Revista Herramienta Nº 45

Octubre de 2010

Herramienta 45

USD $17.00
USD $17.00

Revista Herramienta Nº 45. Indice

Herramienta N°45
Octubre de 2010
ISSN 1852-4710
 
DOSSIER MUJER Y GÉNEROS

 
A modo de presentación

Mujeres en Latinoamérica

¿A prueba las mujeres o el proceso de cambio? (Bolivia)
Patricia Chávez León, Dunia Mokrani Chávez, Isabella Margerita Radhuber, Tania Quiroz Mendieta         

Las mujeres, el MST y los desafíos de la acción revolucionaria (Brasil)
Maria Orlanda Pinassi

Mujer y revolución: construcción del poder popular (Argentina)
Espacio de mujeres del Frente Popular Darío Santillán         

Género, pobreza y ciudad (México)
Martha Schteingart         

Teoría y géneros

Sobre víctimas y violencia

Entrevista a Eva Giberti
 
A propósito de una controversia feminista: sobre ambivalencias conceptuales y asuntos de disputa. Las relaciones entre cuerpo y política
Alejandra Ciriza          

Diversidad y articulación. Aportes feministas al debate sobre el sujeto del cambio social
Luciano Fabbri          

Un marco epistémico para las relaciones de género en las ciencias sociales
Susana Todaro y Beatriz Broide          

Carlos Jáuregui, una biografía política
Mabel Bellucci         

Argentina

La dinámica del capitalismo periférico postneoliberal-neodesarrollista.
Contradicciones, barreras y límites de la nueva forma de desarrollo en la Argentina

Mariano Féliz y Emiliano López        

Ecología y medio ambiente

Argentina: ¿Nuevo capítulo de despojo y contaminación?
Diego Pérez Roig         

América Latina

Flores Galindo y Vargas Llosa: Un debate ficticio sobre utopías reales
José Luis Rénique         

 
Reseñas
 

A modo de presentación

La idea de este dossier nació un año atrás, cuando en una reunión de trabajo proyectamos colectivamente los temas a tratar durante el 2010.

En primer lugar, para dar cabida a un tema que atraviesa la totalidad de la realidad social, aunque la mayor parte de las veces el propio estado de la cuestión obliga a presentarlo de manera fragmentada. En segundo lugar, pero no menos importante, nos ha motivado el deseo y la necesidad de subsanar la ausencia de tratamiento regular de esta temática en el largo recorrido que lleva nuestra publicación.
 
De esta manera, el esquema de dossier, modalidad editorial que adoptamos hacia fines de 2008, se presentó como la condición de posibilidad para habilitar un espacio largamente postergado, y a la vez proyectarlo a futuro como momento de inflexión a partir del cual, tanto las mujeres como la diversidad de identidades sexuales y de género que se han hecho visibles en los últimos tiempos ocupen el lugar de importancia que se han ganado, en tanto contribución ineludible al pensamiento crítico y la teoría marxista. 

¿A prueba las mujeres o el proceso de cambio?

En el marco de las trasformaciones políticas que vivimos actualmente en Bolivia, la caracterización del Estado como colonial es una cuestión que se está extendiendo y profundizando en la discusión política nacional. Sin embargo, otro de los núcleos de desigualdad inherentes a la configuración estatal -y también social-, que persiste en estos momentos, resistiéndose a ser afectado por la fuerza democratizadora de la ola de movilizaciones sociales iniciadas el año 2000, es el problema de la opresión de género, que aún constituyendo un tema igual de substancial y polémico que el colonial, existe desplazado de los debates generales o girando en calidad de aditamento alrededor de ellos. El patriarcado no es problematizado, desde el Estado, con la misma insistencia y seriedad que otras cuestiones, y aún menos impugnado en términos prácticos, más allá de lo teórico o discursivo.

Las mujeres, el MST y los desafíos de la acción revolucionaria

Si tuviéramos que estudiar todas las leyes no
tendríamos tiempo para transgredirlas.
Goethe
 
1. Los hechos
 
El 8 de marzo de 2006, el telediario de mayor audiencia en Brasil sorprendía al país con imágenes, reproducidas hasta el cansancio, de mujeres en actos de “vandalismo” y “ensuciando” el día que convencionalmente exalta su inserción en la restringida esfera del derecho formal.[1] El tenor de la noticia era, obviamente, acusatorio contra las 2000 mujeres, militantes de los diversos movimientos[2] de Via Campesina en Brasil, que ocuparan durante algunas horas la Huerta Florestal de la Aracruz Celulose, en Barra do Ribeiro, Rio Grande do Sul.
El episodio era la culminación de una serie de luchas realizadas entre 2000 y 2005 que no sólo expresaban la denuncia de discriminaciones y malos tratos infringidos a las mujeres, sino que también osaban trascender la dimensión específica de su causa, dirigiéndola contra el gran capital.
El acto de enfrentar una transnacional tan poderosa, de violar sus dominios y dañar, dentro de su laboratorio una considerable cantidad de plantines transgénicos listos para ser plantados, fue el modo extremo que encontraron para protestar contra las graves consecuencias socioambientales provocadas por la categórica especialidad de la empresa escogida: el monocultivo de eucalipto para la producción de celulosa en gran escala, una actividad que, por sobre todo, desmonta y desertifica tierras potencialmente destinadas a la reforma agraria y a la producción de alimentos orgánicos. Por su osadía, la acción operó como una divisoria de aguas y transformó la fecha en una jornada internacional de lucha de las mujeres contra toda y cualquier forma de explotación. O sea: esa lucha constituye un vigoroso manifiesto contra el orden del capital, transgrediendo la legalidad burguesa que sólo puede garantizarles una igualdad formal, abstracta.[3]

Mujer y revolución: construcción del poder popular

Espacio de Mujeres del Frente Popular Darío Santillán

Nuestra organización

El Frente Popular Darío Santillán (FPDS) es un movimiento social y político de carácter nacional, multisectorial y autónomo. Nace en 2004 como una propuesta que proyecta agrupar a diferentes sectores: las desocupadas y desocupados (las organizaciones más numerosas provenían de ese sector), trabajadores/as formales y precarios, estudiantes, grupos culturales, pequeños productores/as rurales, entre los más representativos.

El FPDS se reconoce como hijo de las luchas de la resistencia al neoliberalismo, especialmente del movimiento piquetero –hoy territorial–, sector más visible en las luchas callejeras hacia finales del siglo xx y principios del xxi.
Como militantes del FPDS nos reconocemos en las luchadoras y luchadores que nos precedieron, tanto en la Argentina como en el continente americano y en el mundo. Somos producto de las luchas populares de nuestro país, un país capaz de generar grandes opresiones por parte de las clases dominantes, pero también de parir desde el pueblo expresiones de lucha, resistencia y organización preexistentes a la conformación como Estado-nación hacia fines del siglo xix.[1] 

Género, pobreza y ciudad

 

Este trabajo se propone conocer cómo las mujeres viven y perciben su situación de pobreza en asentamientos irregulares de la Ciudad de México, espacios donde se han ido ubicando los sectores más desfavorecidos de la ciudad desde hace varias décadas. Nos interesa sobre todo dar seguimiento a los cambios que han tenido lugar en la última década en esos espacios, poniendo énfasis en las relaciones familiares de las mujeres, en su inserción en el mercado de trabajo, en su relación con el barrio y con sus organizaciones comunitarias. Al mismo tiempo, nos ha parecido importante obtener sus testimonios acerca de cómo ven su posición en la sociedad, cómo consideran los cambios sociales referidos al hábitat ocurridos recientemente, tanto en lo que toca a su vida privada y colectiva como a la acción del Estado para mejorar sus condiciones de existencia. Entender cómo se desarrollan las relaciones de género y cómo las mujeres enfrentan la pobreza, la desigualdad, la discriminación y la violencia constituye asimismo uno de los retos trascendentes del estudio que aquí presentamos.
Para llevar a cabo este trabajo, se planteó una estrategia de investigación que consistió en tomar dos asentamientos populares del Distrito Federal que habían sido estudiados dentro de un amplio proyecto de investigación desarrollado en los años noventa[1] y comparar algunos de los resultados de ese estudio con los provenientes de la investigación actual. El nuevo trabajo de campo debería poner de manifiesto fenómenos recientes en los que están inmersas las mujeres de las comunidades con el fin de observar los cambios ocurridos en esos asentamientos en poco más de una década.

 

Sobre víctimas y violencia

Autor(es)

Entrevista realizada por el equipo de trabajo del presente dossier

 
Herramienta: Desde hace muchos años usted trabaja en temas de violencia, en especial de violencia de género.
Eva Giberti: Una primera salvedad: no acuerdo con seleccionar género para referirse a hombres y mujeres. Si de género hablamos, encontremos el espacio para posicionar a los transgéneros campeones en experiencias como víctimas -sin voz durante siglos‑ de diversas violencias.
Desde la década del ʻ80 me ocupo específicamente de temas asociados con las violencias de género, lo que me permite una perspectiva singular. Empezando por mantenerme alerta: dichas políticas no pueden desagregarse de las situaciones y condiciones políticas nacionales e internacionales. Los fenómenos de la globalización, por ejemplo, determinaron que las organizaciones turísticas advirtiesen que la explotación sexual de niños y niñas, que ocupaban lugares preferenciales en el Sudoeste Asiático y en el Caribe, se desplazaran hacia el sur del Continente Sudamericano, tomando por sorpresa a las organizaciones que se ocupaban de las víctimas de explotación sexual comercial.
La violencia de género (que incluye la violencia contra niñas y niños), es una conceptualización que viene buscando su lugar hace años, no obstante, siempre quedó postergada por el análisis y los proyectos destinados a la violencia denominada familiar o doméstica y otras formas de violencia contra las mujeres. Utilizar esa expresión implica instalar claramente el ejercicio actual e histórico del patriarcado en sus expresiones despóticas.

A propósito de una controversia feminista: sobre ambivalencias conceptuales y asuntos de disputa. Las relaciones entre cuerpo y política

La cuestión de las relaciones entre cuerpo y política constituye un punto de conflicto que se ha hecho visible en el campo de la filosofía política debido a las intervenciones, por cierto no necesariamente continuas ni convergentes, de muchas feministas.

Quisiera iniciar este trabajo tomando como punto de partida una reflexión de Virginia Woolf pronunciada durante una conferencia sobre mujeres y literatura en 1928. El texto fue luego conocido como Una habitación propia, que es por cierto una fuente recurrente de reflexión para las feministas, una y otra vez releído y retomado desde latitudes tan diversas como Francia, en las reflexiones de Genviève Fraisse; Italia, en las de Teresa de Lauretis, y en las de muchas de nosotras en América Latina. Dice Woolf:
 
…cuando un tema se presta mucho a controversia -y cualquier cuestión relativa a los sexos es de ese tipo- uno (a) no puede esperar decir la verdad. Sólo puede explicar cómo llegó a profesar tal o cual… opinión (Woolf, V. 1984 [1928]:9). 

Diversidad y Articulación. Aportes feministas al debate sobre el sujeto del cambio social

 

Introducción
 
Este trabajo forma parte de una serie de esfuerzos orientados a sistematizar y profundizar algunas reflexiones en torno a los desafíos de los movimientos sociales y populares en el contexto actual, desde una perspectiva feminista.
Las experiencias de construcción de poder popular en Latinoamérica en general, y en Argentina en particular, ubican a la participación real y activa de los sujetxs[1] populares como requisito indispensable para las aspiraciones de transformación social. Por esto es que entendemos que la radicalización de las prácticas democráticas, la construcción de relaciones sociales no jerárquicas y des-enajenantes, se constituyen en pilares fundamentales de las construcciones de poder popular y sus aspiraciones emancipatorias.  
Muchas certezas se fueron a pique con las transformaciones sociales de las últimas décadas; el poder, la representación, las herramientas organizativas, lxs sujetxs sociales y políticos, muchas de estas cuestiones claves para los proyectos emancipatorios fueron puestas en tela de juicio por la historia misma.

 

Distribuir contenido