Argentina

Capitalismo posneoliberal y buenvivir en Argentina. ¿Cómo salir de la trampa neodesarrollista?

Autor(es)

Introducción
 
El triunfo de Hugo Rafael Chávez Frías en las elecciones de 1998 en Venezuela marca el comienzo de un quiebre en el ciclo político del proyecto neoliberal en la región suramericana. Comenzaba a forjarse el proyecto de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA, nacida en 2004), el Socialismo del siglo XXI y el programa político del Buen Vivir.
En la Argentina ese mismo año se iniciaba el principio del fin del programa de Convertibilidad (Féliz, 2011). Su caída definitiva a fines de 2001 y la crisis orgánica del capitalismo argentino abrió un campo de posibilidades. La reconfiguración hegemónica de los sectores dominantes (a través del kirchnerismo como fuerza política en el Gobierno desde mayo de 2003) les permitió neutralizar, reprimir y contener las potencias de cambio social impulsadas por los sectores populares, canalizándolas productivamente para el capital. De esa manera, las clases dominantes argentinas forzaron el ingreso del país a su era neodesarrollista, construyendo el nuevo proyecto de desarrollo sobre las bases constituidas a través del neoliberalismo (Féliz / López, 2012). A través de un proceso disputado, contradictorio y conflictivo, los actores dominantes (liderados por el gran capital trasnacionalizado) condujeron el proceso de desarrollo en los estrechos corredores de la estrategia neodesarrollista, consolidando la posición periférica, globalmente dependiente y regionalmente subordinada del país.

10 años de kirchnerismo: el capitalismo local entre la coyuntura y la estructura

Al cumplir una década de gobiernos kirchneristas (Néstor Kirchner entre mayo 2003 y diciembre de 2007 y Cristina Fernández entre diciembre de 2007 a 2011 y desde entonces hasta 2015), la “política económica” se ejerce desde la intencionalidad de mantener el nivel de actividad ante la desaceleración económica; la disputa estatal con los empresarios por el control de los precios; la captura de dólares para cancelar deuda y la factura de combustibles; junto a problemas estructurales que definen el modelo productivo y de desarrollo. El problema es que funcione el capitalismo local de forma “normal”, creciendo y satisfaciendo necesidades de ganancia y salario, al tiempo que crece el consenso mayoritario en el estado de las cosas.

La izquierda independiente argentina frente al desafío electoral

Autor(es)

 
“Solo cuando el hombre real, individual, reabsorba en sí mismo al abstracto ciudadano y,
como hombre individual, ‘exista al nivel de la especie’ en su vida empírica, en su trabajo
individual, en sus relaciones individuales; sólo cuando, habiendo reconocido y organizado sus
‘fuerzas propias’ como ‘fuerzas sociales’, ya no se separe de sí la fuerza social en forma de
fuerza ‘política’, sólo entonces, se habrá cumplido la verdadera emancipación humana…”
Karl Marx, La cuestión judía (1843)
 
“Frente a la vieja sociedad, con sus miserias económicas y su delirio político, está surgiendo
una sociedad nueva.”
Karl Marx, Primer manifiesto de la Internacional sobre la Guerra Franco prusiana (1870)
 
Introducción
Sectores de la denominada izquierda independiente de Argentina, surgida al calor de las luchas populares de los años de la mudanza del siglo y el milenio, porciones del espacio político-identitario que es hijo dilecto de la rebelión popular de 2001, han asumido recientemente la necesidad de incursionar en el terreno electoral. Enhorabuena. La lucha por cambiar el mundo es integral. No se puede renunciar a priori a ningún espacio de confrontación, de activación y de proyección política, de validación de proyectos de cambio social, mucho menos invocando ataduras o repulsas dogmáticas, y apelando a principismos huecos e infundados (como, por ejemplo, la postura que ve en la acción política una desviación del camino de la emancipación, camino en el que sólo considera a la lucha económica y social), o asumiendo la clave del “todo o nada”, que, por lo general, alienta el sectarismo y/o la pasividad.
El reconocimiento por parte de Carlos Marx de la importancia de la lucha política hizo que Mijail Bakunin (entre otros anarquistas) lo calificara de oportunista, moderado y portavoz de la pequeña burguesía (o de la “aristocracia obrera”) de los países más desarrollados de Europa. La postura antipolítica de Bakunin se expresó en sectarismo doctrinario e ideológico y también en un sectarismo corporativo que planteaba el alejamiento de la lucha política como una forma de preservarse de sus contaminaciones. Pero el sectarismo nunca es garante de nada bueno. Existen infinidad de experiencias históricas en las que la indiferencia o el repudio a la política condujeron al inmoralismo absoluto respecto de los medios de lucha o a la apelación al Estado y al gobierno burgués.

Las amenazas, la cultura y la coordinación represiva

 
 
Esta nota, con pedido de difusión, fue recibida el día 24 de mayo de 2013.
La incluimos en Herramienta web nº 13 no sólo en respuesta a dicho
pedido, sino también y sobre todo para expresar un enérgico repudio a las
amenazas y calumnias contra Néstor Kohan, a quien hacemos llegar
nuestra plena solidaridad.
Aldo Casas, por el Consejo de redacción de Herramienta.
 
 
 
¿Ya no hay coordinación represiva en Nuestra América? ¿Se acabó el Plan Cóndor? ¿Se disolvieron los aparatos de inteligencia vinculados al Terrorismo de Estado? ¿Los grupos de ultraderecha son un triste recuerdo del pasado? ¿Vivimos en una democracia plena?
Cada quien responderá esas preguntas como quiera o como pueda.
En estas líneas me limito a hacer públicos y denunciar hechos puntuales que, ¿por qué no admitirlo?, me generan cierta preocupación.

Las turbias aguas de la desidia

 
 
 
 
 
 
 
 
Como en Cromagnon y en la estación de Once, las inundaciones del 2 de abril ponen en entredicho la noción de accidente o imponderable acción de la naturaleza. Si bien no es lo mismo una bengala, un freno defectuoso o un torrente de agua incontrolable, en todos los casos aparecen develados vicios estructurales de un sistema donde se asocian desidia, negligencia, corrupción, lucro empresarial, inoperancia, indiferencia, que, combinados, conforman la figura de crimen social, del cual el Estado y quienes gobiernan deberán responder.
A diferencia del incendio o la tragedia ferroviaria, donde el compromiso de lo humano es evidente, en la inundación la excusa utilizada es la inclemencia climática.

Apuntes sobre el modelo económico kirchnerista. Un cuento de “El Tío"

A mí se me hace cuento...
Jorge Luis Borges,
“Fundación mítica de Buenos Aires”
 
 
“El modelo” en los discursos del gobierno y sus críticos
 
Buena parte de economistas e intelectuales, que son funcionarios o partidarios del gobierno, sostienen que el modelo económico en marcha es de carácter nacional-industrial en un proceso de neodesarrollismo. La Presidenta de la Nación sostiene el eslogan: “Desarrollo con inclusión”, mostrando números de crecimiento del PIB, del mayor peso relativo del sector industrial en las exportaciones y del descenso de la tasa de desempleo.

Hacia la construcción de nuevas herramientas políticas de la izquierda

Noviembre quedó marcado por expresiones de disconformidad y protesta contra el Gobierno que, más allá de distintos componentes sociales y ambigüedades políticas, revelan un profundo malestar social. El telón de fondo es una crisis política (ruptura con Moyano y guerra sucesoria en el peronismo), a la que se suma el impacto de la crisis económica internacional, la doble asfixia de la deuda externa y del endeudamiento público y los acumulativos desastres en el área energética, en el sistema de transporte, en la salud, la educación, etcétera, que se agrava con el des-gobierno de Provincias y Ciudad autónoma. La Presidenta no se cansa de hacer declaraciones antipiqueteras, antisindicales y propatronales, estrecha relaciones con la UIA, los grandes sojeros, la minería a cielo abierto, Soros... ¡Y encara con Macri un descomunal negociado inmobiliario! Pero hace todo esto sin dejar de proclamarse adalid de la soberanía nacional contra los “fondos buitres” y llamando a la guerra contra el Grupo Clarín y el destartalado bloque derechista que lo acompaña. Destaco esto, porque lo notable es que el kirchnerismo mantenga la capacidad de presentar la pelea con la oposición burguesa que se coloca a su derecha, en términos tales que impiden o dificultan la irrupción de un genuino proyecto popular y anticapitalista. Éste es el contexto en que nos reunimos para discutir y aportar a la construcción de nuevas herramientas políticas de izquierda, al que traigo siete puntos. Y aprovecho para aclarar que lo hago sin mas representatividad que la de ser un simple militante del Frente Popular Darío Santillán.

Centralidad del trabajo. (El regreso de lo que siempre estuvo)

Autor(es)

Reestructuración capitalista y desestructuración de los trabajadores 

Evocando el pasado, construyendo la memoria. Las trabajadoras de Alpargatas Barracas en la huelga de Abril de 1979

Este artículo es una invitación para seguir reflexionando en torno a las prácticas obreras de oposición y resistencia a la última dictadura militar argentina. Parte de una voluntad político–historiográfica de situar las prácticas de una clase diezmada por el terrorismo de Estado en su agencia histórica. Y también es un estudio de caso –la huelga de una fábrica textil del barrio porteño de Barracas– que se apoya en la historia oral. Sus herramientas nos motivan a asumir un compromiso político con nuestros entrevistados como sujetos históricos y a valorar la riqueza de los matices vivenciados, matices que nos dan la pauta de estar frente a sujetos ambiguos, contradictorios, con diversas estrategias y expectativas, y nunca perfectos exponentes ideales de lo que la clase obrera debería ser, sino individuos históricos, que encarnan la complejidad de haber vivido en su rol de trabajadores/as la desarticulación integral del sector industrial por parte de la dictadura y, posteriormente, la decadencia y la profundización de un vaciamiento económico–ideológico a lo largo de la década del ‘90. A la vez, propongo pensar este conflicto atravesado por el género para explorar la experiencia proletaria, no sólo en términos de explotación, contexto opresivo, pérdida de derechos laborales y sindicales, sino también a partir de comprender cada uno de esos fenómenos en sus intersecciones con la categoría de género.

Contrasentidos del neo-desarrollismo

Autor(es)

La desaceleración de la economía argentina es ya visible en muchos terrenos. La tasa de crecimiento sufre una abrupta caída y en los próximos meses se sabrá si el estancamiento desemboca en recesión. Hay un repliegue de la industria y la construcción que acentúa la escasa creación de empleo de los últimos años y posibilita la destrucción de puestos de trabajo.
 
Coyuntura y pronósticos
 

Distribuir contenido