Argentina

El Sindicalismo Norteamericano en América Latina y en la Argentina: El AIFLD entre 1961-1976.

Autor(es)

 
Un análisis de la relación entre el sindicalismo argentino y el norteamericano durante los últimos treinta años, no puede prescindir de considerar el papel desempeñado por el Instituto Americano para el Desarrollo del Sindicalismo Libre (AIFLD). Si bien dicho Instituto tuvo menos relevancia en la Argentina que en países como Chile o Bolivia, o en regiones como Centroamérica y el Caribe, fue instrumental para promover el modelo sindical norteamericano en estas latitudes. De hecho, la relación entre el AIFLD y la CGT argentina fue compleja. Por un lado, los proyectos del Instituto en la Argentina siempre absorbieron una proporción desmedida de su presupuesto en relación a la inserción del mismo en otros países. Pero, por otro lado, es nuestra hipótesis que si bien en lo mediato hubo escasos resultados, que a largo plazo la labor del AIFLD fue fundamental en la penetración y estructuración del modelo sindical argentino actual. Por último, el AIFLD colaboró en delimitar, contener y (quizás) reprimir las tendencias sindicales combativas y basistas que se desarrollaron en la Argentina entre 1961 y 1976.
Fundado por un acuerdo entre el entonces Presidente J.F. Kennedy, el secretario general de la AFL-CIO George Meany, y el empresario J. Peter Grace, el AIFLD empleó una variedad de tácticas para promover el modelo sindical y lo que consideraba como “el modelo vida norteamericano” en América Latina. Sus actividades centrales fueron una intensa propaganda y actividad educativa, combinada con subsidios y diferentes proyectos de “impacto”, como por ejemplo planes de vivienda, préstamos para la construcción de sedes sindicales y dispensarios, y financiamiento para la creación de cooperativas de créditos y bancos sindicales. Uno de los ejes de la labor de la AIFLD fue el entrenamiento y la promoción de lo que consideraba como dirigentes sindicales adictos. Durante la primera década de su existencia más de 190.000 sindicalistas latinoamericanos asistieron a los cursos dictados por el AIFLD.[1]

Sistematización de la experiencia del Consultorio de Salud Reproductiva y Sexual del Hospital Materno Provincial de Córdoba (Años 1989-1996).

 Agradecimiento:

A Mujeres y Varones, asistidos y asistentes que conforman nuestra comunidad hospitalaria.
 Introducción
 
El presente trabajo es el resultado de una experiencia realizada en el ámbito de la salud por tres profesionales: una psicóloga, una enfermera y un médico. Intenta dar cuenta de la problemática específica a la que nos enfrentamos, poniendo de manifiesto que el sistema capitalista, más allá de los cambios de modelo y discurso que acompañan su devenir histórico, jamás garantizó una atención equitativa.
Si bien el otrora Estado benefactor se hacía cargo de la salud, considerándola un “bien social”, destinando mayores presupuestos, tampoco en su momento brindó calidad ni servicios eficientes, ni puso énfasis en programas preventivos, subyaciendo un modelo mercantilista del servicio. Este pasado ayuda a comprender que en la actualidad, cuando el Estado se desentiende abiertamente de tales “obligaciones”, pasando a imponer el arancelamiento y mutualización del hospital público, estas medidas no sean resistidas por la generalidad de la población.

 

Azúcar y Política. El surgimiento del capitalismo en el noroeste argentino.

Autor(es)

 

Introducción

 
Este trabajo tiene como intención lograr una aproximación al surgimiento de la industria azucarera en el noroeste argentino, a través del análisis y la descripción de dos ejes temáticos de singular importancia: el primero es la relación entre estas empresas (azucareras) y el Estado nacional y provincial y por otro lado la forma en que los ingenios, en tanto empresas, basaron su producción en la explotación de fuerza de trabajo indígena, en el caso de Salta y Jujuy proveniente del gran reservorio natural que constituyó el gran Chaco, y de la explotación de fuerza de trabajo criolla para el caso de los ingenios tucumanos.

La Revolución Rusa como hazaña del progreso. Un imaginario social de la Argentina de entreguerras

 

Los vástagos rojos y ácratas de la idea del progreso
 
Intentaremos aproximarnos a una serie de lecturas sobre la Revolución Rusa como un imaginario del progreso, en la Argentina durante las décadas del 20 y el 30. Junto al análisis de Octubre como ruptura teórica y práctica con el socialismo de la II Internacional e inicio de una nueva etapa en la lucha de clases a nivel mundial, en la izquierda criolla encontramos otras formas de aproximarse a la revolución rusa. El proceso soviético fue analizado desde esquemas heredados del liberalismo decimonónico (civilización/barbarie, atraso/progreso, despotismo/libertad); como el ciclo superior de las revoluciones liberales en su proyección hacia la periferia del mundo civilizado; como un laboratorio donde se ensayaban experiencias políticas, económicas, pedagógicas etc., que podían incorporarse a medios sociales mas estáticos o como el advenimiento de sujetos sociales (juventud, hombre integral) portadores de una cultura diametralmente opuesta a la cultura burguesa.

 

24 de marzo de 1976: ¿por qué el golpe?

Todo indicio de iniciativa autónoma de los grupos subalternos tiene que ser de inestimable valor para el historiador integral.

Gramsci

Presentación

En los últimos años se han escrito en la Argentina una serie de trabajos que tienden a explicar la recuperación de la hegemonía por parte de la burguesía -entendiendo su pérdida en el sentido gramsciano de crisis de autoridad o crisis del Estado en su conjunto-, a partir de la política desarrollada por la dictadura militar instaurada en 1976. A modo de ejemplo daré cuenta de algunos de ellos:

Nuevos indios en la Tierra-Patria.

1. Los nuevos indios
A más de un siglo de la Campaña del Desierto aparecieron los nuevos indios. Para ellos, gatillo fácil como en 1880. Los nuevos indios son los jóvenes, y estos el primer sujeto de exclusión.
Si ustedes se fijan en la publicidad verán que ya casi no quedan productos para jóvenes. Salvo chocolates, papas fritas y latas de gaseosas. He aquí el perfil del joven consumidor de la periferia. Sin trabajo (sin trabajo incluso sus padres), vaga o espera una oportunidad. De pronto de vuelve violento. Asalta una estación de servicio, se toma toda la cerveza o se suicida. Hay que decir las cosas como son.

Distribuir contenido