Salinas, Martín

Licenciado y Profesor en Letras por la Universidad de Buenos Aires. Docente en esa misma institución y en la Universidad Nacional Arturo Jauretche. Miembro del Consejo de Redacción de la revista Herramienta.

Karl Marx y Friedrich Engels. Los grandes hombres del exilio

 
con la colaboración de Ernst Dronke
 
Trad. de Laura Sotelo y Héctor A. Piccoli. Prefacio y notas de Laura Sotelo
Buenos Aires: Las cuarenta, 2015, 232 páginas
 
Con la edición de Los grandes hombres del exilio (1852) el lector de habla hispana accede a un escrito de ocasión en el que se expresa el carácter radical con que la crítica de Marx considera las circunstancias históricas posteriores al período revolucionario de 1848. El exilio territorial al que es sometido Marx desde 1849 constituye la consolidación de una condición respecto de la cual Los grandes hombres del exilio parece representar una respuesta: la del exiliado de la revolución. Escrito desde y sobre el exilio, entonces, la parodia de los grandes héroes del período revolucionario que se cierra con el golpe de Estado de Louis Bonaparte puede leerse como una contracara, anticipo y complemento del análisis histórico que Marx desarrollará, en términos históricos más amplios, en El 18 Brumario de Louis Bonaparte. En este sentido, el análisis de Marx, Engels y Dronke despliega una perspectiva del período posrevolucionario que (por cuanto define los contornos de aquellos héroes que requieren de la derrota revolucionaria para constituirse como figuras representativas de formas de gobierno futuras, inalcanzables), promueve, al mismo tiempo, una referencia a su propia condición de exiliados. Esta perspectiva crítica de la derrota es la que distingue el modelo de revolucionario que se desprende de la parodia de los “héroes de la derrota” (14).

José Carlos Mariátegui, La crítica de las vanguardias y la conquista de la realidad

“Mi presencia en el Perú debe tener un objeto.
Si lo pierde, nada la justifica”
José Carlos Mariátegui
 
En su artículo dedicado a la figura de Rainer Maria Rilke (1927), Mariátegui advierte el  peligro metodológico implícito en la aplicación de “categorías estéticas” en torno al análisis de obras particulares, en la medida en que presupondrían, para el crítico, el riesgo de configurar una abstracta estructura homogénea que no respete la cualidad de las obras que le sirven de base. Sin embargo, el autor de La escena contemporánea es consciente de que “no se puede prescindir de ellas para enjuiciar con cierto orden la poesía y el arte de esta época caótica.

Historia. Las últimas cosas antes de las últimas, de Siegfried Kracauer

 

Traducción de Guadalupe Marando y Agustín D’Ambrosio
Buenos Aires, Las cuarenta, 2010, 271 páginas
 
En el capítulo titulado “La estructura del universo histórico”, de Historia. Las últimas cosas antes de las últimas, Siegfried Kracauer llama la atención acerca del carácter restrictivo que opera en la delimitación conceptual de los periodos históricos. La tendencia homogeneizadora que lleva al pensamiento sistemático a identificar el orden cronológico del tiempo con el tiempo de la historia supondría, por un lado, una construcción a posteriori que, lejos de dar con la especificidad del material histórico que intenta configurar, desatiende aquellos aspectos que pudieran amenazar su homogénea plenitud de sentido, por otro, la postulación de una teleología histórica que, o justifica periodos históricos pretéritos, o los relega a un estado de innominación, en función de un objetivo histórico trascendental.

Schiller, Lukács y la tendencia estética

El 2 de Octubre de 1797, en una carta a Goethe, Schiller expone sus intentos por ubicar un “asunto de tragedia que sea análogo al Edipo Rey” (Schiller, 1946: 548) aduciendo las ventajas que tal ‘asunto’ otorga al poeta: una acción que se encuentra presente, pero fuera de los límites de la tragedia misma, y que por la misma razón acentúa el carácter patético que, de otro modo, estaría ligado a la empiria sensible de la producción del acontecimiento. No obstante, la búsqueda del tema adecuado a la forma trágica posee sus riesgos:

Pero temo que Edipo haya agotado por sí solo el género al cual pertenece, que no exista un segundo ejemplar y en todo caso se perdería el tiempo buscándole un compañero en las edades menos fabulosas. El oráculo tiene en las tragedias un lugar al cual es imposible hallarle un equivalente y si se piensa en conservar lo esencial de la fábula, tal cual es, limitándose a sustituirlo con otros personajes y otros tiempos, se cubriría de ridículo, lo que en nuestros días es cosa temible (Schiller, 1946: 549).

La teoría de la revolución en el joven Marx, de Michael Löwy

Buenos Aires, Ediciones Herramienta / El colectivo, 2010, 221 págs.

El recorte metodológico que implica toda delimitación del objeto de estudio conlleva presupuestos tácitos que exceden el desarrollo del propio análisis, y preanuncia una orientación de la interpretación. En el caso de la obra de Marx, el riesgo analítico de la lectura adquiere particular relevancia, ya que a la vulgar disociación establecida entre su producción temprana, de tendencia antropológica y humanista, orientada a la crítica de los grandes sistemas filosóficos, y su obra tardía, en la que el abordaje se inclina a reconocer aquellas estructuras profundas que rigen las diversas manifestaciones históricas, se suma la desmembración, aplicada en cada uno de los estadios de su desarrollo, discriminando entre aquellos escritos que surgen del gabinete de estudio y los que responden a la coyuntura histórica particular. Los riesgos de tal disección parecen justificarse en el intento por contextualizar de manera precisa sentencias que, a modo de revelaciones, se enuncian de manera indiscriminada, aplicadas a los más diversos contextos históricos y sin atender las particularidades históricas de las que surgen; sin embargo, semejante justificación por compensar tal usufructo tropieza con sus propias limitaciones, por cuanto restringe los análisis filosóficos de Marx a los marcos históricos concretos en que han surgido, debilitando el potencial teórico-práctico que constituye su crítica cualidad intrínseca, que excede el limitado marco de un relativismo histórico, para el cual toda teoría agota su validez junto con el período histórico del que ha surgido. De esta manera, la distinción entre los escritos filosóficos y los análisis históricos concretos se desvanece: toda manifestación presenta un rasgo coyuntural al que toda fidelidad interpretativa debiera atenerse a fin de no violentar su núcleo específico.

Sobre el concepto de decadencia en Lukács

El concepto de decadencia se puede rastrear a lo largo de toda la producción de Lukács, de manera que nos parece apropiado, para lograr un adecuado acercamiento, no partir de él sino (enmarcados en la relación que Lukács mantiene con el marxismo desde sus primeros escritos) a través de lo que el mismo filósofo reconoce como complejo decisivo de la sociedad capitalista: la división del trabajo.

Correspondencia 1943-1955. Theodor W. Adorno/Thomas Mann

 

Edición a cargo de Crhistoph Gödde y Thomas Sprecher con la participación del Archivo Theodor W. Adorno. Traducción: Nicolás Gelormini

Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2006, 186 páginas.

"La idea de que lo negativo cuestionador funciona como alegoría de la esperanza" (167) La expresión se encuentra en las Notas de Adorno sobre Doctor Faustus, que, a modo de apéndice, se adjunta a la edición de la correspondencia entre el autor de Teoría estética y Thomas Mann; y resulta significativa, en la medida en que la posición crítica, cimentada en la negación de lo existente, y en la ambigua perspectiva que se abría con el cierre de la Segunda Guerra Mundial, y el comienzo de la guerra fría, puede rastrearse como un leit motiv del intercambio epistolar que relacionara, desde 1943 y hasta la muerte de Th. Mann, al autor de La montaña mágica y al filósofo de Dialéctica negativa. Sobre todo si se tiene en cuenta que la elaboración de Doctor Faustus (1947), que diera ocasión al inicio de la correspondencia, ocupa sólo las primeras cinco cartas, del total de cuarenta y tres que conforman la edición. Pero este dato no establece sino el modo en el que la obra configurada extiende su campo de influencia, abarcando, de modo prefigurador, el desarrollo histórico posterior.

«Táctica y ética -Escritos tempranos (1919-1928)», de György Lukács

Introducción de Antonino Infranca y Miguel Vedda.

Traducción y notas: Miguel Vedda.

Buenos Aires, El cielo por asalto, 2005, 249 páginas.

El punto nodal, aparentemente ausente, de los escritos aquí reunidos lo constituye la obra maestra del periodo juvenil de Lukács: Historia y consciencia de clase (1923). Esta aseveración no solo expresa la complejidad de una obra que ha determinado de un modo significativo el desarrollo de filófosos como Walter Benjamin y Theodor Adorno; a su vez, comprende la peculiar articulación que entrelaza los artículos presentados por primera vez en español. El campo de influencia de Historia y consciencia de clase contiene, por lo tanto, no solo aspectos que se mantendrán en su desarrollo, sino también su pre-historia.

'Lenin-Marx. Edición, introducción y notas de Miguel Vedda'

Edición, introducción y notas de Miguel Vedda

Buenos aires, Gorla, 2005, 198 páginas.

La edición conjunta de los estudios aquí reunidos ofrece al lector de habla hispana la posibilidad de acercarse a aspectos esenciales del marxismo. A pesar de haber sido producidos a partir de situaciones históricas concretas, y con una diferencia de treinta años, ambos estudios se complementan; tanto en lo que respecta al tema -dos figuras centrales en la historia del marxismo-, como en lo concerniente a la evolución intelectual de György Lukács. Esta complementación exige, sin embargo, un esfuerzo, por parte del lector, a fin de no caer en aquella parálisis teórica contra el cual estos ensayos mismos se erigen.

"Ontología del ser social: El trabajo, de György Lukács"

Edición, introducción y notas de Antonino Infranca y Miguel Vedda.

Buenos Aires, Herramienta, 2004, 208 páginas.

En vista de que la recepción de la obra de Lukács se ha visto a menudo limitada por la escasa difusión que los espacios editoriales le brindaron, y por las no siempre justificadas malas interpretaciones, la presentación de los textos aquí reunidos ("Marxismo y lógica", "Los fundamentos ontológicos del pensamiento y de la acción humanos", la sección sobre el trabajo de la Ontología del ser social, y una selección de pasajes de los Apuntes sobre Ética) no solo contribuye a la divulgación de la obra tardía del filósofo marxista más influyente del siglo XX, sino que también expresa la feliz continuidad del trabajo iniciado por Antonino Infranca y Miguel Vedda, con la publicación de los textos -también inéditos en castellano- que integran el volumen Testamento político y otros escritos sobre política y filosofía (Herramienta, 2003).

Distribuir contenido