Reseñas de libros

Colectiva feminista La Revuelta. Una bio-genealogía

 

Mónica Reynoso. Con la colaboración de Ruth Zurbriggen
Herramienta: Buenos Aires, 2011, 348 págs.
 
La obra versa sobre la historia del grupo feminista neuquino La Revuelta, uno de los colectivos argentinos fundamentales en la lucha por los derechos en general y los de las mujeres en particular, que acaba de cumplir diez años de actividad (colectiva porque feminizaron el sustantivo). A través de las páginas nos informamos acerca de los orígenes, formación y transformaciones del grupo en su activa vida que va de los años 2001 al 2011. Sin embargo, no solo comunica sobre las actividades y abordajes del grupo frente a los distintos modos de violación de los derechos de las humanas, sino que muestra cómo se pueden crear nuevos recursos pedagógicos para ser aplicados políticamente. Quienes lo lean, aunque no sean feministas, tendrán ejemplos para aplicar a su campo de interés formas de acompañamiento de las víctimas y modos de enseñanza novedosos.     

El pensamiento filosófico latinoamericano, del Caribe y “latino”(1300-2000) Historia, corrientes, temas, filósofos

Enrique Dussel, Eduardo Mendieta, Cármen Bohórquez (editores)
CREAF/Siglo XXI Editores, México, 2009, 1.111 páginas
 
“Esta obra fue proyectada, más que como libro, como el inicio de un movimiento filosófico continental. Es decir, los autores de las contribuciones tienen conciencia de que la tarea que han asumido es de tal envergadura que no pueden sino cumplirla parcialmente. Los trabajos a lo largo y ancho de toda la región latinoamericana sobrepasan a los especialistas de la historia o de temas expuestos en el orden nacional” (pág. 7). Con estas palabras, Enrique Dussel, uno de los tres editores de la obra, presenta al lector algunas de las características de la misma y también de las dificultades para organizarla. Antes que nada, el grandísimo arco temporal, cerca de siete siglos, y sobre todo la gran novedad de comenzar desde antes de la conquista hispánica del continente latinoamericano, o sea, antes que con los conquistadores desembarcase en América Latina la filosofía occidental. Y asumiendo con esto que la filosofía no es una exclusividad de la cultura europea, porque “todos los pueblos tienen ‘núcleos problemáticos’ que son universales y consisten en aquel conjunto de preguntas fundamentales (es decir, ontológicas) que el homo sapiens debió hacerse, llegado a su madurez especifica” (pág. 15) explica Dussel en la introducción de la sección destinada a la filosofía precolombina. Así, las treinta páginas dedicadas simplemente la descripción de aquella concepción del mundo precolombino, sirven para presentar la cornisa sobre la cual se trazará el desarrollo de la filosofía latinoamericana. De este modo, asimismo, los tres editores entienden que del pensamiento filosófico no participan solamente las poblaciones de origen y cultura europea, sino toda la población latinoamericana.
El otro aspecto de la obra es la intención de superar las divisiones nacionales, para presentar un cuadro general del desarrollo de la filosofía latinoamericana. La precedente y tradicional diferenciación en filosofías nacionales –por ejemplo la filosofía argentina, la brasileña, la colombiana, la mexicana, etcétera– es un resabio de la cultura europea, una forma de eurocentrismo. La filosofía latinoamericana se ha desarrollado en su mayor parte en español y portugués, es decir en las dos lenguas de la cultura latinoamericana, sin las divisiones, las caracterizaciones y los reduccionismos de la filosofía europea. Piénsese en las características casi irreductibles de la filosofía inglesa respecto de la continental, y más aún en las características de la filosofía francesa con respecto a la alemana; pues bien, las diferencias y las características de las varias filosofías nacionales latinoamericanas no están tan acentuadas como para hacer pensar en una filosofía argentina totalmente distinta de la mexicana o de la chilena, y lo mismo vale para las restantes. Quien pretenda a todo costo encontrar diferencias radicales, estará denunciando claramente su propia dependencia de las categorías de la cultura europea. La filosofía latinoamericana se encuentra en la condición histórica en que se encontraba la cultura europea antes del nacimiento de las naciones, cuando Descartes estudiaba y se formaba con textos del español Suárez, o el alemán Leibnitz escribía en francés y viajaba a Holanda para encontrar al judío holandés Spinoza o mantenía correspondencia con filósofos sicilianos. La lengua de la comunicación era el latín, así como hoy los filósofos latinoamericanos se comunican en español. La América Latina tiene la condición originaria de ser un continente cultural, algo que Europa está comenzando a ser en las dos últimas décadas.

Los desafíos de la transición. Socialismo desde abajo y poder popular, Aldo Casas

Herramienta ediciones/ Editorial El Colectivo (Buenos Aires, 2011)

Partiendo de una afirmación de Iván Mézsáros (“en su despliegue, el capital amenaza las posibilidades de supervivencia de la humanidad”), Aldo Casas sostiene en este segundo libro de la Colección Cascotazos (iniciativa conjunta de ambas editoriales), que nos encontramos ante una crisis que no es una más de las tantas que tuvo el capitalismo a lo largo de su historia. Esta “crisis sistémica”, por el contrario, afecta todos los niveles del orden del capital y, por primera vez, se produce a una escala efectivamente planetaria. Así, la crisis es simultáneamente económica, ecológica-ambiental y civilizatoria.
Ante esta situación, Casas sostiene que se hace necesario librar una batalla no sólo contra el capital, sino también contra las “ortodoxias anacrónicas” y el “conformismo posmoderno”. De allí que, desde la nueva izquierda desde la cual escribe el autor –“independizada de los moldes partidocráticos”– sea fundamental atreverse a desarrollar un pensamiento crítico, que ayude a construir, a fabricar nuevas respuestas ante los nuevos interrogantes planteados para las izquierdas, tanto en el país como en Nuestra América y el mundo. Pensamiento que sea capaz de dar continuidad al audaz e inconcluso proyecto crítico iniciado por Karl Marx (de allí que Casas reivindique un marxismo situado, libertario y abierto), situándose junto y no por fuera y por arriba de las experiencias del movimiento real que vienen pugnando por revolucionar la sociedad (“no puede haber procesos de liberación y emancipación sin la construcción de relaciones sociales que en sí mismas los contengan y debemos ayudar a la forja de instrumentos intelectuales para una práctica que contribuya a que este tipo de nuevas relaciones emerja o se desarrolle”).
Como podemos apreciar, el libro de Casas se sitúa lejos, muy lejos del ridículo lugar de quienes “se creen dueños de la verdad porque son capaces de citar El capital”. Libro, por otra parte, que el autor conoce muy bien.

Origen de la dialéctica negativa: Theodor W. Adorno, Walter Benjamin y el Instituto de Frankfurt. Susan Buck-Morss

Traducción de Nora Rabotnikof Maskivker. Revisión de Mariano López Seoane.
Eterna Cadencia: Buenos Aires, 2011, 480 páginas.
 
Eterna Cadencia ha reeditado la traducción castellana del primer libro de Susan Buck-Morss, publicado originalmente en inglés en 1977. En este libro la autora, que hacía poco había colaborado con Rolf Tiedemann en la edición de las obras completas de Adorno, se propone –en velada polémica con las tesis presentadas por Martin Jay en La imaginación dialéctica (1974)– demostrar “la originalidad del proyecto filosófico de Adorno, en comparación con otros exponentes del marxismo occidental” y exhibir “la conexión histórica del proyecto con la teoría de Walter Benjamin” a fin de plantear “la discusión sobre la contribución de Adorno dentro de una correcta comprensión de lo que pretendió realizar” (pág. 19).

Bolivia. Conflicto y Cambio social (1985-2009). Juan Luis Hernández, Marisa Gabriela Armida y Augusto Alberto Bartolini (Coordinadores)

 Editorial Newen Mapu, Buenos Aires, 2010, 224 páginas.

El libro que presentan Hernández, Armida y Bartolini, es una compilación de diez artículos escritos por diferentes investigadores -historiadores y antropólogos- con miradas diversas acerca de algunas problemáticas que nos presenta la historia reciente del país hermano. Los coordinadores, docentes e investigadores de universidades nacionales, dirigen asiduamente simposios y mesas sobre la temática en las Jornadas Interescuelas de Historia y en las Jornadas Internacionales de Problemas Latinoamericanos -destacados espacios de debate de las investigaciones en curso-. La obra está articulada en torno a tres ejes problemáticos: las grandes movilizaciones desde el 2000 al 2005; el análisis de la conflictividad social que acompañó el ascenso del MAS y finalmente, la discusión acerca del carácter de algunas políticas del gobierno de Evo Morales. 

Agrietar el Capitalismo. El hacer contra el trabajo de John Holloway

Ediciones Herramienta Buenos Aires 2011-06-27
 
El libro de la dignidad y de la lucha.  Una explicación a la indignación de los indignados
 
Ediciones Herramienta, ha editado el nuevo libro de John Holloway titulado Agrietar el Capitalismo. El hacer contra el trabajo, (Crack capitalism, título original en inglés) que, según el propio autor, es como el “hijo”, o el segundo tomo (o la continuación) del que editáramos en el 2002, Cambiar el mundo sin tomar el poder. Ambos abordan las preguntas ¿cómo cambiar el mundo?¿Cómo evitar este camino hacia el precipicio a que nos lleva el capitalismo?

El título en español es una combinación de agitación política con reflexión teórica. Agrietar el Capitalismo es un imperativo político. Nos dice que nosotros somos el sujeto que con nuestras luchas ponemos en jaque al capitalismo, y la reflexión teórica El hacer contra el trabajo nos dice que además de focalizar las grandes movilizaciones que estamos viendo en Europa, África, etc. hay otro impulso olvidado en el antagonismo entre el trabajo abstracto, (trabajo asalariado), el comúnmente llamado trabajo y el hacer que el otra manera de producir que la impuesta por el dinero o sea la libre y social determinación de los hombres sobre el qué, el por qué, y el cómo producir lo que realmente necesita la humanidad para su supervivencia libre y armónica con la naturaleza. 

De la Plaza de Mayo a la Puerta del Sol

Reseña de John Holloway: Agrietar el capitalismo. El hacer contra el trabajo
Buenos Aires,  Ediciones Herramienta, 2011.
 
A la hora de dar la bienvenida a la publicación en español del nuevo libro de John Holloway, Agrietar el capitalismo. El hacer contra el trabajo, es inevitable recordar la de Cambiar el mundo sin tomar el poder, ambos impresos en Buenos Aires por Ediciones Herramienta, y el enorme impacto político que tuvo entre nosotros. Sabemos que pasaron diez años desde aquellos días y que más de diez se pasaron a las filas del orden. Sabemos que nada garantiza, entonces, que este nuevo libro de John vuelva a tener entre nosotros aquel impacto. ¡Ojala así sea! Pero el hilo rojo que une ambos libros esquiva las coyunturas: ya sea ayer en la Plaza de Mayo u hoy en la Puerta del Sol, John puede dialogar con quienes luchan contra el capitalismo en la lengua viva de la revolución.
Me disculparán la insistencia, pero recuerdo también los debates suscitados hace una década por Cambiar el mundo sin tomar el poder. Intervine en aquellos debates, discutiendo incluso algunas de las ideas centrales que John proponía, pero después, poco a poco, comencé a cansarme. Había demasiados que ni siquiera estaban dispuestos a preguntarse por el significado de la revolución hoy. La pregunta les parecía dudosa porque estaban seguros de contar de antemano con la respuesta. La respuesta, en cambio, no les parecía dudosa, aunque apestara a humedad y sangre seca. Había demasiados que, antes de caminar preguntando, preferían quedarse parados en sus respuestas. O, para valernos de una vieja metáfora del propio John, había demasiados que, como el viejo arqueólogo del film Indiana Jones, se mezclaban entre la gente reunida en Plaza de Mayo preguntando: “¿habla usted alguna lengua muerta?”

Subalternidad, antagonismo y autonomía, de Massimo Modonesi

 

UBA-Prometeo-CLACSO, Buenos Aires, 2010, 186 páginas
 
Entre filias y fobias: las experiencias de subjetivación entre subalternidad, antagonismo y autonomía
  
Escritura individual pero inmersa en los debates colectivos forjados al calor de las luchas contra el neoliberalismo de las últimas décadas. Gramsci, Negri, Socialismo o Barbarie, Modonesi; militantes unidos por un hilo rojo: la escritura con una voluntad política con respecto a la época que viven.
Desde esta perspectiva militante, Modonesi aborda el problema de los procesos de subjetivación política en las experiencias de dominación, conflicto y emancipación. Para pensarlas se valdrá de los conceptos de –correlativamente– subalternidad (a partir de Gramsci y a la Escuela de Estudios Subalternos); antagonismo (con el obrerismo italiano, sobre todo con Antonio Negri) y autonomía (abrevando en el grupo Socialismo o Barbarie y la experiencias autogestionarias en Francia). 

Workplace conflict. Mobilization and solidarity in Argentina, de Maurizio Atzeni

Palgrave Mcmillan, Londres, 2010, 170 páginas.
 
Este estudio es teórico y empírico a la vez. Primero realiza una discusión con las perspectivas teóricas sobre las luchas de los trabajadores. Luego esta discusión se sostiene con un estudio de casos de conflictos fabriles en la industria automotriz argentina, concretamente en dos plantas ubicadas en el cordón industrial de la ciudad de Córdoba en los años 1990 (ahora Renault y Fiat). Los estudios empíricos extienden el argumento conceptual que afirma la capacidad colectiva de los trabajadores de protestar, movilizarse, organizarse. Diferenciándose de otras teorías, esta capacidad se explica por la inserción social colectiva de los trabajadores en el proceso de la cooperación capitalista antes que por la organización política o las ideologías de “injusticia” que movilizan las dirigencias. “En su conjunto, el enfoque adoptado en este libro rehabilita una visión de la acción colectiva como una expresión de las bases, estructuralmente determinada, del poder de los trabajadores. Mientras que la importancia de los dirigentes, los partidos políticos y organizaciones obreras establecidas en construir y fortalecer la acción obrera son fundamentales para contrapesar la tendencia del capital a crear divisiones entre los trabajadores, las repetidas explosiones espontáneas de la resistencia obrera son testimonio de su poder de auto-organización.” (p. 12). Aunque esta frase reconoce tanto la organización como la espontaneidad, la perspectiva marxista se ancla en la naturaleza del proceso de trabajo “el punto de vista de la auto-organización de los trabajadores que va más allá de los sindicatos como instituciones” (p. 14). El énfasis en la auto-organización ubica a esta investigación en una fuerte tradición marxista en el movimiento obrero que se opone a la centralidad de las dirigencias y las organizaciones burocráticas de los partidos y sindicatos. Esta línea interpretativa es coherente con un relato del papel de la “burocratización sindical” en la historia laboral argentina (1943-2008) que se esboza en el capítulo 3. En este capítulo el autor muestra como en la historia se encuentran los episodios de movilizaciones espontáneas basadas en la auto-actividad de los trabajadores, en conflicto con las dirigencias burocráticas.

Marxismo tardío. Adorno y la persistencia de la dialéctica, de Fredric Jameson

FCE: Buenos Aires, 2010, 380 páginas 

Aunque llegue con algo de retraso, la traducción al castellano del único libro que el marxista estadounidense le dedicó íntegramente a la obra del filósofo frankfurtiano es un acontecimiento importante. No sólo porque la bibliografía sobre Adorno en español es escasa (y la literatura secundaria es imprescindible para abordar su obra), sino porque propone una lectura inteligente, actualizadora y polémica de sus aportes. No se trata, por lo tanto, de una mera exégesis, sino de una intervención en el campo de la teoría marxista.
Marxismo tardío es la continuación de una búsqueda constante en las reflexiones de Jameson de los años ochenta: la de un marxismo que sea viable para la etapa del capitalismo tardío, es decir, para el capitalismo postmoderno. Son conocidos los debates suscitados por su indispensable ensayo “Postmodernismo, o la lógica cultural del capitalismo tardío”, de 1984. Jameson intentaba allí  demostrar que el postmodernismo no era simplemente un estilo de moda al que se pudiera denostar en términos morales, sino una dominante cultural derivada de las nuevas condiciones económicas de producción. La cultura postmoderna global era vista como la expresión interna y superestructural de un nuevo momento de dominación militar y económica de los Estados Unidos en todo el mundo. Esta nueva etapa, que denominaba, siguiendo a Mandel, “capitalismo tardío”, o “multinacional”, o “de consumo”, se erigía como la forma más pura de capital que haya surgido, una prodigiosa expansión del capital hacia zonas que no habían sido previamente convertidas en mercancías. 
Distribuir contenido