Pierbattisti, Damián

Lic. en Sociología de la U.B.A. y Dr. en Sociología de l’Université de Paris I (Panthéon-Sorbonne). Actualmente es becario post-doctoral del Conicet.

Clausewitz-Foucault: apuntes para un debate inexistente

*

Incluso cuando escribiéramos la historia de la paz y de sus instituciones, no escribiríamos otra cosa que la historia de la guerra.

M. Foucault [1]

Introducción

Desde hace muchos años me interesa investigar una ausencia. Muchos investigadores en Ciencias Sociales, comentadores, filósofos, se preocuparon en historizar las múltiples influencias teóricas, filosóficas, políticas, literarias, que nutrieron y atravesaron la formación de Michel Foucault. El sentido evidente de tales esfuerzos está en descubrir el sello particular que en la vasta obra foucaultiana pudo haber impreso cada intelectual o investigador en particular. Desde luego, tales inquietudes pueden resultar (aunque no necesariamente) sumamente estimulantes para profundizar ciertas perspectivas teóricas e investigativas que por diversas razones Foucault no prolongó, y de esta manera abrir un nuevo campo de reflexión, extendiendo los posibles límites que el genial filósofo francés haya encontrado en su camino.

Me­ca­nis­mos dis­ci­pli­na­rios, dis­po­si­ti­vos de po­der y neo­li­be­ra­lis­mo: for­mas de in­ter­ven­ción so­bre la fuer­za de tra­ba­jo

"Indudablemente, la voluntad del capitalista consiste en embolsarse lo más que pueda. Y lo que hay que hacer no es discurrir acerca de lo que quiere, sino investigar lo que puede, los límites de este poder y elcarácter de estos límites" (Karl Marx)[1]

Introducción

En el campo de las Ciencias Sociales es muy difícil evitar que la difusión de ciertos conceptos se encuentre desprovista de cierta "complicidad espúrea". Cuando hablamos de "liberalismo" y particularmente de "neoliberalismo" involucramos, voluntaria o involuntariamente, distintas dimensiones sociales, de muy distinto orden y de manera no pocas veces equívoca. Es así como suele entenderse por tal concepto cierta forma, o momento, de la acumulación capitalista, la abolición de todo tipo de regulación económica, la flexibilización de las leyes laborales, etcétera.

En este artículo propondré abordar el tránsito del liberalismo clásico a lo que habitualmente se denomina "neoliberalismo" desde la perspectiva desarrollada por Michel Foucault durante los años 1977-1979, cuyas investigaciones se cristalizan en los dos últimos Seminarios publicados en Francia en octubre de 2004.[2]

Distribuir contenido