¿Absolutismo político del Capital? Las satrapías financieras