Economía

Pasado y presente del reformismo

Autor(es)

La lucha por reformas sociales ocupa el centro de la acción política de los movimientos populares en la mayor parte del mundo. La demanda de mejoras, la búsqueda de conquistas y la defensa de logros obtenidos en el pasado conforman la agenda inmediata de las organizaciones que actúan en el campo de los oprimidos.

¿El capitalismo es insuperable? Crítica a la tesis del fin de la historia en la versión de Hayek-Popper

 A la memoria de Marcelo Claros

Revolución, irracionalidad y fin de la historia: habría que agregar contra-natura social y tendríamos completa la cuarteta sintetizando los conceptos centrales de la defensa del fin de la historia por parte de los maestros mayores del neoliberalismo: Friedrich Hayek, en el plano teórico-económico, y Karl Popper, su mentor epistemológico. Ambos afirmaron reiteradamente que "el capitalismo es insuperable", es decir, que es imposible que haya algo mejor después del capitalismo. La gran pregunta es ¿por que? Ambos propusieron respuestas largamente fundadas en sus posturas acerca de la sociedad, el mercado, la racionalidad, así como el ser humano, la historia, y el bien.

Renegociación de la deuda externa. Un éxito demasiado caro

El presidente Kirchner y el ministro de Economìa Lavagna tuvieron su momento de gloria el jueves 3 de marzo, cuando anunciaron que la oferta de renegociación de la deuda externa argentina había alcanzado una aceptación del 76,07% del monto total, que fueron refinanciados por bonos a plazos de entre 30 y 42 años.

El ocaso del tiempo nacional como forma del capital. Algunas notas teóricas

I

La globalización pareciera haber traído consigo la hora de muerte del tiempo concebido como algo perteneciente a la nación y, con ello, la crisis de uno de los fundamentos centrales de la noción de soberanía y el Estado nacional. Si el tiempo y las acciones del Estado nacional están cada vez más determinados inmediatamente por los movimientos del capital global, entonces el principio político de la soberanía que hace al Estado nación inevitablemente se corre hacia los márgenes.

Crisis de rentabilidad.de larga duración y desajuste entre potencia militar y potencia económica. Lo que subyace en la política guerrerista de los Estados Unidos

 

La guerra en Irak refleja sin ninguna duda el hecho que el capitalismo mundial atravieza una inestabilidad económica y política a la vez seria y creciente. La misma tiene dos dimensiones esenciales. En primer lugar, la economía capitalista global  no logró salir de la "larga fase descendente" que comenzó con la primer crisis importante de posguerra, en los años 1973-1974. El boom americano de los años 1990 reveló no ser más que un falso despertar. La especulación financiera cada vez más frenética permitió que el crecimiento de las inversiones y de la producción continuase después de que la crisis de ganancias a largo término se confirmase desde 1997.

Raíz, génesis y consecuencias del crash bursátil

Desde el verano [boreal], acompañando a Wall Street y al Nasdaq [1] , se mantiene la caída de las principales bolsas del mundo. El valor nominal total de las acciones (la capitalización bursátil) cayó un 30%. Esta especie de crash en crecimiento es el marco de la guerra que se prepara contra el Iraq y, más en general, de las relaciones políticas entre las clases sociales y entre los estados.

Puede comprenderse intuitivamente que la caída de las cotizaciones en todas las plazas bursátiles importantes guarda relación con el surgimiento de determinadas dificultades del funcionamiento del capitalismo mundial, que se traduce no sólo en el agravamiento de sus contradicciones inherentes, sino también en amenazas a la configuración capitalista dominada por las finanzas. Así se comprenden las graves inquietudes expresadas por los medios económicos y los dirigentes políticos. El ahorro de centenares de miles de pequeños accionistas se esfumó. Para millares y muy pronto tal vez para decenas de miles de trabajadores las “malas noticias” de la bolsa anuncian algo concreto y mucho más grave: despidos y aumento de la desocupación. Paralelamente a la caída de las cotizaciones, las convocatorias de acreedores se multiplican y los grupos industriales anuncian casi diariamente el cierre de fábricas y despidos frecuentemente masivos.

La teoría económica y la política: más allá del capital

1. La suerte de algunas influyentes teorías económicas

Desearía comenzar con dos casos contrastantes, que ilustran la suerte –no muy afortunada– de algunas influyentes teorías económicas.

El primer caso se desprende de una cita tomada de un reciente editorial de The Economist de Londres:

Estancamiento dinámico y exclusión en la economía mundial

El estancamiento dinámico

Desde los años sesenta del siglo xx se inició en América Latina una discusión sobre el estancamiento dinámico de nuestras economías. Se trata un estancamiento, pero de uno acompañado muchas veces por altas tasas de crecimiento del producto, tal como éste suele ser medido (producto interno bruto, PIB o producto geográfico bruto, PGB). Esta tendencia hacia el estancamiento dinámico aparece en América Latina a partir del rápido crecimiento de la producción de productos-mercancías, tanto en la industria de manufacturas como en la agricultura.

Propuestas para un Nuevo Sistema Financiero

Autores: EDI (Economistas de Izquierda)

Marco general

El sistema bancario ha quedado totalmente destruido por la fuga de capitales, el corralito y la devaluación. La enorme proporción de los medios de pagos continúa atrapada y en la Argentina no funciona el sistema de préstamos. Por lo tanto, las empresas no cuentan con crédito para pagar insumos y salarios y el producto nacional cae estrepitosamente.

La experiencia de la convertibilidad determinó las dos crisis bancarias más grandes de los últimos tiempos, la de 1995 y la de 2002. La primera provocó la desaparición de la mitad de los bancos (bajaron de 200 a 100 entidades), la extranjerización del sistema y una propagación cada vez mayor de la dolarización de depósitos y préstamos, cuyas consecuencias catastróficas se comprobaron después de la devaluación de enero pasado. Cabe destacar que buena parte de los bancos públicos fueron privatizados, con algunas excepciones como el Banco Nación, el BICE, el Provincia de Buenos Aires, el Ciudad y alguno de provincias pequeñas.

En los últimos tiempos, el sistema monetario se desenvolvió en un contexto altamente volátil. Tanto la "tablita cambiaria" como el régimen de convertibilidad han pasado a ser ejemplos clásicos de libros de texto de funcionamiento especulativo e inestable de una economía. En el primer caso, el sistema monetario generó un déficit enorme, de características inéditas a nivel internacional y que equivalió durante la década del ochenta a un PBI entero.

Además, este tipo de políticas nos condujo a la hiperinflación y a la desaparición de la moneda. Con la convertibilidad, la Argentina vivió la crisis bancaria más importante de su historia y una destrucción de ahorros sin precedentes. En todas estas experiencias, la banca tanto pública como privada constituyó un engranaje que fogoneó los procesos de fugas de capitales. Hoy los capitales de la burguesía territorializados en el exterior totalizan 120.000 millones de dólares, una suma varias veces superior al tamaño del actual sistema bancario argentino.

Propuestas socialistas para superar la crisis nacional

Economistas de Izquierda *

Un conjunto de economistas de izquierda argentinos, que vienen trabajando desde enero sobre una salida para la crisis nacional, acaban de elaborar el siguiente documento, que sienta las bases para el capítulo económico de un programa socialista, con la expresa intención de que sea útil a las organizaciones sociales y políticas que combaten por los intereses de los trabajadores, los desocupados y demás sectores del pueblo explotado. (Los subtítulos han sido agregados por la redacción deHerramienta)

Distribuir contenido