Europa

Robo organizado contra Grecia

El FMI y los gobiernos de la UE quieren que Grecia sirva “de lección” europea

 
El “plan de rescate” adoptado por la Unión Europea (UE) y el FMI pretende poner durante tres años a Grecia al abrigo de la especulación de los mercados financieros e impedir su “quiebra”. Pero el yugo “euro-FMI” impide los debates y medidas democráticas que hay que imponer en Grecia y en toda Europa: apertura de los libros de cuentas (de los Estados, de los bancos, de las empresas) y balance del fracaso de la UE neoliberal que atestigua el recurso al FMI.
Georges Panpandreu ha aceptado un plan de austeridad sin precedentes: en contrapartida a una ayuda de 100 mil millones de euros en tres años, el Estado se compromete a realizar 30 mil millones de euros de economía. ¡Los beneficios y mercados financieros ni se tocan mientras que los servicios públicos y los asalariados deben pagar los platos rotos!

El “metafísico” y el “filósofo de sociedad”: Leopardi y Gramsci frente a la modernidad.

Premisa

La relación posible entre Antonio Gramsci y Giacomo Leopardi, el más grande poeta y pensador italiano del siglo XIX, se torna dificultosa por las numerosas interpretaciones que se han sedimentado sobre la obra de los dos pensadores (recuerdo que Leopardi después de Dante Alighieri es el literato italiano sobre el que más se ha escrito). Además, la relación ha sido bastante tratada, si se observa la presencia de Leopardo en Gramsci: me refiero al óptimo análisis realizado por Sebastiano Timpanaro.[1] También a la luz de ese análisis se reconoce lo poco eficaz de la comparación sobre el uso y la interpretación que Gramsci hizo de Leopardi, si no es con el fin de buscar algún aspecto del desarrollo del pensamiento gramsciano. Son posibles otras líneas de comparación, como bien evidencian algunos escritos y, en particular, aquellos surgidos del Encuentro de Recanati (Italia) de 1988: se pueden relacionar las metodologías de pensamiento y escritura, con un acercamiento entre el Zibaldone y los Cuadernos de la cárcel, y se puede advertir el espacio ocupado por la metáfora en ambas escrituras[2]

Convocatoria de intelectuales italianos: llamamiento a todos los demócratas antifascistas y antirracistas.

Europa e Italia han tornado quizá, en diversos tiempos y modos, a los síntomas de la crisis cultural y política que en la entreguerras del siglo veinte engendró el fascismo y el nazismo. Italia, nuevamente, se encamina a la cabeza por la vía de un racismo que, en el siglo pasado, ha afligido a Europa.

Cada uno de nosotros cultiva sus propias ideas de sociedad y de convivencia civil, algunos con elecciones maduradas o experimentadas, pero todos entendemos que no es posible una confrontación entre idearios y tradiciones político-culturales diversas y aun opuestas en la irrenunciable liza democrática, si los movimientos sociales y políticos democráticos no encuentran un común denominador antirracista; no una tregua que suspenda sus divergencias polémicas y hasta enfrentamientos, sino una común y pacífica rebelión contra la propagación de un nuevo racismo, que en Europa es una creciente amenaza y en Italia es, desgraciadamente, una fuerza de gobierno. 

Grecia diciembre 2008: crisis, rebelión y esperanza

Autor(es)

 Feliz Crisis y un Próspero Miedo Nuevo
Escrito en las paredes de Atenas en diciembre del 2008
  
Debido a la intervención anglo-americana, la liberación de los griegos de la ocupación nazi no condujo a un período de paz, estabilidad social y desarrollo económico. A diferencia de otros países europeos, el final de la Segunda Guerra Mundial constituyó para Grecia un nuevo período de crisis, conflictos y el primer paso que condujo al estallido de la guerra civil de 1946-1949. La política de Churchill, sumada a las provocaciones de la derecha griega, condujo al conflicto armado de diciembre de 1944, el llamado “Dekembriana” (los acontecimientos de Diciembre). El 3 de Diciembre de 1944, la policía griega abrió fuego sobre una demostración masiva organizada por el movimiento de izquierda, matando a más de 28 personas e hiriendo a otras 48. Los manifestantes de izquierda atacaron varias estaciones de policía para conseguir armas y municiones. Se desató una lucha que duraría un mes entre el ejército griego y el inglés, por un lado, y los integrantes del partido comunista, por el otro. El movimiento de izquierda fue derrotado finalmente el 12 de febrero de 1945 y se firmó un tratado (Varkiza) entre el partido gobernante de derechas y el Frente de Liberación Nacional/Frente Nacional de Liberación Popular (EAM/ELAS). El acuerdo Varkiza estableció el desarme de los luchadores izquierdistas y señaló un período de violencia incontrolable en contra de la población civil y los movimientos de la izquierda griega.

A 75 años de la instauración de la Segunda República Española. Entrevista a Wilebaldo Solano

"Con la República se rompía con una tradición histórica, se rompía con los restos del imperio que representaba la monarquía española. Eso es lo que la gente saludaba. ¡La gente estaba tan feliz!".

Éste es el primer recuerdo que destila Wilebaldo Solano de tales acontecimientos. Por aquella época, con tan sólo quince años, Wilebaldo comenzaba a vivir, esperanzado, la revolución en ciernes que estaba protagonizando la sociedad ibérica.

La Guerra Civil Española, por Marcelo Claros y Eduardo Gómez

[Edición y puesta en estilo del programa de radio El Diletante, emitido el 14 de agosto de 2003. Preparado para Herramienta por Susana Zadu. Desgrabación de Jorge Pierri. Por razones de espacio no podemos presentar en su totalidad la versión de audio. Publicamos aquí el primero de los dos programas dedicados al tema. (NdE)]

El diletante. La antigüedad y la actualidad, la vida y la muerte, la riqueza y la pobreza, lo público y lo íntimo, la poesía y el mal humor, el diletante palpita todo lo humano y lo divino...

Teoría y praxis. La experiencia del obrerismo italiano

A Bernardo Bader, amigo entrañable

"Decisiva fue, entonces, la percepción de una posibilidad: la de concebir el trabajo asalariado como el episodio de una biografía, en lugar que una como cadena perpetua."

Paolo Virno

"Alguien era comunista porque estaba tan fascinado con los obreros que quería ser uno de ellos. Alguien era comunista porque estaba harto de ser obrero."

Giorgio Gaber

Portugal, treinta años después del 25 de abril. La Revolución, cuando menos se la espera

¿Fue la "Revolución de los claveles" un mero intento de modelar la sociedad de acuerdo a "utopías irresponsables"? Por pensar así, por pensar que sí, la derecha continúa todavía hoy mostrándose incapaz de entender lo que pasó. La vieja derecha miraba hacia las universidades prerrevolucionarias y sólo veía en ellas una horda de barbudos, socavando la paz social con el Manifiesto comunista debajo del brazo. En los sillones del poder están hoy muchos de los antiguos imberbes y barbudos, que adaptaron esa versión a sus pequeños cultos de personalidad y a sus narcisistas biografías oficiales: en aquellos verdes años -se vanaglorian ahora- fueron ellos quienes derrumbaron a la dictadura, porque tenían una amplia y generosa visión del futuro. Quien alguna vez arengó a una RGA[1], piensa que eso lo autoriza para dar lecciones a todos los movimientos sociales de hoy, con el argumento de autoridad de haber "hecho" una revolución.

Cómo cae un régimen y se construye uno nuevo: Hungría, octubre de 1989.

Han pasado diez años desde aquel octubre de 1989, annus mirabilis, el año de la caída del comunismo en algunos países de Europa Oriental. En esos días, me encontraba en Budapest, donde ya había permanecido dos años entre 1984 y 1986, época en que me tocó asistir a las convulsiones, también tan dolorosas, de un parto que prometía dar a luz algo bello, en lugar de lo cual surgió un aborto. En aquellos dos años anteriores, transcurridos en un país del llamado “socialismo real”, me había hecho la ilusión de que el sistema comunista fuera reformable; en cambio, el octubre de 1989 me demostró que esta era sólo una ilusión mía.

La guerra de Kosovo.

Colaboración para el Encuentro de Revistas de San Paulo, aporte de la redacción de la revista Herramienta, Buenos Aires, Argentina. Octubre de 1999
La guerra terminó; el conflicto es interminable
(I)

 

Yugoslavia: la desintegración permanente

 
En 1990, cuando Yugoslavia aún era un Estado unificado, en la revista Foreign Affairs se hizo el siguiente vaticinio: en el siglo XXI, en el continente europeo habrá sólo siete países, uno llamado Europa, desde el Atlántico hasta los Urales, y las seis repúblicas yugoslavas. La irónica predicción, que aludía a las luchas internas a las que ya se libraban los gobernantes de Yugoslavia, se quedó corta. Además de las cuatro repúblicas que ya abandonaron la frágil federación yugoslava (Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina y Macedonia), es dudoso el futuro de la precaria unión que mantienen las otras dos (Serbia y Montenegro), pero además, la provincia autónoma de Kosovo se dirige a una autonomía que, en todo caso, no mantendrá con Serbia más que un vínculo formal. Y aún es un misterio qué ocurrirá en la otra provincia autónoma dependiente de Serbia, Voivodina, con una importante minoría húngara. El hecho ominoso de que la oposición a Milosevic, que actúa con entera libertad en Serbia y Montenegro, haya sufrido los primeros actos de represión justamente en Voivodina, puede ser el síntoma de que allí se prepara un nuevo capítulo de las luchas étnicas.
Distribuir contenido