Globalización - Internacional

Informalidad política, globalización y resistencia social

Autor(es)

Entrevista a Elmar Altvater

Karina Moreno: ¿Son compatibles mercado y democracia?

Elmar Altvater: Este es una gran tema. Por un lado, los neoliberales dirán que sin mercado no hay democracia y que el proceso democrático funciona homólogamente con el del mercado, ya que siempre estamos frente a consumidores de mercancías o de ofertas políticas.

El concepto de crisis a comienzos del siglo XXI. Pensar la decadencia

1. El concepto

 

El concepto de crisis es extremadamente ambiguo: ha tenido múltiples usos, muchas veces contradictorios. A lo largo del siglo XX ha gozado de períodos de enorme popularidad en contraste con otros donde su existencia futura, como fenómeno social de amplitud y duración significativas, era casi descartada. Así ocurrió hacia finales de la era keynesiana, en los lejanos años de la década de 1960 y aún muy al comienzo de la de 1970.

Antiglobalización y socialismo

IV

Durante los últimos decenios hubo movimientos repentinos de vastas sumas de dinero que desencadenaron una serie de grandes crisis sobre la estabilidad económica y política. La inestabilidad de la moneda, las especulaciones con divisas y la fuga de capitales han sido descritas como nuevas formas de crisis de políticas exteriores al país que las sufre (Holloway, 2003).

El "nuevo" imperialismo. Sobre reajustes espacio-temporales y acumulación mediante desposesión – Parte II*

Autor(es)

Acumulación mediante desposesión

En La acumulación de capital, Luxemburgo centra su atención en los aspectos duales de la acumulación capitalista:

De un lado, tiene lugar en los sitios de producción de la plusvalía -en la fábrica, en la mina, en el fundo agrícola- y en el mercado de mercancías. Considerada así, la acumulación es simplemente un proceso económico, cuya fase más importante se realiza entre los capitalistas y los trabajadores asalariados […]. Paz, propiedad e igualdad reinan aquí como formas, y era menester la dialéctica afilada de un análisis científico para descubrir cómo, en la acumulación, el derecho de propiedad se convierte en apropiación de propiedad ajena, el cambio de mercancías en explotación, la igualdad en dominio de clase.

Antiglobalización y socialismo* (primera parte)

I

La globalización es un concepto muy esponjoso, poco preciso o diluido. Usado como un mote pegadizo y de propósitos múltiples estaría demostrando que la critica de la ideología se ha convertido a su vez en una ideología. En un principio, la crítica de la ideología intentaba revelar la necesaria perversión de prácticas sociales humanas en su forma capitalista real. Parecería ahora que es una teoría "realista" sobre la verdadera índole de la relación entre el Estado y la economía. El debate sobre la globalización se basa en la aparente dicotomía entre el Estado y el mercado y la globalización se toma, ya sea como el Estado contra el mercado o como el mercado contra el Estado. La circunstancia de que el capitalismo haya sido global desde sus inicios y de que el mercado mundial y el Estado nacional hayan siempre estado juntos desde que comenzó el capitalismo, es algo que se olvida tranquilamente o se acepta como una advertencia útil de que el capitalismo es un sistema dinámico de periódicos e irresistibles cambios, donde el orden es la condición fundamental del progreso.

¿El capitalismo es insuperable? Crítica a la tesis del fin de la historia en la versión de Hayek-Popper

 A la memoria de Marcelo Claros

Revolución, irracionalidad y fin de la historia: habría que agregar contra-natura social y tendríamos completa la cuarteta sintetizando los conceptos centrales de la defensa del fin de la historia por parte de los maestros mayores del neoliberalismo: Friedrich Hayek, en el plano teórico-económico, y Karl Popper, su mentor epistemológico. Ambos afirmaron reiteradamente que "el capitalismo es insuperable", es decir, que es imposible que haya algo mejor después del capitalismo. La gran pregunta es ¿por que? Ambos propusieron respuestas largamente fundadas en sus posturas acerca de la sociedad, el mercado, la racionalidad, así como el ser humano, la historia, y el bien.

Imperialismo, movimientos sociales y ciencia crítica latinoamericana

Autor(es)

En esta entrevista el sociólogo argentino expone sus posiciones acerca de la actual etapa del capitalismo, las polémicas actuales sobre el poder y el Estado y movimientos sociales latinoamericanos, como el zapatismo, el MST brasileño y los piqueteros argentinos.

Karina Moreno: Presenciamos una reestructuración regresiva del sistema capitalista. En este contexto y desde América Latina, ¿qué nuevos elementos observas en la fase imperialista actual?

Atilio Boron: América Latina experimenta todos los rigores de la nueva fase del imperialismo. Este aparece ahora con ciertos rasgos novedosos, y no puede ser adecuadamente comprendido como si fuera lo mismo que antes y como si nada hubiera ocurrido desde los clásicos debates de comienzos del siglo xx. De lo cual brotan dos conclusiones.

El ocaso del tiempo nacional como forma del capital. Algunas notas teóricas

I

La globalización pareciera haber traído consigo la hora de muerte del tiempo concebido como algo perteneciente a la nación y, con ello, la crisis de uno de los fundamentos centrales de la noción de soberanía y el Estado nacional. Si el tiempo y las acciones del Estado nacional están cada vez más determinados inmediatamente por los movimientos del capital global, entonces el principio político de la soberanía que hace al Estado nación inevitablemente se corre hacia los márgenes.

El "nuevo" imperialismo. Sobre reajustes espacio-temporales y acumulación mediante desposesión

Autor(es)

La dilatada supervivencia del capitalismo, a pesar de las múltiples crisis y reorganizaciones acompañadas siempre de agoreras predicciones sobre su inminente extinción -tanto por parte de la izquierda como de la derecha-, es un misterio que requiere ser estudiado. Lefebvre creyó haber encontrado la clave cuando pronunció su celebre frase de que el capitalismo sobrevive mediante la creación de espacio, aunque no acertó a explicar de qué forma se llevaría esto a cabo. Tanto Lenin como Luxemburgo, por motivos bastante distintos y utilizando argumentos también diversos, consideraron que el imperialismo -una determinada forma de producción de espacio- era el quid de la cuestión, aunque ambos argumentaron que dicha solución sería finita, dadas sus propias contradicciones.

Los nuevos rostros del imperialismo

Autor(es)

Entrevistado por Araceli Varela Sánchez y Marcos Mariño Beiras

David Harvey es uno de los más conocidos intelectuales de la izquierda norteamericana, y un geógrafo y urbanista de prestigio mundial. Autor de varios trabajos ya clásicos sobre urbanismo y la dinámica espacial del capitalismo, tiene además contribuciones importantes a la teoría económica, y ha escrito una obra de referencia en el campo de la crítica cultural: La condición de la postmodernidad, considerada por el London Independent como uno de los cincuenta libros de no-ficción más importantes publicados desde 1945. A principios de este año, estuvo en Zürich participando en la conferencia El otro Davos, organizada por Attac Suiza como contrapunto altermundialista al encuentro del Foro Económico Mundial. Allí tuvo lugar esta entrevista.

Distribuir contenido