Opinión

Artículos de opinión de lectores de Herramienta.

La cultura de la opaca conectividad

Autor(es)

  En junio estuvo en la Argentina la investigadora holandesa José van Dijck, quien es autora de un trabajo original sobre la “cultura de la conectividad”, título de su libro publicado en 2016 en castellano.

Algunas rápidas apostillas a los resultados de las PASO

Cesar Altamira
 
1- La sociedad no votó con el bolsillo. Pruebas al cántaro, UC no arrasó, como se afirmaba, en las elecciones de Provincia. Seguramente alcanzará 1 o 2 puntos más que Cambiemos tras el recuento de votos, contra los pronósticos de los mismos kirchneristas.
 

Elecciones primarias y algunos debates estratégicos urgentes para una izquierda sin brújula

 
 Sergio Zeta
 Militante popular. Integrante del Frente Popular Darío Santillán (Corriente  nacional) y del  portal Contrahegemoniaweb.
 

Entrevista a Diana Lenton, antropóloga especialista en genocidio y políticas indígenas

 Entrevista a Diana Lenton, antropóloga especialista en genocidio y políticas indígenas 

 https://www.youtube.com/watch?v=lAZikxH7G7M

 

La barbarie. El vándalo-capitalismo del siglo XXI y algunos usos de las tecnologías.

La barbarieEl vándalo-capitalismo del siglo XXI y algunos usos de las tecnologías.

Las mujeres de 1917

 Las mujeres de 1917
 
| Megan Trudell

Pobreza, revolución y el capital. La startup-ización y el cuentapropismo digital

 

I.

Hace ya unos años Naomí Klein expuso los experimentos de la doctrina del shock de Milton Freideman para domar o desestabilizar gobiernos e imponer las políticas de ajuste, eufemismo de la creación de pobreza. Implementadas de distinta forma según los países, las circunstancias y los tiempos. El shock que anuncia, produce o amenaza un desastre. Se funda en el olvido y el miedo. El terror paraliza, elimina la memoria y genera nuevos sujetos obedientes. También induce a consentir la pobreza con otro nombre o con la ilusión de escapar de ella.

EXTRACTIVISMO EXPORTADOR Y CLASES SOCIALES EN VENEZUELA

 La coyuntura de medio plazo en Venezuela es la del intento de superar la matriz exportadora, agropecuaria hasta 1920 y de petróleo a partir de entonces. Ese intento, por ahora, no prosperó. El pasaje de aquella producción agropecuaria (aunque centralmente exportadora) para la extractiva trajo como resultado una dependencia aun mayor para la economía del país, ya que el abandono de las actividades productivas en el campo resultó en el imperativo de la importación de alimentos. El consumo subvencionado por el Estado tornó gran parte de la sociedad venezolana "parasitaria" y bloqueó el pasaje para el capitalismo competitivo, aun en períodos en que otros países de la región, aprovechando la oportunidad de la coyuntura mundial para la sustitución de importaciones, desarrollaban una industria de transformación. Al mismo tiempo, creó condiciones adversas para cualquier proyecto nacional, dejando la economía interna a merced de cualquier presión del polo externo de la economía.

 
Distribuir contenido