Brasil y en otros países latinoamericanos, y que rompía eficazmente con todas las lecturas dogmáticas y simplificadoras que durante décadas marcaron de manera hegemónica las interpretaciones de El capital. Mário fue responsable de la edición en portugués de los Grundrisse, publicada por la editorial Boitempo.

Participó en numerosas actividades de Herramienta; fue un defensor entusiasta de la revista, de toda la producción editorial y de las diversas actividades del colectivo. Es coeditor del libro György Lukács: años de peregrinaje filosófico (Herramienta, 2013).

Su partida nos produce una enorme tristeza. Su legado intelectual y humano seguirá siempre presente entre nosotros, incidiendo en nuestras formas de pensamiento y acción.

Consejo de redacción de Herramienta

 

Al amigo Mário Duayer, víctima del Covid-19

Virgínia Fontes

Ayer 16 de enero de 2021 falleció un gran amigo. Fue un gran intelectual, un marxista de cualidades muy raras. Pero quiero hablar de Mário Duayer, amigo. Murió el sábado por la noche, después de muchos días de esfuerzo luchando contra el Covid. Todavía no puedo creer esto, a pesar de haber estado siguiendo con ansiedad los boletines informativos sobre su situación. Mário era un amigo querido, de aquellos a quienes podemos pasar meses sin encontrarnos pero con quien el reencuentro es instantáneo como si nos hubiéramos despedido el día anterior. Era sumamente generoso con sus amigos y tenía un sentido del humor único, con finas ironías y una enorme capacidad para desentrañar sentidos divertidos, con constantes diatribas, que abarcaban al mundo, a él mismo, a nuestras discusiones y todo lo que surgiera en el momento. Además, Mário era un padrazo, con un enorme amor y afecto por los hijos, lo que nos unió en tantos otros asuntos.

Muchas veces reí con Mário y reí mucho. ¿Cómo aguantar la sacudida sin esos momentos, con la marcha de Mário? Hicimos viajes juntos, y el tiempo se repartía casi siempre entre la enorme seriedad del trabajo y las conversaciones, entremezcladas con risas, con sus bromas y diatribas irónicas. ¿Cómo es posible que ya no tengamos a Mário, ese amigo serio, refinado y divertido? Nuestras conversaciones fluían con asombrosa facilidad, siempre había más temas y temas que tratar, siempre había más ironía y bromas, siempre había más texto para leer y comentar, más cuestiones teóricas y prácticas que afrontar. Siempre había más cenas maravillosas y buenos vinos para inventar. Sí, cocinaba muy bien y le encantaba recibir amigos.

Como todos nosotros, Mario no siempre fue una persona fácil, demasiado exigente y estricto. Discutimos muchas veces, muchas veces no estábamos de acuerdo, pero siempre nos despedimos entre carcajadas. Todavía no puedo creer que hablaré de él en tiempo pasado, que no tendremos aquella cena que estaba programada y siempre pospuesta debido a la pandemia. Conozco a Mário Duayer desde hace casi treinta años. No escribiré su biografía en medio del duelo y el dolor inmediato. Estoy sumergida en la pérdida de un gran amigo.

Hicimos muchas cosas juntos, de reflexión, trabajo, conversaciones, iniciativas, debates de textos. Quiero recordar solo dos momentos, entre los muchos que viví con este amigo, uno de los lectores de Marx más rigurosos, inteligentes y refinados que conocí. Y una de las personas más serias y divertidas con las que he vivido.

Ya conocía a Mário Duayer antes de que nos hiciéramos verdaderos amigos. En una circunstancia extraordinaria, en 1996, entendí realmente en qué estaba trabajando y el alcance de lo que estaba haciendo. Me mostró una enorme cantidad de trabajo, que resultó en un artículo exquisito, escrito en conjunto con María Celia M. de Moraes (también desaparecida en forma temprana), enfrentando preguntas cruciales sobre la posmodernidad. En este caso, se enfrentaron a Richard Rorty, uno de los papas del neo-pragmatismo que entonces reinaba en los medios de comunicación y fue la base de un nuevo giro entre los historiadores, que mal entendían lo que significaba una contingencia tan absoluta en la que Rorty intentaba enjaular la reflexión histórica. Mário fue atrevido, aprendió de Marx, no se limitó a hacer una crítica menor a los autores menores: siempre enfrentó el corazón de la elaboración del adversario y evidenció sus errores de manera cristalina. Fue un bálsamo para mí en tiempos que ya eran muy difíciles y, a partir de entonces, nunca nos fuimos.

En otro momento, a principios del siglo XXI, le propuse a Mario un desafío enorme: dar lecciones de Marx a un grupo de militantes de movimientos sociales, cuyo nivel educativo era muy diferente. No vaciló, a pesar de la magnitud del desafío. En su profundo compromiso teórico, riguroso, elaborado, refinado y serio, sabía que también tendría que ser pedagógico. Esta fue una clase para dos, junto con João Leonardo Medeiros y fue inolvidable. Fue una de las clases de Marx más fascinantes a las que asistí y que cautivó por completo a la clase, que sin medir el gigantismo de la tarea, inmediatamente quiso enfrentarse a la lectura de El capital...

Mario, amigo mío, ¿cómo hacer con tu ausencia? Sé que tu trabajo durará, sé que tu semilla ha brotado y seguirá brotando, sé que estamos bajo un gobierno genocida, que lleva esta muerte a cuestas… Nada alivia el dolor ni me consuela.

* * *

Profesor jubilado de economía de la Universidade Federal Fluminense (UFF), Mário fue responsable de una de las publicaciones más importantes de Boitempo: la traducción de los Grundrisse, por primera vez al portugués. También colaboró ​​en algunas ocasiones con la revista semestral de la editorial, Margem Esquerda, y con algunos de nuestros cursos, además de desempeñar un papel en la traducción de la obra de Moishe Postone al portugués. Inteligente, riguroso y con un humor sarcástico, lo extrañaremos profundamente.

 

                                             ********** . ************

 

Mário... ¿Qué Mário? el Duayer

Natan Oliveira, Niterói, Brasil

Era jueves 4 de octubre de 2012. En la Facultad de Educación de la Universidad Federal Fluminense (UFF), poco después de las 21 horas, después de una sesión plenaria en uno de los congresos NIEP-Marx / UFF, me dirigí hacia la profesora / historiadora Virgínia Fontes. Había registrado alrededor de 3 preguntas sobre la conferencia que acababa de dar sobre el pensamiento de Marx y Freud.

En ese momento, había entendido muy poco de la conferencia, sin embargo, avergonzado de preguntar en público, decidí acercarme a la profesora de una manera más reservada. Recuerdo, como si fuera ayer, que una de las preguntas que tenía era cómo saber si se podía demostrar que la teoría de Marx, que ella defendía, era cierta. La verdad fue una de las preguntas que invadió constantemente mis preocupaciones.

Virginia trató de decir que la pregunta era muy interesante, hizo un comentario rápido y luego dijo: "hay una persona que sería genial para responder a tu pregunta". Miré a mi alrededor y pronto Virginia agregó: "No, pero ella no está aquí. Es el profesor Mário Duayer". Luego me dijo que escribiera su correo, intenté hacerlo y agregó: "¡escríbeme! Te enviaré los artículos y textos de Mário...".

Fui a casa. Nada más llegar, en el ambiente del evento y las reflexiones que me atravesaron, encendí la computadora, escribí el correo electrónico (re) presentándome y solicitando el envío de artículos de este Mário Duayer – de quien, obviamente, hasta entonces nunca había escuchado hablar. La profesora, al día siguiente, me respondió. Sin embargo, indicando los cursos y disciplinas que ofrecen los profesores integrados a NIEP-Marx, sin enviar los textos que estaba deseando leer lo antes posible. Quería saber cómo las reflexiones de Mário me ayudarían a resolver mis dudas existenciales.

No sería en aquel momento. Meses después fui a cursar las materias. Una de ellas era la lectura del Libro I de El capital con el profesor João Leonardo. Entro al aula, con cierta timidez, por estar asistiendo a una materia en un curso diferente. Nos da una copia del programa del curso. Echo un vistazo y veo en los textos complementarios un artículo asombroso. Escrito por Mário Duayer, allí estaba "Marx, verdad y discurso", escrito en 2001.

Pensé: ¡Es ahora, es mi momento! Me encontré, meses después, aunque en forma de texto, con Mário. Unas semanas más tarde, intenté descargar el artículo y leerlo. Fue mi primer contacto con algo sobre el trabajo de Mário, el que la profesora Virgínia había dicho que ayudaría a dar respuesta a mis inquietudes.

Completé el curso y leí El libro I de El capital de Marx. ¡Estaba sorprendido! Un libro que nunca imaginé que leería. Sin embargo, gracias a la extrema didáctica y la paciencia de João -hoy mi amigo y que había sido alumno de Mário-, pude explorar este continente teórico. Encantado, decidí estudiar la obra de Marx por completo. La materia expandió mi mente. Después de eso, fui otro. Y, por supuesto, para completar, era necesario leer más de ese Mário Duayer, porque João confesó que gran parte de su lectura e interpretación de la obra de Marx había sido influenciada y enseñada por Mário.

A partir de ahí, dominó mi espíritu obsesivo. Leí y releí todo lo que fue posible de Mário. Leí, disequé, releí todos los artículos de Mario que encontré. Yo llegaba a decir que después de él, era quien mejor conocía los artículos, su pensamiento teórico. Salvo, aquellos que no había encontrado, entonces tomaba valor y le escribía un correo electrónico para pedirle los otros artículos.

A no ser que me equivoque, en 2015, a través de Flávio Miranda, tendría la oportunidad de finalmente conocer personalmente a Mário. Flávio, Mário y otros estaban organizando un grupo de lectura y estudio sobre El libro III de El capital de Marx y algunas investigaciones sobre financiarización del capital. Flávio preguntó si estaba interesado, me invitó y dijo que estaría presente el profesor Mário Duayer. Por supuesto lo hice. Llegaría el gran día.

A mediados de 2015, conocí a Mário, en una reunión que tuvo lugar en su casa, de hecho, ¡una casa que me pareció muy hermosa! Llegar allí fue una experiencia interesante. Conocía a la persona de Mário de la que tanto había oído hablar, muchos de sus amigos, compañeros de trabajo, estudiantes. Vería qué era verdad y qué no de todos esos testimonios, así como lo que siempre escapa a los testimonios. El intelectual Mário, en parte, lo dominé. Estaba en la punta de la lengua. Tuve la oportunidad de decirle que admiraba su trabajo intelectual, que había aprendido mucho de sus textos, que estaba fascinado con el estilo de escritura de sus artículos y, por supuesto, le pregunté si no escribiría un libro sobre crítica, filosofía de la ciencia y verdad en Marx. A lo que me respondió que había estudiado mucho el tema, sin embargo, se había terminado (ya que había obtenido una auto-aclaración) y que actualmente se dedicaba a otros estudios.

Mário Duayer, que fue uno de los traductores de los Grundrisse (Ed. Boitempo) de Marx (manuscritos preparatorios para El capital) y un gran partidario y estudioso de la ontología de Lukács, se dedicaba ahora a explicar la dimensión crítica del pensamiento marxista y a desarrollar una reinterpretación de la obra de Marx inspirada en el historiador Moishe Postone, en la que centró la reflexión teórica en una crítica de la centralidad del trabajo en el capitalismo y, en consecuencia, en el marxismo tradicional que había reducido el alcance de la crítica de Marx al sistema capitalista. Sin embargo, debo ser justo: Mário se quedó con las reflexiones sobre la filosofía de la ciencia desde una perspectiva marxista, llevándolas implícitamente en los nuevos temas en los que estaba trabajando.

Y, por supuesto, que yo, insistente y aburrido, cada vez que tenía la oportunidad, le preguntaba a Mário sobre el libro. "Mário, falta tu libro. Brasil necesita saber esto mejor". Habló de ello, dijo que incluso había intentado avanzar en la publicación de un libro, que, sin embargo, por diversas razones que no vienen al caso, siempre se vio obstaculizado. En un momento, Mário guardó el material y dejó de intentar publicarlo. Sin embargo, emocionado por un grupo de estudio que estaba coordinando, sobre el trabajo de Postone y la reinterpretación de Marx, Mário decidió, junto con los colaboradores del grupo, publicar un libro sobre el trabajo de Postone. Pasando el tiempo, hablamos por teléfono el año pasado, donde me dijo y me confió cómo iba la publicación. Por su parte, me preguntaba cómo estaba la familia, la licenciatura en Física y luego intentaba quejarse de alguna cosa, ya sea en el plano teórico o en la banalidad de la vida.

Entre el 13 y el 14 de agosto de 2018 se llevaría a cabo un Coloquio Internacional en Buenos Aires, organizado por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Escribí un resumen y lo envié al evento, siendo aprobado inmediatamente. El tema del artículo fue "El método de la crítica en Marx: ciencia y emancipación humana". La sombra de Mário se cernía sobre estas reflexiones, así como la de otros compañeros, es cierto. Fue una oportunidad para sintetizar algunas ideas que aprendí de la lectura de las obras de Mário, así como para avanzar las de otras lecturas que venía haciendo desde entonces. Después de cierta organización, dificultades aquí y allá, ayuda de algunos amigos, podría hacer mi primer viaje internacional - y la primera vez que volaría en avión - y actuar en otras tierras. Llegando allá, Conocí a colegas y amigos que hacemos en este universo crítico. Bueno, ¿quién estaba allí y sería uno de los oradores? Él mismo, Mário Duayer.

Tan pronto como me vio, sonrió y dijo: "¿Qué estás haciendo aquí?" Dije que participaría en el evento y haría una presentación. A lo que él respondió: "así serás expulsado de Física". Un poco más tarde, preguntó cuándo sería mi presentación y la hora. Le respondí y le dije que no viniera porque me pondría nervioso. Es evidente que comparecería para apoyarme. Dicho y hecho. En el momento de mi presentación, aquí viene el maestro, el maestro, a ver al simple aprendiz.

Aprovechando su presencia allí, no perdí la oportunidad y comencé diciendo: "gente, lo que voy a presentar aquí, lo aprendí del profesor Mário Duayer" - claro, dándole una moraleja, porque no fue solo con él que aprendí, pero con él también - y agregué: "cualquier error que cometa, lo pongo en su cuenta". Mário me miró como alguien que piensa "mira lo que vas a hacer eh, ¿quieres comprometerme?". Y yo pienso: "Cálmate Mario, todo está bajo control". Modestia aparte, hice una presentación impecable que sorprendería al propio Mário. Al final, le pregunté: "Entonces, ¿qué te pareció? ¿Te gustó?". Él, a su manera irónica, dijo: "fue más o menos" y echó a reír. Sabíamos, él y yo, que era mentira. Allá él, el defensor de la verdad. Por supuesto, era una broma, ya que alimentaba un peculiar buen humor. Más tarde confesaría que la presentación realmente había sido muy buena, de hecho ni siquiera necesitaba decírmelo, ya lo sabía, era solo una confirmación.

No fui un alumno formal de Mário. No asistí a sus clases. Solo vi algunas conferencias, participé en grupos de estudio con él y fui un lector atento de sus escritos. Mário Duayer, antes de que me olvide, fue uno de los fundadores de NIEP-Marx / UFF, el que mencioné allí al principio, sin embargo, terminó abandonando el núcleo algún tiempo después. Sin embargo, tenía muchos amigos allí. Siempre siguió, a distancia, las actividades del grupo. Mário fue incluso maestro para la mayoría de los maestros que ahora integran el grupo. Algunos incluso dijeron que estaban profundamente influenciados por él, otros incluso dijeron que "con Mário Duayer aprendí a pensar críticamente, es decir, a pensar". Leer y escuchar a Mário, en cierto modo, era eso: aprender a pensar críticamente, es decir, a pensar. Aunque sin glamour y creo que sin el reconocimiento que se merecía, Mario fue el maestro que enseñó a pensar. Incluso cuando su didáctica no era de las mejores. Más allá de eso, era profesor en otros sentidos: enseñó a leer, escribir, investigar, ser crítico y autocrítico.

No obstante, en los últimos años, creo que incluso él venía mejorando y presentándose mejor. A fines del año pasado colaboré con la gente de Ontocast, grabamos con él un episodio especial --que salió en Navidad-- sobre la crítica al trabajo en el capitalismo a partir de las reflexiones de Marx, Lukács y Postone (escuchar en https://open.spotify.com/show/4gaE4o8GRGFDbgauTuj33a...) y del cual quedó muy satisfecho con el resultado, contento con su presentación.

A principios de año, Mário me preguntó cómo eran las repercusiones del episodio. Justo antes de eso, incluso intercambiamos algunos mensajes. Siempre me provocó diciendo que era necesario abordar críticamente el tiempo y la ontología sin hacer concesiones a subjetivismos y concepciones neopositivistas. Aproveché la ocasión y le envié unas lecturas que había descubierto sobre la filosofía del tiempo. Y siempre me recordaba del fino análisis que  él hizo de Jorge Luis Borges, sobre la filosofía de la ciencia y la crítica ontológica, a partir de los escritos literarios de Borges. ¡Seriamente! Es increíble. Léanlo. Demuestra el poder intelectual y analítico de Mário.

Todo esto lo he dicho hasta ahora para expresar, de una manera sencilla y humilde, la relevancia que tiene Mário en el pensamiento crítico marxista: traducir, presentar autores (recuerdo que Mário fue prácticamente quien divulgó el pensamiento de Roy Bhaskar y los autores del realismo crítico en Brasil, que, lamentablemente, nunca vio una obra traducida), formación de una generación de intelectuales, que al pensar críticamente, a veces discrepaban y divergían de él. Pero también para expresar la importancia que tuvo Mário para muchos, a pesar de los posibles disensos y desencuentros propios de la vida humana. Para mí, Mário desveló los temas que me interesaban: filosofía de la ciencia, marxismo; y luego, me guiaría por el tema de la crítica ontológica (que, en mi opinión, es una de las mayores aportaciones de Mário, desde Lukács y Bhaskar, a la reflexión crítica radical). La profesora Virgínia Fontes, que ahora es amiga, me confió que Mário fue el marxista que más entendió el tema del método y la crítica en Marx en Brasil, no es en vano que siempre reclamé –a veces irritándolo- un libro sobre la temática. Habría sido una contribución invaluable al pensamiento crítico brasileño. Mário fue un gigante del pensamiento crítico en este país, un polemista nato, formó a generaciones de intelectuales y pensadores en la crítica de la economía política y, quizás, tuvo un reconocimiento por debajo de lo que realmente se merecía...

En una de nuestras conversaciones, incluso dije sobre un libro de filosofía de la ciencia con enfoque marxista: "Mario, si no escribes, escribo. ¡Tú me ayudas!". Él se rió y dijo: ¡entonces escribe!

Anoche, alrededor de las 22:30 horas, Mário Duayer dejaría el plano de la existencia social, fue afectado, así como más de 200 mil brasileños y brasileñas por Covid-19. Hace poco más de una semana, Mário estaba luchando contra la enfermedad. A los 74 años, su cuerpo no pudo resistir. Pero tus ideas, Mario, resistirán. Todos los que tuvimos contacto con sus ideas, con mayor o menor divergencia, mantendremos su legado y lo haremos avanzar en la medida de lo posible. Si es posible para mí, y nadie lo hizo antes, escribiré ese libro que te prometí, Mário. A partir de hoy, solo agradezco el buen humor, las charlas y toda la reflexión teórica que habéis habilitado y que ha ayudado a muchos de los NIEP-Marx, de otros lugares y, sobre todo, a mí. Fuiste, aunque tú mismo creas que no, nuestro referente intelectual.

Finalmente, recuerdo que en alguna ocasión le envié a Mário un archivo con una serie de preguntas y dudas, luego de leer sus artículos. Una de estas preguntas fue: "Mário, ¿cuál es tu principal preocupación?" Y hete aquí que responde algo así como: "contribuir a esclarecer, criticar y superar la extrañeza (alienación) de esta sociedad". Mário, de no ser por una sociedad extraña / alienada, en la que los agentes encarnados de la lógica del capital hoy presionan por la destrucción del medio ambiente y de la vida social, quizás tú y otros 200 mil no hubieran padecido de esta manera.

Por aquí, seguiremos criticando la alienación promovida por el capitalismo y sus secuaces. Por ahí, espero que ahora descanses, sabiendo que has peleado la buena batalla. Gracias por lo que pudiste ofrecernos. Por ahora, es solo tristeza. Mucha tristeza.

¡Una fortaleza para tu familia, tus muchos amigos, estudiantes y estimados! Se le echará mucho de menos. Es una pérdida irreparable.

Descansa en paz, Mário. ¿Qué Mário?

Mário Duayer.

De aquí dejo mi abrazo de hoy compuesto de lágrimas...

¡Será por la emancipación humana!

Mário, presente!

EDIT: Es una pena que tuviera que escribir esta nota de pesar ante la muerte de Mário en lugar de celebrar la publicación de su libro.

                                       *******************   ** ***********************

 

Mário Duayer y La ciudad. Un recuerdo

Juarez Duayer

Ronaldo Rosas Reis

 

Fallecido el 16 de enero de este año en Niterói, Río de Janeiro, ciudad en la que vivía desde hacía varias décadas, Mário Duayer suma su figura a los millares, al casi millón de víctimas de la virulenta pandemia del Covid-19 en todo el mundo. En un futuro que aún no sabemos si será próximo, tal vez liberado de los riesgos de la contaminación en masa a los que estamos expuestos en la actualidad, esperamos reunirnos presencialmente con sus familiares y amigos para, finalmente, despedirnos de Mário. Por ahora, saludamos la iniciativa de Herramienta de publicar un dossier de recordatorios sobre el intelectual y querido amigo, sabiendo muy bien, al mismo tiempo, que acarrea la dramática dimensión del paroxismo y el irracionalismo de los tiempos actuales, especialmente en Brasil, bajo un régimen económico-político y social de excepción, mal disfrazado como democracia liberal. Por este y por otros tantos motivos pretéritos, recibimos con alegría, pero también como un desafío la invitación del colectivo Herramienta para que escribamos algunos comentarios sobre Mário Duayer, y desde luego estamos agradecidos con los amigos Miguel y Chiche, cuyas voces hicieron que la propuesta llegara a nosotros.

Tenemos vivo el recuerdo del liderazgo intelectual de Mário, hecho que ciertamente nos marcó para siempre. Además de esto, también marcó la capacidad incansable del amigo para integrar y para estimular que sumáramos colaboraciones para el debate, en lo cual, de hecho, el esfuerzo significara uno o varios pasos hacia delante en la búsqueda de conocimiento verdadero. Fue Mário quien nos acercó a Herramienta, y no es otro el motivo de que algunos de nuestros mejores recuerdos del amigo estén asociados a Argentina, y en especial a Buenos Aires, donde durante varios años estuvimos participando de los coloquios y jornadas organizados por Herramienta y por la cátedra libre “Teoría Crítica y Marxismo Occidental”, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. En 2018, conmemorando los 200 años del nacimiento de Marx, tuvo lugar la última vez en que, junto con los amigos de Herramienta, compartimos la presencia de Mário en aquellos encuentros.

Entretanto, más allá de la memoria estrictamente académica de las idas y venidas de los coloquios en Buenos Aires, se nos ocurren otros recuerdos marcados por la amistad sensible, permeada de relatos curiosos, graciosos, así como de risas y del placer gustativo. Lo llamábamos Jefia, a raíz de las exhaustivas demandas que él hacía antes, durante y después de cada viaje: todavía en Brasil, la elección del lugar en La ciudad, como él se refería a Buenos Aires, y después, las incansables andanzas en busca de las mejores empanadas, el mejor jamón, repasadores de cocina, utensilios para limpiar los vidrios del auto y metros y metros de plástico de burbujas para embalar las incontables botellas de vino que él tanto apreciaba. Entre los que eran próximos, Mário acostumbraba emplear la ironía cuando algo le parecía fuera de propósito o cuando no estaba de acuerdo con alguien, y “francamente” era su expresión preferida, acompañada siempre de una risa franca.

            Marx, en uno de sus breves pero profundos escritos estéticos, subraya la necesidad de la educación de los sentidos. Mário Duayer tomaba esto en serio. Gran apreciador de las buenas historias, del buen vino de Mendoza y de las óptimas carnes, no necesariamente en ese orden, daba cátedra en nuestra mesa en “La Marucha”, la parrilla que el siempre generoso Miguel recomendó al hambriento bando de intelectuales brasileños. De hecho, después de las exhaustivas sesiones teóricas y de los debates en los coloquios, los momentos relajados en torno a una gran mesa rodeada de amigos y admiradores, la risa franca de Mário Duayer, su apetito apurado y los pedidos de más narrativas pintorescas, aunque repetidas en cada encuentro en Buenos Aires, es el más precioso recuerdo que podemos guardar en nuestra memoria.

Niterói-Teresópolis, verano de 2021.

Encontrá lo que buscás