En foco

“A 150 años de El Capital. Su vigencia para conocer y transformar el mundo” El Capital de Marx y su crítica de la economía política

 
Exposición realizada el jueves 29 de junio de 2017 en el marco de las jornadas “A 150 años de El Capital. Su vigencia para conocer y transformar el mundo”, que tuvieron lugar en el Centro Cultural del Teatro San Martin de la Ciudad de Buenos Aires. El panel estuvo integrado por Paula Bach (PTS-IPS), Aldo Casas (Herramienta), Marcelo Buitrago (Nuevo Mas) y Adrian Piva (UNQ), y fue coordinado por Beatriz Rajland (FISyP). El tiempo de exposición convenido era de 12 a 15 minutos, de allí lo conciso de la presentación.
Los subtítulos fueron introducidos con la edición del texto.
 

Macron y el derecho a mandar

Observadores de distintos horizontes han remarcado a menudo la homología entre la eficacia empresarial, los métodos de marketing y la orientación que desarrolla el núcleo de dirección de La République en Marcha (LRM), más en concreto: el club Macron.

Mélenchon y la construcción del sujeto popular

                         
Por Gonzalo Donaire
Kouvelakis contrasta dos imágenes temporales para intentar explicar la evolución de los dispositivos electorales encabezados por Jean-LucMélenchon en Francia en los últimos años. Por un lado, el mitin de cierre en París de la campaña electoral de las Presidenciales de 2012, bajo las siglas del Front de Gauche. Por el otro, el cierre en Marsella de la reciente campaña de 2017 de La France Insoumise. Ambos actos multitudinarios, a rebosar de gente y de energía. Ambos cerrando sendas campañas ilusionantes de dos candidaturas que se quedaron a las puertas de la segunda vuelta. Pero también con algunas diferencias.

Trump, el (des) orden global liberal y América Latina

Autor(es)

El ascenso de Donald Trump a la presidencia de la primera potencia mundial es resultado de la combinación de problemas domésticos de EEUU, del descontento de sectores afectados por la globalización y de un orden mundial que desde hace ya tiempo está mostrando problemas en el equilibrio de las relaciones entre las potencias y en la gobernabilidad global.

Alepo, Ankara, Berlín: geopolítica del desastre

 

Habrá que analizar sus consecuencias y alertar sobre los peligros, pero a nadie puede extrañar lo ocurrido. Era cuestión de tiempo. Tanto el asesinato del embajador ruso en Ankara como el atentado de Berlín se inscriben en una lógica imparable que, fruto a su vez de una acumulación histórica anterior, comenzó hace ya cinco años: eso que la revista Esprit llamó “nuevo desorden global” y Pablo Bustinduy, del modo más elocuente, “geopolítica del desastre”.

Para entender ese marco catastrófico que demanda nuevas catástrofes, en un rebote sin fin entre paredes cerradas, conviene abordar el contexto desde la denuncia de una ilusión muy peligrosa que parece imponerse entre la izquierda, y ello precisamente cuando la izquierda retrocede en todo el mundo. Conocidos militantes anti-imperialistas latinoamericanos, por ejemplo, interpretan el asesinato del embajador ruso en Turquía como una “respuesta” al creciente protagonismo de Rusia y China en el mundo, describiendo ese protagonismo, en tono positivo, como “la peor pesadilla para EEUU”. Esta interpretación incurre, a mi juicio, en una doble ceguera. La primera es la de considerar que el pistolero turco, al disparar sobre el diplomático, estaba defendiendo de algún modo los intereses estadounidenses, si es que no estaba dirigido o comandado directamente desde Washington. La segunda, más grave, es la de considerar que una “pesadilla para los EEUU” es necesariamente una liberación para la Humanidad; que cualquier acontecimiento o alianza o cambio geoestratégico que ponga en dificultad a los EEUU se corresponde automáticamente con una erosión del capitalismo y un fortalecimiento de la democracia, la justicia social y los DDHH en todo el mundo.

Alepo y las izquierdas

 

Antoni Domènech, G. Buster,  Carlos Abel Suárez, María Julia Bertomeu, Daniel Raventós *

 
La reconquista de los barrios del este de Alepo por la coalición internacional que apoya al gobierno al-Assad en el conflicto sirio, después de cinco años de terribles combates y la destrucción de casi la mitad de la ciudad por ambos bandos –con miles de muertos y decenas de miles de desplazados—, ha desatado un inusitado debate internacional. Tan sectario, por lo pronto, como la guerra siria, y bien anclado en el mundo mental de la que, según el Oxford Dictionary, ha sido la palabra del año en 2016:  “posverdad”. 

Trump ¿fin del neoliberalismo? La “protección” de los pobres

 

El electo a nombre propio.

Hace tiempo ya que Giorgio Agamben aludió al estado de excepción. Estado como situación en que la única norma es que no existen reglas. Reglas de juego.
Donde todos estamos sujetos, no a la ley, sino al bando. Porque de las normas con fuerza de ley, sólo ha quedado la fuerza. Y del Estado de Derecho, sólo la imagen del Estado como comunidad ilusoria, como lo definiera Marx en La Ideología Alemana.

Trump entre el proteccionismo y la liberalización

 
 
 
 
Donald Trump le ganó las elecciones presidenciales a Hillary Clinton y desnudó la crisis de la política tradicional en un marco de crisis capitalista, que es mundial por su epicentro en EEUU.
El triunfo electoral es del político de la anti-política ante el descontento social con la política tradicional, demócrata y republicana. Trump, es también el poder económico, como Hilary. Ambos disputaron la gestión de la potencia imperialista hegemónica del sistema mundial.
Las diferencias entre ellos expresan matices y contradicciones entre núcleos del poder mundial y de EEUU. Ahora veremos, desde la asunción de la presidencia en enero próximo, el margen de maniobras del electo presidente ante lo concreto de la gestión de EEUU. La novedad es la movilización popular convocando a no reconocer la presidencia Trump. Sus alcances no se pueden anticipar, pero no es menor la protesta de calles en varias ciudades estadounidenses.
Hillary Clinton sumó 59.727.805 votos, algo así como el 47,67%; Donald Trump, el ganador de las elecciones, tiene 59.505.613 votos, un 47,49 por ciento. La candidata demócrata tuvo el apoyo de 222.192 estadounidenses más que el candidato republicano. Sin embargo, Trump sumó 279 electores y Hillary solo 228. Cosas del sistema electoral, que reitera lo acontecido entre George Bush y Al Gore en 2001.

Alt-Right, la derecha alternativa que está al lado de Donald Trump

Julio Gonzalez

 

Global Politics and Law

La victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los EEUU ha sido el resultado de una confluencia de factores, entre ellos el apoyo que ha recibido de la denominada alt-right, la denominada derecha alternativa que ha sido, además, la que le ha prestado sustento ideológico en las cuestiones más polémicas de su campaña. Posiblemente por ello, representantes de esta forma de entender el pensamiento político han sido parte de los primeros designados por Trump para cubrir puestos de importancia en su Administración, como es el caso de Stephen Bannon, el nuevo director de estrategia de la Administración Trump.

Pichetto y la gobernabilidad

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Por Silvio Schachter
 
Distribuir contenido