Schaumberg, Heike

Doctora en Antropología Social por la Universidad de Manchester. Es Investigadora Visitante en IESAC (Centro de Investigaciones sobre Economía y Sociedad en la Argentina Contemporánea), Universidad Nacional de Quilmes (hasta julio del 2016) y participa en un proyecto de investigación sobre movimientos sociales, educación y medios de comunicación en el Instituto Gino Germani (UBA, 2014 - 2017). Ha publicado varios artículos y capítulos en libros sobre su tema de investigación de la crisis neoliberal y sus alternativas en Argentina, como también sobre asuntos profesionales de la disciplina de antropológica. Es coeditora regional para Latino América de la revista Interface acerca de movimientos sociales. Email: heikes1@gmail.com

El “desarrollo desigual y combinado” de la crisis neoliberal: Argentina como índice de las tendencias generales

 
 
Introducción
Con la llegada de Mauricio Macri al poder, en Argentina se vive un clima de cierre de época y de apertura de otra. Ese contexto nuevo demanda una reevaluación de lo que fue, lo que hay, y lo que puede suceder en el futuro. Pero esto no es el eje de éste artículo, sino más bien cómo Argentina encaja con los procesos de la crisis global.1 Esa percepción epocal ocurre en paralelo a los sombríos –y finalmente alarmantes– pronósticos para la economía mundial en el año 2016.
Apenas tres semanas después de iniciado el nuevo año, una fuerte caída de las bolsas del mercado mundial generó mucha angustia sobre un posible retorno a una crisis mundial al estilo de la del 2008. Los datos económicos anuncian un impulso potente hacia la contracción y mayor inestabilidad en los mercados globales. La fuerte baja del precio del petróleo a menos de US$30 el barril y los esfuerzos frustrados de las intervenciones gubernamentales en estabilizar la bolsa china, ponen en duda el análisis del economista marxista Costas Lapavitsas (2013), quien argumenta que la crisis actual es, al fin y al cabo, la del capitalismo financiero en lugar de una de sobreproducción. Sin embargo, la Agencia Internacional de Energía “advirtió recientemente de una sobreproducción de petróleo de al menos un millón de barriles por día para un tercer año consecutivo en el 2016” (Raval, 2015). Se trata de un producto que sigue siendo una mercancía clave en la cadena de producción capitalista y que motoriza la economía mundial a la vez que dirige la política bélica del capital. El mercado financiero refleja la sobreproducción y la tendencia a la caída de la tasa de ganancia la impulsa a través de la competencia capitalista.2
Distribuir contenido