Cultura

El escritor, el lisiado y el gordito.

1. Anécdota

 
Camino por el recorrido provinciano y nocturno de siempre. La “Casa del Radioarmador” proyecta sus chorros de luz a la vereda. Un muchacho lisiado, apoyado en dos muletas, patea con su única pierna a un chico del barrio que hace de arquero.
El muchacho pertenece a uno de esos lugares castigados por la reconversión periférica, Tucumán, entre otros con los índices de más alta proporción de inválidos (el 8% más que la tendencia mundial; es un detalle). Como después de una guerra, o peor, como si se estuviese en guerra. (Por algo la población convocó para el gobierno a un militar, como también lo hicieron los bolivianos). La globalización no como acuerdo entre partes, sino como invasión de los duros, los mercenarios universales. Salvadores y masacrados. Traumas físicos bajando por el tobogán de la pobreza a la exclusión.
Distribuir contenido