Reseñas de libros

Elogio de la política profana, de Daniel Bensaïd

Madrid, Editorial Península, 2009, 400 págs. 

Y en el fondo, la prioridad otorgada a lo local sobre los grandes
horizontes, a la eficacia inmediata sobre los sueños lejanos, al
pragmatismo modesto sobre las abstracciones teóricas, no es más
que el trillado estereotipo de todas las retóricas de la resignación.
Daniel Bensaïd
 
 
La discordancia de los tiempos
Durante el pasado siglo la bomba de relojería del capitalismo (la clásica contradicción entre las relaciones de producción y las fuerzas productivas) experimentó un brutal salto cualitativo que tuvo su pistoletazo de salida con la Primera Guerra Mundial. La expansión mundial del mercado capitalista, el auge e internacionalización de unas fuerzas productivas que cada vez devienen más destructivas, sometidas a la lógica de la propiedad privada y la competencia bajo la forma del Estado-nación, fueron la causa principal de las dos guerras mundiales y del ascenso del fascismo.

La teoría de la revolución en el joven Marx, de Michael Löwy

Buenos Aires, Ediciones Herramienta / El colectivo, 2010, 221 págs.

El recorte metodológico que implica toda delimitación del objeto de estudio conlleva presupuestos tácitos que exceden el desarrollo del propio análisis, y preanuncia una orientación de la interpretación. En el caso de la obra de Marx, el riesgo analítico de la lectura adquiere particular relevancia, ya que a la vulgar disociación establecida entre su producción temprana, de tendencia antropológica y humanista, orientada a la crítica de los grandes sistemas filosóficos, y su obra tardía, en la que el abordaje se inclina a reconocer aquellas estructuras profundas que rigen las diversas manifestaciones históricas, se suma la desmembración, aplicada en cada uno de los estadios de su desarrollo, discriminando entre aquellos escritos que surgen del gabinete de estudio y los que responden a la coyuntura histórica particular. Los riesgos de tal disección parecen justificarse en el intento por contextualizar de manera precisa sentencias que, a modo de revelaciones, se enuncian de manera indiscriminada, aplicadas a los más diversos contextos históricos y sin atender las particularidades históricas de las que surgen; sin embargo, semejante justificación por compensar tal usufructo tropieza con sus propias limitaciones, por cuanto restringe los análisis filosóficos de Marx a los marcos históricos concretos en que han surgido, debilitando el potencial teórico-práctico que constituye su crítica cualidad intrínseca, que excede el limitado marco de un relativismo histórico, para el cual toda teoría agota su validez junto con el período histórico del que ha surgido. De esta manera, la distinción entre los escritos filosóficos y los análisis históricos concretos se desvanece: toda manifestación presenta un rasgo coyuntural al que toda fidelidad interpretativa debiera atenerse a fin de no violentar su núcleo específico.

De Cutral-Có a Puente Pueyrredón. Una genealogía de los Movimientos de Trabajadores Desocupados, de Mariano Pacheco

 

Editorial El Colectivo-Asociación Gremial Subte, Buenos Aires, 2010, 478 págs.
 
Escribir unas líneas para presentar De Cutral-Có a Puente Pueyrredón. Genealogía de los Movimientos de Trabajadores Desocupados, el trabajo de Mariano Pacheco, resulta difícil por una sencilla razón: el libro fue publicado hace poco más de dos meses y, en ese tiempo, lleva más de quince presentaciones por distintos lugares del país. Una veintena de compañeros y compañeras, docentes y militantes, arrastrados por el entusiasmo del autor por difundir el trabajo, han realizado una lectura de este libro para acompañar los pasajes más auspiciosos y discutir las tesis más descabelladas.
Mi intención, por lo tanto, es buscar un resquicio de originalidad para pensar el trabajo. En vistas de ello, el hecho de formar parte del colectivo editorial en donde se gestó el libro me permite cierto acercamiento que voy a tratar de aprovechar en estos pocos párrafos. Voy a presentar entonces el libro no como analista o lector, sino como editor.
Cómo se inventa una editorial (Manual para perdedores)
La historia de este libro data de los orígenes del proyecto editorial. Sin tomar en cuenta este dato, hay cosas que, voy a tratar de demostrar, no llegan a comprenderse.

La precarización del trabajo en América Latina. Perspectivas del capitalismo global, de Claudia Figari y Giovanni Alves (org.)

Praxis, Brasil, 2009.
 

Las relaciones sociales del trabajo constituyen a las sociedades contemporáneas, no sólo al “capitalismo industrial” o la “sociedad salarial”. Este libro realiza aportes para el estudio del trabajo en sus formas novedosas, con estudios de caso de países latinoamericanos, principalmente Brasil y Argentina, aunque también en Bolivia. Foucault es una herramienta útil de lectura para las transformaciones en curso. En efecto, la cuestión de los dispositivos de poder disciplinario es una de las líneas analíticas que recorren los estudios del libro. En el libro se complementa con el análisis de la explotación capitalista, los mecanismos hegemónicos y las metamorfosis en el metabolismo social del trabajo capitalista. Como una cuarta línea conceptual, se destaca la experiencia objetiva y subjetiva de los trabajadores en estos contextos novedosos. Edward Thompson completa a Foucault, Marx, Gramsci y Antunes. El libro sugiere que su combinación contribuye a una agenda renovada en la sociología del trabajo. Esto conlleva una toma de posición. Los discursos legitimadores son puestos en el banquillo de los acusados. Las ideologías modernizadoras ocultan el poder, la dominación, la explotación. La perspectiva del libro aporta a la resistencia de los trabajadores y a otra concepción social de las relaciones laborales.

Luchar, crear, poder popular. El MIR chileno, una experiencia revolucionaria, de Andrés Pascal Allende y otros documentos

 

Ediciones A Vencer, Buenos Aires, 2009, 126 páginas.
 
El libro que reseñamos se compone de una serie de textos referidos al MIR chileno. Esta notable organización revolucionaria –que nació, creció y resistió junto al movimiento de masas que emergió en 1967 y se desarrolló hasta ser aplastado por la dictadura pinochetista– aún no ha recibido la atención internacional que merece. Entre los textos incluidos en esta compilación, el de mayor envergadura es una concisa historia del partido escrita por Andrés Pascal Allende, fundador y secretario general de la organización luego de la muerte de Miguel Enríquez, principal dirigente mirista. Debido a su doble rol de historiador y protagonista, el autor puede intercalar en el desarrollo del análisis de la situación económica, social y política del período de gobierno de la Unidad Popular la narración de las acciones y discusiones de los jóvenes dirigentes del MIR en los momentos decisivos de la lucha de clases. Estos tramos no sólo le aportan mayor concreción al relato, también permiten una aproximación a este proceso clave de la historia latinoamericana reciente desde el punto de vista de las opciones que enfrentaban los dirigentes de su partido más revolucionario. Nuestra propuesta de lectura –de este libro, de aquel período, de nuestro presente y de uno de sus futuros posibles– se resume en (1) la actualidad de los problemas políticos planteados en el período de gobierno de la UP en Chile, y (2) la vigencia de la estrategia mirista para la resolución de tales problemas.  

El trabajo en debate, Ana C. Dinerstein, Michael Neary (compiladores)

Ediciones Herramienta, 2009, 304 páginas.

 
¿Qué se debate? Acerca de El trabajo en debate
 
Desde hace ya algunas décadas vemos correr ríos de tinta en torno al tema del trabajo. Generalmente las aguas alimentan debates de variado nivel de profundidad, relativos a distintos aspectos del tema en cuestión. De manera muy esquemática podríamos decir que se preocupan por determinar si el trabajo conserva o no un papel central como articulador de las relaciones sociales y de las identidades individuales y colectivas. A la vez, cuestionan si las transformaciones experimentadas en el ejercicio mismo del trabajo implican o no su desplazamiento de la función central de creador de valor. También versan acerca de si, dadas las transformaciones generales experimentadas en las relaciones laborales durante las últimas décadas, el fin del trabajo es actual, inminente o sencillamente inexistente. ¿A cuál de estas corrientes aporta sus aguas El trabajo en debate? Afortunadamente, a ninguna en especial. 

Kritik der kulinarischen Vernunft. Ein Menü der Sinne nach Kant, de Kurt Röttgers

Autor(es)

Bielefeld, transcript, 2009, 252 págs.

 
La edición de 1990 de las Lecciones de antropología (17721796), como volumen 25 de la edición de la Academia de Ciencias, ha despertado el interés en la contribución de Immanuel Kant a las ciencias antropológicas. Estos compendios reunidos por estudiantes proporcionan también referencias sumamente valiosas sobre el desarrollo del pensamiento kantiano durante la silenciosa década de 1770. Los debates más encendidos versan, entre los investigadores, sobre la eventual compatibilidad entre la filosofía moral a priori de las grandes Críticas y aquella teoría de la sensatez, empíricamente fundada, que ofreció la antropología kantiana. Una posición mesurada en el trabajo de interpretación es caracterizada, por la concepción de la antropología, como “filosofía coloquial”: cabe deducir una cuarta parte –ausente– del proyecto crítico kantiano, que estaría en condiciones de superar el hiato entre la revolución intrahumana que demanda la moral racional, y la anhelada realización de una cooperación pacífica en la vida social, política e internacional, que se proponen como fin las obras tardías pertenecientes al campo de la filosofía de la historia. Estas tentativas de reconstrucción conciliatorias tienen que seleccionar un aspecto de la convivencia humana (tematizada por Kant en varios niveles) que debería jugar un papel clave en este proceso de transición. Este papel, acorde con la predilección de Kant por las formas de contacto propias de la comida, corresponde a menudo a la cultura culinaria.

Rebelión y melancolía. El romanticismo a contracorriente de la modernidad, de Michael Löwy y Robert Sayre

Trad. de Graciela Montes.
Buenos Aires, Nueva Visión, 2008, 256 págs.
 
La traducción al castellano de Révolte et mélancolie. Le romantisme à contre-courant de la modernité, de Michael Löwy y Robert Sayre –publicado por primera vez en 1992–, bajo el título Rebelión y melancolía. El romanticismo a contracorriente de la modernidad, da cuenta de la actualidad que revisten las tesis allí planteadas.
Los autores parten de la comprobación de que el romanticismo no ha sido adecuadamente entendido por la crítica (refieren, entre otros, a los trabajos de M. H. Abrams, René Wellek, Morse Peckham, Henry Remak, Jacques Droz, Irving Babbitt, John Bowle, Isaiah Berlin, Henri Peyre y A. J. George) para proponer, amparándose en las consideraciones de Karl Mannheim, Raymond Williams y, sobre todo, Georg Lukács –de quien rescatan su término de anticapitalismo romántico– y Lucien Goldmann –de quien toman su concepto de estructura mental colectiva o visión del mundo y sus ideas acerca de la novela–, que aquel “representa una crítica de la modernidad, es decir de la civilización capitalista moderna, en nombre de valores y de ideales del pasado (precapitalista, premoderno)” (28).
Esta definición los lleva a determinar que el romanticismo se inicia en el siglo XVIII, con el advenimiento del capitalismo (lo cual hace superflua la distinción entre prerromanticismo y romanticismo), y que no ha concluido aún. Por otro lado, les permite incluir tanto variantes retrógradas como revolucionarias dentro del movimiento: la crítica romántica de la modernidad capitalista se asocia a la experiencia de una pérdida, la cual, a su vez, provoca el sentimiento de la nostalgia, y esta bien puede tener que ver con una mirada puesta, de manera más o menos revolucionaria, en el porvenir.

Réflexions sur la crise: Éco-socialisme ou Barbarie, de Arno Münster

Paris, L’Harmattan, París, 2009, 112 págs.  

 
La crisis estructural del sistema capitalista ha sido abordada desde distintas perspectivas teóricas y, también, desde muy diversas posiciones ideológicas. Indudablemente, las numerosas obras, artículos o tesis que han analizado dicha cuestión son muestra de la importancia y del significado del momento histórico por el que estamos atravesando, por tanto, es impostergable la discusión teórica y política de las propuestas que nos ofrecen algunos pensadores contemporáneos.
Arno Münster, reconocido filósofo franco-alemán, nos ofrece una obra que tiene por objeto, según sus propias palabras, “no sólo subrayar la profundidad de la crisis, sus orígenes y sus efectos desastrosos sino, a su vez, esclarecer su noción y dimensión filosófica” (p. 13), de ahí que su propuesta no debe pasar desapercibida por parte de los interesados en la creación de proyectos alternativos, puesto que podríamos privarnos de la posibilidad de extraer algunas pistas y, sobre todo de “pólvora”, por así decirlo, que serían de utilidad para la lucha. Por otra parte, si bien el texto tiene como cuestión axial la crisis actual, las reflexiones del autor varían en función del aspecto tratado dando como resultado un conjunto de ensayos, por ello, retomaremos algunos aspectos que nos parecen importantes del libro.    

 

Un nuovo Marx. Filologia e interpretazione dopo la nuova edizione storico-critica (MEGA), de Roberto Fineschi

                (versione italiano)

Roma, Carocci, 239 págs.

Roberto Fineschi es conocido en Italia como experto en el pensamiento marxiano, tanto como para haber retraducido el Primer Libro de El capital, a la luz de la nueva edición de las Obras Completas de Marx y Engels (Marx Engels Gesamtausgabe, precisamente de MEGA) que se está llevando adelante en estos años en Alemania. Justamente a esta ciclópea obra de reconstrucción científica de las obras de Marx y Engels está dedicada la primera parte de este volumen, mientras la segunda lo está a El capital. La lectura del libro puede permitir al conocedor del pensamiento marxiano y engelsiano una mirada sobre el estado de los trabajos de publicación de las obras de Marx y Engels que por demasiado tiempo se han deseado. En efecto, Fineschi recuerda que la publicación de las obras completas de Marx y Engels fue combatida en Occidente por los Estados burgueses y por los intelectuales orgánicos a su aparato ideológico. Pero la misma suerte corrió en los países del así llamado “socialismo real” a causa del estalinismo. Desde este punto de vista es confirmada la tesis de Ernst Fischer, que no hace una sustancial distinción entre estalinismo y fascismo en sus relaciones con el pensamiento original de Marx y Engels. 
Distribuir contenido