30/05/2024

En memoria de Giuseppe Prestipino

Por Revista Herramienta

El gran filósofo marxista italiano Giuseppe Prestipino ha muerto el último 17 de septiembre, a la edad de 98 años. Había nacido en Gioiosa Marea, en Sicilia, el 1° de mayo de 1922. En 1943 entró al Partido Comunista Italiano. Se doctoró en Filosofía en Messina, bajo la dirección del filósofo marxista Galvano Della Volpe. Dio clases en escuelas italianas de la ex colonia de Libia, pero fue dimitido por ser comunista. Retornado a Italia en 1968, se desempeñó como docente universitario y como diputado en la Asamblea Regional Italiana. Su carrera política lo llevó a ser miembro del Comité Central del Partido Comunista Italiano. Con la disolución de este partido, se sumó a los Demócratas de Izquierda, pero en 1998, en ocasión de la participación del gobierno de D’Alema en el bombardeo de Belgrado, pasó a Rifondazione Comunista.

            Su carrera académica se desarrolló sobre todo en Siena, donde enseñó Filosofía de la Historia y Teoría Filosófica y terminó convirtiéndose, una vez finalizada su carrera, en profesor emérito. Invitó a dar clases en Siena al filósofo rumano Nicolas Tertulian en cuanto este fue expulsado de Rumania. Entre sus numerosos libros, querría recordara quí L’arte e la dialettica in Lukács e Della Volpe (El arte y la dialéctica en Lukács y Della Volpe, 1961), Natura e società (Naturaleza y sociedad, 1973), Da Gramsci a Marx (De Gramsci a Marx, 1979), Modelli di strutture storiche (Modelos de estructuras históricas, 1993), Narciso e l’automobile (Narciso y el automóvil, 2000), Realismo e Utopia. In memoria di Lukács e Bloch (Realismo y Utopía. En memoria de Lukács y Bloch, 2002), Tre voci nel deserto. Vico Leopardi Gramsci (Tres voces en el desierto. Vico Leopardi Gramsci, 2006) y, de inminente aparición, Su Lukács. Frammenti di un discorso etico-politico (Sobre Lukács. Fragmentos de un discurso ético-político).

Fundó varias revistas marxistas; fue redactor de la prestigiosa publicación Critica marxista. Fue director del Centro per la Filosofia Italiana.

En los últimos años, se había retirado a vivir en Civitavecchia y, a pesar de su avanzada edad, mantenía sus hábitos vitales de leer, de escribir, sin verse en ningún aspecto abrumado por los recuerdos. Éramos amigos y cultivamos conjuntamente la amistad de Edgardo Logiudice. Le afectó profundamente la noticia del fallecimiento del amigo argentino. Lo sorprendió mucho descubrir nuestro común origen siciliano. No fue solo un gran filósofo, sino también –y sobre todo– una buena persona, y tal vez por eso fue un gran filósofo. Se nos ha ido un amigo; las palabras resultan superfluas.

Antonino Infranca es filósofo, miembro del consejo asesor de Herramienta

Encontrá lo que buscás