Revista Herramienta Nº 49

Marzo de 2012

Teoría del valor, trabajo y clases sociales. Entrevista con Daniel Bensaïd

Presentación
Henrique Amorim  y Leandro de Oliveira Galastri
 
Para entrar en la lucha, no es necesario
poseer las llaves del paraíso de la ciudad perfecta.
Es resistiendo  a lo que parece irresistible
que nos tornamos  revolucionarios, sin  saber. 
(Bensaid, 2009: 116)
 
Daniel Bensaid murió en combate en el último día 12 de enero. Participaba de un avanzado frente de batalla de la guerra contra el capital, siendo figura prominente de los esfuerzos de construcción del Nuevo Partido Anticapitalista de Francia, creado oficialmente en enero de 2009. Fue también uno de los fundadores de la más reciente versión impresa de la revista Contratemps, que procura ser actualmente instrumento intelectual de la tentativa de renovación de las estrategias de la izquierda revolucionaria francesa. Tales fueron los últimos movimientos de una vida enteramente guiada por la convicción en la militancia socialista, desde fines de la década del sesenta, cuando Bensaid se encontraba ya entre los agudos críticos juveniles del status quo en la ola contestataria del mayo del 68 francés.    

Intelectuales y praxis emancipadora. Apuntes para un manifiesto

Autor(es)

El elemento popular ‘siente’, pero no siempre comprende o ‘sabe’. El elemento intelectual ‘sabe’ pero no siempre comprende y, especialmente, ‘siente’. Por lo tanto, los dos extremos son, la pedantería y el filisteísmo por una parte, y la pasión ciega y el sectarismo por la otra. […] El error del intelectual consiste en creer que se pueda ‘saber’ sin comprender y, especialmente, sin sentir y ser apasionado. 
Antonio Gramsci

Comunismo sin GPS. Algunos rumbos de la filosofía política

Estás desorientado y no sabés
qué "trole"
[1] hay que tomar para seguir.
Y en este desencuentro con la fe
querés cruzar el mar y no podés.
(“Desencuentro”, tango de 1962. Música:
 
Los tiempos han cambiado. Hace un cuarto de siglo nacía Actuel Marx con un tema central: el estado actual del marxismo. El socialismo simbólico poseía dolorosas grietas. Hoy, su tema es la pregunta que titula el dossier: “Comunisme?”. Casi un réquiem. Este signo de interrogación no es azaroso; expresa la duda no solo sobre su posibilidad, sino sobre su significado, filológico, histórico y, por lo tanto, político. Cierto atractivo del término, al menos en algunos ámbitos académicos, es la razón, para Jacques Bidet, su coordinador, por la cual es legítima la reflexión.[2] Es claro que preguntarse sobre su probabilidad supone acordar qué se entiende o se entendió por comunismo y, naturalmente, por su referencia a Marx. Una mirada, por lo general, desde la filosofía de los filósofos, no puede obviar la concepción ontológica del autor de los Manuscritos económicos y filosóficos de 1844. Naturalmente, las consecuencias serán políticas. O quizá, la visión política del mundo demande a estos filósofos otra mirada sobre la tradición de la filosofía de Marx.

Femigenocidio y feminicidio: una propuesta de tipificación

Presento aquí un nuevo paso en mi comprensión de los dilemas que hemos enfrentado al intentar llegar a una tipificación de las modalidades de violencia feminicida. El objetivo es alcanzar una mayor comprensión y precisión, así como algún grado de acuerdo dentro de las filas de activistas y estudiosas del tema. La meta es que las categorías que acordemos se adecuen o puedan ser adaptadas al uso jurídico, tanto en cortes de jurisdicción nacional como frente a tribunales internacionales de los Derechos Humanos. La importancia de alcanzar estos últimos es que en ellos, los crímenes que juzgan, sean estos de lesa humanidad o genocidio, no prescriben.
Como es sabido, Marcela Lagarde en México ha adaptado el término femicide y habla de feminicidio y de violencia feminicida, consiguiendo la sanción de una primera ley en el continente que utiliza la categoría.
Julia Monarrez avanza al proponer la idea de que estamos frente a un tipo de violencia sistémica.

Victoria Ocampo, Sur y los primeros debates sobre el aborto en la Argentina

Autor(es)

 
Durante los años setenta, la Argentina formó parte de esa fiebre revolucionaria que atravesaba océanos y continentes, convulsionada por los propios acontecimientos de esa coyuntura. Eran momentos de notables producciones intelectuales. Por ejemplo, la primera vez que el tema del aborto se plasmó en papel y adquirió visibilidad pública, fue en la primavera de 1970 en Sur, la prestigiosa revista literaria nacional, fundada y dirigida por Victoria Ocampo, en 1931.
Fue tanta la exigencia que se autoimpuso nuestra autora, que los números 326, 327 y 328 fueron fusionados en un solo volumen y salieron como una revista especial denominada “La Mujer”. De este valioso número, se rescata un sondeo de opinión realizado por la misma editora, con el objetivo de dotar un panorama aproximado sobre la situación y pensamiento femenino de esa década.

Siria. Un punto sin retorno

El 1° de febrero de 2012, Robert Fisk terminaba su artículo en el periódico The Independent con estas palabras: “Pero hay una cuestión que no está planteada. Supongan que el régimen [de Bachar el-Assad] sobrevive. ¿Sobre qué ejercería Siria su poder?”. Dicho de otro modo: la revuelta ha llegado a un punto sin retorno. El “fichaje” de todo tipo realizado por las fuerzas policiales y militares a decenas de miles de manifestantes y de opositores –todas las semanas, todos los días– en las diferentes ciudades y aldeas del país, provocaría al día siguiente más muertos y más presos torturados, en el caso de que se detenga el combate. Y de que se mantenga el régimen de la camarilla de Assad. El terrible precio humano de este combate popular se corresponde con la naturaleza odiosa e implacable del régimen, con el que ninguna negociación es posible y aceptable para los combatientes antidictatoriales.
El 4 de febrero de 2012, Khaled al-Arabi, miembro de la Organización Árabe de Derechos Humanos, declaraba: “El ejército sirio bombardea con cohetes y morteros. Está provocando un baño de sangre de un horror jamás visto hasta hoy en la ciudad de Homs…”. Radio France Internationale,(FRI) ese mismo día, afirmaba:

Prolegômenos para uma ontologia do ser social. Questões de princípios para uma ontologia hoje tornada possível, György Lukács

Trad. de Lya Luft y Rodnei Nascimento

Supervisión editorial: Ester Vaisman
Revisión técnica: Ronaldo Vielmi Fortes
Prefacio y notas de Ester Vaisman y Ronaldo Vielmi Fortes
Posfacio de Nicolas Tertulian
Boitempo: San Pablo, 2010, 415 págs.
 
Lukács escribió los Prolegómenos a su Ontología del ser social en 1971, tres años después de la primera redacción de la Ontología. En un ensayo que acompaña la presente edición en portugués, y que apareció como introducción a la edición italiana de los Prolegómenos, Nicolas Tertulian repasa las hipótesis más frecuentes acerca de los motivos que impulsaron a Lukács a elaborar el texto preliminar. La primera apunta a la insatisfacción del autor respecto de la división de la Ontología en una parte histórica y una sistemática, esquema que no se repite en los Prolegómenos. La segunda y más difundida señala que el texto sería una respuesta a las críticas de que fue objeto por parte de los discípulos de Lukács. En las Anotaciones sobre la Ontología para el compañero Lukács, publicadas por primera vez en italiano en la revista Aut aut, en 1970, Fehér, Heller, Márkus y Vadja señalaban que en la obra convivían dos ontologías divergentes e incompatibles: una dominada por el concepto de necesidad, aún tributaria del marxismo tradicional, y otra cuyo centro era la autoemancipación del hombre, y por lo tanto de carácter finalístico. Pero lo cierto, señala Tertulian, es que Lukács, lejos de corregir sus tesis de acuerdo con esta u otras objeciones, mantuvo en los Prolegómenos sus posiciones centrales. Podría decirse, entonces, que en su último gran texto teórico –Tertulian lo considera su “testamento filosófico”–, Lukács se propone insistir sobre aquellos puntos de la Ontología que pudieron no haber resultado del todo claros.

Religión sin redención, contradicciones sociales y sueños despiertos en América Latina, Luis Martínez Andrade

Ediciones de Medianoche
Universidad de Zacatecas, 2011, 188 págs.
 
Escribo estas líneas con el placer de haber leído el libro de Luis Martínez Andrade: Religión sin redención, contradicciones sociales y sueños despiertos en América Latina[1] con un excelente “Prólogo” de Renán Vega Cantor. Hay que mencionar que el encanto no es solamente porque conozco al autor desde hace algunos años, sino también porque sé, de buena tinta, las dificultades de los orígenes rebeldes de la teoría crítica en el Pensamiento a Contrapelo de este apasionante texto. El encanto es, también, porque hoy sabemos las dificultades de la teoría crítica en los espacios educativos, desencantados por la fragmentación e individualización del horror de las modas del mercado: Derechos Humanos institucionalizados; Inmigrantes en trenes de la vergüenza; Indígenas actualizándose en el mercado de la cultura y el folclor del Desarrollo Turístico Sustentable; Problemas de Género organizados mediante el mercado de matrimonios controlados por las instituciones; etc. En otras palabras, subjetividades maniatadas por las corruptelas de los “puntajes” o “calificaciones” establecidas en las verdades empíricas positivistas del hiperrealismo empresarial de la democracia del mercado neoliberal.

Capitalismo cognitivo, renta, saber y valor en la época posfordista, Carlo Vercellone

Traducción de Vladimiro Verre y Anaïs Roig
Prometeo: Buenos Aires, 2011, 249 págs.
 
Capitalismo cognitivo, renta, saber y valor en la época posfordista nos acerca, por primera vez traducidos al castellano, un conjunto de nueve artículos de Carlo Vercellone (tres de ellos escritos en colaboración con Dider Lebert y Jean Marie Monnier), publicados en diversas revistas extranjeras entre 2004 y 2010. La selección apunta a ofrecer un panorama general de las ideas directrices de una de las corrientes que nutren las aguas del debate en torno a las características (y las posibilidades) de la actual fase de desarrollo del capitalismo: la corriente integrada por intelectuales que, como Moulier Boutang, Lazzarato, Negri y el mismo Vercellone, entre otros, sostiene que el capitalismo se encuentra en una fase que reviste características estructurales diferenciales respecto de la anterior, la del capitalismo industrial. Las diferencias se establecen tanto en la manera en la que se organizan los procesos de trabajo como en las formas de creación de valor, las modalidades de acumulación, de circulación y distribución del saber, en los espacios de sociabilidad y las formas de subjetividad individual y colectiva que se crean a partir de las prácticas modificadas. Si bien  las diferencias aún no tienen carácter generalizado, tal como estos mismos autores sostienen, su presencia da cuenta de una tendencia que va cobrando cada vez más fuerza. En el contexto de estos cambios tendenciales y crecientemente potentes se vuelve necesario considerar las particularidades que hacen hoy a la relación entre capital y trabajo para pensar y proponer otras formas de socialidad distintas de las dadas. Desde nuestro punto de vista el libro de Vercellone, prologado por Pablo Míguez (bajo cuyo cuidado se realizó la edición) y con epílogo de Toni Negri, aporta líneas interesantes para comenzar a pensar tanto lo dado como la forma que puede asumir esa propuesta.

Subjetividad y trabajo. Una lectura foucaultiana del management, de Marcela Zangaro

Herramienta, Buenos Aires, 2011, 216 págs.
 
En su opera prima, Marcela Zangaro nos invita a comprender al sujeto de trabajo como una construcción histórica, un emergente de la modernidad. Identifica en las categorías de sujeto y de trabajo a dos a priori de esa modernidad capitalista que, en términos de Foucault, implican creaciones sociales en tanto modos de subjetivación. Muestra el modo a través del cual se construye ese sujeto de trabajo y lo hace partiendo de un arsenal teórico foucaultiano altamente complejo que, lejos de aturdir al lector, está presentado de manera clara y precisa permitiendo comprender su perspectiva sin dejar hilos sueltos. 
Distribuir contenido