Economía

La economía mundial entra en recesión: un diagnóstico.

Autor(es)

 

La economía mundial está cayendo en una recesión que probablemente sea seria. Esto se debe, en términos generales, a que no pudo superar durante los noventa el largo descenso que la ha afectado desde el comienzo de los setenta. El exceso de capacidad y sobreproducción en el sector industrial internacional ha sido responsable de la reducida rentabilidad, y a su vez, el largo estancamiento aún no ha podido ser superado; como resultado, las bases para una rápida acumulación del capital siguen debilitadas. Dentro del contexto más amplio de un crecimiento aminorado continuamente en el curso de los noventa a escala internacional, la economía estadounidense logró una expansión poderosa y sirvió como el motor principal del crecimiento económico internacional. Pero las dos fuerzas principales que empujaron la expansión americana se agotaron y no hay nada a la vista para reemplazarlas.

Una recesión global entre guerras y rebeliones.

Autor(es)

El encuentro anual del Foro Económico Mundial que en febrero último reunió en Nueva York a 3.000 ejecutivos, banqueros y multimillonarios ilustró el cambio de clima que predomina entre la elite de la clase dominante. El triunfalismo neoliberal que caracterizaba a estas cumbres ha quedado reemplazado por un sentimiento de vulnerabilidad, incertidumbre y malestar. En lugar de elogiar las privatizaciones, los dueños de las corporaciones discuten ahora el aumento de las desigualdades sociales, y en vez de congratularse por la desregulación del comercio, proponen “no dejar todo librado al mercado”.

Intervención en el Foro Social Mundial de Porto Alegre, febrero de 2002

Las relaciones de propiedad y las relaciones sociales de producción en la lucha por el socialismo

Compañeros, compañeras, es con mucha emoción que hago uso de la palabra en este gran auditorio. Es con mucha emoción que llego aquí como invitado de Vía Campesina y del MST, en el contexto de durísimos combates por la tierra cuyos objetivos entiendo y comparto totalmente. Antes de entrar en el tema, voy a dedicar mi intervención a los estudiantes de la Plaza de Tiananmen. Ellos fueron y son nuestros hermanos y hermanas y no podemos conversar sobre el socialismo con la participación en esta mesa de un representante de la China, sin hacerlo recordando que no puede haber socialismo sin respeto absoluto a las libertades de expresión política y de organización.

La guerra y la crisis económica contemporánea

Autor(es)

La mayor parte de la discusión sobre la guerra, iniciada después de los ataques del 11 de septiembre al World Trade Center y al Pentágono, se concentra en los aspectos geopolíticos y estratégicos del imperio estadounidense, en la profundización de la estrategia contra toda y cualquier oposición, identificando al terrorismo y al tráfico de drogas, y sobre los aspectos políticos y éticos de la guerra.

La economía política global de la guerra

Autor(es)

Quedé horrorizado por los ataques al World Trade Center y al Pentágono. Fue un crimen contra la humanidad, y espero que quienes sean encontrados responsables y no hayan muerto en los ataques sean enjuiciados por un tribunal internacional apropiado. Y puedo comprender por qué tantos en los Estados Unidos interpretan los ataques como un ataque a ellos mismos. Después de todo, el WTC era una importante atracción turística de Nueva York, y de haber estado en la ciudad como turistas o visitando amigos el 11 de septiembre, podrían también haber muerto.

Los objetivos socialistas en la protesta global.

Autor(es)

 Las manifestaciones de protesta global de los últimos años colocan un freno a los atropellos del neoliberalismo, socavan el triunfalismo de la derecha y favorecen la reversión de las relaciones de fuerza favorables al capital. Los movimientos antiglobalistas promueven valores emancipatorios y revitalizan la solidaridad internacionalista entre los pueblos oprimidos.Las organizaciones que impulsan estas acciones alientan la aplicación de la tasa Tobin, que es un impuesto progresivo aunque muy insuficiente a las transacciones financieras. La conquista de este gravamen a través de la movilización fortalecería la resistencia popular, pero su instauración a través de las instituciones vigentes y como una simple medida regulatoria del movimiento de capitales, no beneficiaría a los trabajadores. Hay que orientar la lucha por este impuesto hacia una redistribución de ingresos en favor de los oprimidos y no como una sanción a los especuladores que premie a los empresarios. Cómo el gravamen sólo puede instrumentarse en los grandes centros financieros, la campaña por su aplicación en los países periféricos tiene menos relevancia que la batalla por la anulación de la deuda externa.

El sistema mundial y América Latina: notas para el siglo XXI.

Introducción
 
Después de haber sido relegado en los últimos veinte años a una dimensión marginal en el pensamiento económico, social y político, el tema del desarrollo vuelve a adquirir fuerza en América Latina.
El ingreso de la economía mundial, desde mediados de los años noventa, en la fase A de un nuevo Kondratiev[1], lo coloca otra vez en el orden del día. En el nuevo período de crecimiento largo que se hace presente, surgen y se insinúan nuevas formas de articulación del sistema mundial y nuevos patrones de dominación y de dependencia. La dependencia y el latinoamericanismo vuelven a enfrentarse por los nuevos modelos de desarrollo.

La larga, larga crisis de la economía argentina.

            La convulsiva situación de las finanzas argentinas en los últimos meses puso de manifiesto las dudas del capital financiero sobre la posibilidad de que el país retomara la senda de crecimiento de su Producto Interno Bruto. Los usureros internacionales no están solos en esa percepción, que los argentinos sufren en carne propia, después de una prolongada recesión de tres años.

Ciclos económicos en la Argentina de los noventa.

 

En un trabajo publicado en el Suplemento de Página 12 de Universidad de las Madres de Plaza de Mayo –y reproducido en el último número de Debate Marxista–, analizamos las características del modo de acumulación de la Argentina que se instaló a partir de los noventa. Sosteníamos allí que, por sobre las diferencias tácticas, existe una unidad fundamental en la clase dominante acerca de profundizar la orientación económica que se llevó bajo el menemismo. Más en general, afirmamos que esa estrategia enlaza con un modo de acumulación que se ha ido imponiendo a nivel mundial, cuya persistencia se puede advertir en la dirección que tomaron las resoluciones de las diversas crisis en los últimos años.

Wall Street, el capital financiero y sus efectos devastadores.

Autor(es)

 Poco después de escrito este artículo, el 18 de febrero de 2.000 la Bolsa de New York perdió otros dos puntos, de manera que en siete semanas sufrió una baja de once puntos. ¿Esta baja anuncia un cambio en las previsiones de los inversores preparatorio de una fuerte venta de títulos? ¿Semejante cambio puede precipitar un crack a causa simplemente del comportamiento temeroso de inversores habituados durante mucho tiempo a embolsar plusvalores bursátiles en un mercado financiero sin riesgos, como sugiere André Orléan[2]?. Lo seguro en todo caso es que esto hace a Wall Street extremadamente sensible a cualquier choque político o económico de importancia. Los dirigentes estadounidenses, y en primer lugar el presidente de la Reserva Federal (FED), no ocultan su inquietud. La razón es que la supuesta “nueva economía” tiene bases muy poco sanas, parasitarias.
Distribuir contenido