En foco

Consideraciones sobre las perspectivas políticas del voto en blanco

 
Texto enviado por su autora para su publicación en esta seccion de Herramienta
 
La mayoría de las fuerzas políticas de izquierda llaman a votar en blanco en las próximas elecciones del 22 de noviembre: el FIT (PO, PTS e IS); los otros dos partidos trotskistas que se presentaron a las PASO con candidatos propios: el MAS y el MST; los dos grandes agrupamientos en que quedó escindida la izquierda autónoma y que apoyaron al FIT: el Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional y Pueblo en Marcha (Frente Popular Darío Santillán-Democracia Socialista-Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social-El Avispero-Corriente Surcos-La Emergente); la Corriente de Organizaciones de Base La Brecha, la Izquierda Revolucionaria y otras agrupaciones. La única fuerza de izquierda independiente que llama a votar contra Macri, hasta el momento, es Patria Grande.

La derrota

 
Este texto fue pensado para intervenir en la coyuntura política argentina actual. Escrito para la sección En Foco de esta página web, representa la opinión personal del autor sobre la cuestión discutida, y por lo tanto no compromete el parecer del colectivo de Herramienta. 
 
Algunas reflexiones*.
 
Desde el punto de vista de los sectores más humildes y de quienes pretenden estar de su lado, de los militantes de verdad de los movimientos barriales, culturales, solidarios, se trata de una derrota agravada por la mucha sorpresa. Derrota en manos de una personalidad políticamente irrelevante en la provincia donde el candidato a Presidente gobernó ocho años. Y mucho más irrelevante frente a quien, para muchos de aquellos sectores, conducía un proceso presuntamente popular con ribetes de epopeya.

Entre la desidia y la barbarie

 
Carlos Gómez Gil
Rebelión
 
Europa vive en su frontera Sur y en aguas del Mediterráneo una crisis humanitaria sin precedentes protagonizada por cientos de miles de personas procedentes de las costas libias que huyen de las guerras, la tragedia y la crueldad que se vive en numerosos países africanos y de Oriente Medio. Con periodicidad, asistimos a tragedias de la mano de naufragios o barcos a la deriva con miles de personas al borde de la muerte, sin que la UE sea capaz de articular una adecuada respuesta humanitaria e institucional. Posiblemente todo ello sea el reflejo de una descomposición moral y un declive político que está poniendo en riesgo el propio proyecto europeo como espacio de solidaridad, seguridad y respeto a los derechos humanos.

Europa ante la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial

  
Ernest Urtasun
 
Este ha sido un verano duro por las imágenes y las fotos que nos han llegado primero de, una vez más, los ahogados en el Mediterráneo, y luego las escenas desesperadas de familias tratando de entrar en Europa.
Empecemos por dar algunas cifras. Según ACNUR, este año han huido de su hogar 60 millones de personas. El conflicto sirio es uno de los más sangrantes, con más de 4 millones  de desplazados.  De esos 60 millones, los países subdesarrollados acogen al 86% del total. En el caso de Siria, Líbano con 1,1 millones, Turquía con 1,8 millones y Jordania con 600.000 son los países que más ciudadanos sirios acogen. En el caso de Líbano, esos 1,1 millones suponen un cuarto de la población. 1 de cada 4 personas en territorio libanés es hoy un refugiado sirio.

Europa necesita vallas más altas

 
Miguel Urbán
 
La pasada semana David Camerón prometía a su homólogo francés “más perros adiestrados, más vallas y más asistencia” para atajar la “crisis” migratoria en el Canal de la Mancha. En Abril el líder de la Liga Norte, el europarlamentario Matteo Salvini, ante la pregunta sobre qué haría si estuviera en el puesto del ministro del Interior Alfano o de Matteo Renzi, respondió tajante: “mandaría un preaviso de desalojo en seis meses, y luego arrasaría los campos de los gitanos con la excavadora”. En abril, en pleno debate sobre el drama de los naufragios de inmigrantes en el Mediterráneo, el presidente francés, François Hollande, anunció que presentaría una resolución ante la ONU para poder destruir los barcos de los traficantes antes de que zarparan de Libia. “La decisión tomada ha sido presentar todas las opciones para que los navíos puedan ser aprehendidos, aniquilados” antes de que embarquen en ellos los migrantes, declaró el mandatario francés.

Marx, honra y muerte del deudor. El "acuerdo" griego

 
Alguna vez el viejo Marx fue joven, un joven estudioso, intuitivo e inconforme. Rebelde.
Por 1844 escribió a mano algunos textos conocidos como tales, Manuscritos. Entre ellos uno con el título de "Crédito y banca" que, al menos que yo sepa, no está traducido al castellano y que, me parece, viene al caso.
"El crédito es el juicio que la economía política tiene sobre la moralidad de un hombre".
En el crédito "un hombre reconoce a otro por el hecho de que le adelante valores. En el mejor de los casos…cuando [el prestamista] no es usurero, señala su confianza en su prójimo al no considerarle un bribón, sino como un hombre «bueno». Por «bueno», el acreedor, como Shylok, entiende solvente".
"Vemos que la vida de un pobre, sus talentos y su actividad son, a los ojos del rico una garantía de reembolso de lo prestado: dicho de otra manera, todas las virtudes sociales del pobre, el contenido de su actividad social, su existencia misma, representa para el rico el reembolso de su capital y de sus intereses. La muerte del pobre es, por lo tanto el peor accidente para el acreedor. Es la muerte del capital y los intereses".

El error de Tsipras

 
Por Perry Anderson
 
La crisis griega ha provocado una mezcla previsible de indignación y autosatisfacción en Europa, donde los ánimos oscilan entre el lamento por la dureza del acuerdo impuesto a Atenas y el aplauso por la permanencia in extremis de Grecia en el seno de la familia europea, o bien ambas cosas a la vez. La primera reacción es tan fútil como la segunda. Un análisis realista no deja espacio para ninguna de las dos. Que Alemania sea una vez más la potencia hegemónica del continente ya no es noticia en 2015: es un hecho evidente desde hace por lo menos veinte años. Que Francia se comporte como su sirviente, en una relación bastante parecida a la del Reino Unido con respecto a EE UU, tampoco constituye una novedad política: después de De Gaulle, la clase política francesa recuperó sus reflejos de la década de 1940. Se adapta a la potencia dominante de la época, a la que incluso admira: ayer Washington, hoy Berlín.

Acuerdo neocolonial y punto de bifurcación en Syriza

Por Jorge Sanmartino

21-07-2015
 
1-  Está hecho. No hay vuelta atrás. Alexis Tsipras logró que el parlamento apruebe el catálogo de imposiciones europeas denominado “acuerdo”. Es un rosario de obligaciones que la revista alemana Der Spiegel llamó un “catálogo de crueldades”. El parlamento griego, con el voto de toda la oposición y la división del bloque de Syriza, lo confirmaron y se aprestan a votar el segundo paquete de leyes. El memorándum es peor que el enviado por la troika y que fuera sometido a referéndum. Además de las políticas de ajuste sobre pensiones, salarios, IVA y restricción fiscal, se suma un fondo de privatizaciones que será directamente controlado por la CE y la revisión de toda la legislación laboral. Pero la política borbónica neocolonial europea agregó ahora la exigencia de que el ejecutivo envíe a Bruselas cualquier proyecto legislativo antes de enviarlo al parlamento en Atenas. El segundo paquete contempla la pérdida de vivienda para los que se retrasen en el pago de los intereses. Se trata de un estatuto de tutelaje. Grecia está obligada ahora a revisar lo que sus instituciones representativas han votado en estos últimos cinco meses. Eso obvio que estas medidas no sacarán a Grecia de la crisis, ni lograrán recuperar su inversión, ni mejorarán la ratio de PBI/ deuda. En esto hay que ahorrar palabras. Lo dijo el mismo FMI, el acuerdo es económicamente inviable. Sólo hace más tortuoso, sacrificial, el camino al default. A cambio, se ha prometido alguna hipotética y futura reestructuración de la deuda, que no contempla ninguna quita sustancial.

Alternativas frente a la capitulación

Por ERIC TOUSSAINT

En la noche del 15 al 16 de julio, a pedido del primer ministro griego, el parlamento griego capituló ante las exigencias de los acreedores y pisoteó la voluntad popular expresada por el pueblo griego el 5 de julio de 2015. 32 diputados de Syriza salvaron el honor votando no (y a ellos se agregan 7 diputados que se abstuvieron). Al oponerse a la capitulación, estos diputados de Syriza respetaron el mandato popular y el programa de su partido sin ceder al chantaje… El primer ministro obtuvo una mayoría gracias a los partidos de derecha: Nueva Democracia, PASOK (que no tiene nada de socialista), Potami y Griegos Independientes. Esto cambia radicalmente la situación.

En el espejo de Grecia

 
Por Luis Bilbao
 
 
En su convulsiva crisis Grecia viene a confirmar verdades básicas, olvidadas por décadas de neto predominio reformista y confusión teórica en filas revolucionarias.
Una de ellas es que economía y política no van por caminos autónomos ni admiten ser consideradas y manejadas con independencia una de la otra.
Distribuir contenido