En foco

Mészáros y Herramienta

La infausta noticia del fallecimiento de IstvánMészáros nos ha puesto ante el triste honor (si cabe la expresión) de ser quizás una de las últimas publicaciones que recibió un artículo del autor de Más allá del capital. La traducción del trabajo apareció en el reciente número 60 dela revista Herramienta.
El 25 de agosto de este año al recibir el artículo en castellano István nos envió un afectuoso mensaje; nos agradecía por nuestro trabajo y agregaba una generosa opinión sobre nuestra Herramienta:
 
 "Querido Francisco, (Sobrino)
 Estoy muy agradecido por tu traducción de mi artículo que acabo de leer.
Me parece excelente (…)  Cuando tengas el archivo electrónico de la copia impresa de mi artículo en la revista (no todo el ejemplar), por favor envíamelo. Me gustaría imprimirlo en ese formato para mi propio uso.
Siempre he sido un gran admirador de Herramienta. Su obra durante tantos años es heroica, aún bajo las circunstancias más difíciles. Tengo una gran esperanza de que este Número Especial sea bien recibido y leído exhaustivamente en muchos países.
Un cálido abrazo y los mejores deseos de un camarada para todos ustedes.
 Istvan"
 
Mészáros era miembro del Consejo Asesor de la Revista Herramienta y un  entusiasta colaborador desde sus primeros números. Allá por el mes de  octubre de 1997 realizamos la traducción de un trabajo suyo que nos  resultó revelador de sus agudas reflexiones: “La reproducción del  metabolismo social del orden del capital”(Revista Herramienta Nº 5). Durante estos años transcurridos, ha dejado una huella de un valor incalculableen nuestro pensar y hacer.
István no está más entre nosotros pero seguiremos acompañados de su  inmenso legado.
 
Sus trabajos para la revista se pueden seguir en  http://www.herramienta.com.ar/autores/meszaros-istvan     y 

 

 
 
 
 

Obama, Macri y la economía verde. La neoliberalización de la cuestión ambiental

Autor(es)

El lobby de la economía verde

Sobre "Más allá del capital", de István Mészáros

 Vadell hermanos editores, Venezuela, 2001.  

En memoria de István Mészáros

En memoria de István Mészáros

István Mészáros: Hasta la victoria


István Mészáros: Hasta la victoria

István Mészáros fue filósofo y, a pesar de ser de los más interesantes pensadores e intelectuales marxistas, es todavía poco conocido por nuestras latitudes. Heredero intelectual más importante de George Lukács y un referente ineludible para pensar un mundo “Más Allá del Capital”.
 
La triste noticia llegó a través de la militancia y el comunicado del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil: “Mészáros falleció ayer (01), víctima de fallo multiorgánico tras sufrir dos accidentes cerebro-vasculares. Se encontraba en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y estuvo siempre acompañado por familiares y amigos”.
 
István Mészáros nació en Budapest, capital de Hungría, en 1930. Ese año el mundo sufrió las consecuencias de la “Gran Depresión” generada en Estados Unidos un año atrás transformada en desempleo y en la perdida de la calidad de vida de la población. Hungría era, desde 1920, el Reino de Hungría hasta 1945 cuando fue ocupado por la Unión Soviética y se transformó en la República Popular de Hungría.
En 1954 se graduó con honores en la carrera de Filosofía en la Universidad de Budapest. Fue alumno, amigo y discípulo de George Lukács (1885-1971) en el Instituto de Estética. Posteriormente al retiro de este, a causa de las polémicas con el régimen stalinista, fue su sucesor en la Universidad. De donde también intentaron expulsarlo por su defensa a Lukács. Formó parte de la “Escuela de Budapest” formada bajo la influencia de su maestro y en la que participaron, por ejemplo, intelectuales como Ágnes Heller. Sobre su relación con Lukács, Mészáros se refiere como un amistad que duro 22 años, solo interrumpida por la muerte de su maestro. Ambos compartían el proyecto de la actualización del pensamiento marxista y sobre todo de la obra El Capital.

Guerra relámpago contra el Código laboral y el mundo del trabajo

12 de septiembre: los vagos entran en acción
 
Guerra relámpago contra el Código laboral y el mundo del trabajo
Charles-André Udry 
 

Los Comunes y sus dilemas

Los Comunes y sus dilemas

Aparición con vida de Santiago Maldonado

Por Giselle Aronson

Si yo llegara a desaparecer, si alguien llegara a desaparecerme, te pido que me busques. Que no preguntes si trabajaba, de qué, cuánto ganaba, de quién era pariente, a quién voté, qué creía, en que no creía, cómo tenía el pelo, cómo era mi ropa, a quiénes apoyaba, al lado de quién luchaba, qué tipo de hijo era, qué tipo de padres eran los míos ni qué tipo de padre era yo.
Si me llegaran a desaparecer, te pido que me busques. Que no preguntes por qué se me busca a mí y no a unas y otros que también son buscados. Que no preguntes quiénes más me buscan, por qué, a quién favorece ni a quién perjudica.
Si me llegaran a desaparecer, te pido que me busques. Que salgas a la calle con los que me buscan, que preguntes, que no te calles, que no te quedes, que te importe. Que reclames a quienes tengas que reclamar.
Porque tengo una familia, porque tengo cosas que hacer, porque me esperan. Pero, más allá de eso, porque tengo una vida y una libertad que nadie debe atropellar.
Si me llegaran a desaparecer, te pido que me busques porque, donde sea que esté, voy a estar esperando que me encuentres.
#DóndeEstáSantiago
 

Barcelona y la guerra

 
Ay, paloma, que bajas a la Rambla de Barcelona con la muerte en las alas, sola…
Maria Elena Walsh
 

Barcelona y la guerra

 

Ay, paloma, que bajas a la Rambla de Barcelona con la muerte en las alas, sola…

Maria Elena Walsh

Nuevamente la muerte cubre las calles de una ciudad europea, Londres,  Paris, Niza , Bruselas y ahora Barcelona. Es la guerra, deberíamos entender que  la misma no tiene un solo escenario, está en Siria, Afganistan, Estambul, Iraq, Yemen, Libia o Palestina y también en Europa. En todas ellas no son  combatientes, ya sean estos voluntarios  o mercenarios, sus principales víctimas, son civiles, hombres  mujeres y  niños, indefensos e inermes, el terror no hace distingos entre las familias devastadas de Alepo o Mosul, los humoristas de Charlie Hebdo, entre  turistas o jóvenes en un  recital.
Distribuir contenido