Lebowitz, Michael A.

Autor de Beyond Capital: Marx’s Political Economy of the Working Class (2003), ganador del Premio Deutscher como el mejor libro de tradición marxista (en el mundo de habla inglesa) en 2004; la versión española, Más allá de El capital, fue publicada en 2005 por Akal Editores. ML ha trabajado entre 2004 y 2005 como asesor del gobierno venezolano. También ha publicado The Socialist Alternative: Real Human Development (2010), Contradictions of ‘Real Socialism’: The Conductor and the Conducted (2012), y recientemente, The Socialist Imperative – From Gotha to Now

“Si eres tan inteligente, ¿por qué no eres rico?”

 
“Marx era, ante todo, un revolucionario. La verdadera misión de su vida, era cooperar en el derrocamiento de la sociedad capitalista y de las instituciones políticas creadas por ella, y contribuir a la emancipación del proletariado moderno” (Engels, 1883). ¿Podríamos hoy decir lo mismo de los economistas marxistas? ¿Que son revolucionarios cuya verdadera misión es cooperar en el derrocamiento del capitalismo?

Más allá de la supervivencia: la economía social como alternativa real

*

Las raciones para los esclavos nunca fueron constantes. Así también en el capitalismo ha sido posible para los trabajadores y ciudadanos, gracias a sus luchas, obtener alguna tajada de los beneficios del trabajo social. Pero la globalización capitalista y la ofensiva de la política neoliberal invadieron todas esas conquistas de las luchas pasadas; y la respuesta a quienes fueron sorprendidos por lo efímero de esas victorias fue el mantra del TINA (There Is No Alternative: "no hay alternativa"). Sin embargo, a medida que la devastación de la ofensiva capitalista se ha vuelto cada vez más obvia, surgió la oposición, especialmente en América Latina. Los trabajadores de todo el mundo buscan hoy aquí la demostración de que "un nuevo mundo es posible".

A los camaradas del Movimiento Sin Tierra: Ustedes están cultivando las semillas apropiadas

Queridos camaradas:

Tuve el privilegio de asistir a principios de esta semana a la apertura de la Escuela Nacional Florestan Fernández. Había leído sobre el MST y escuchado informes sobre vuestras reuniones, pero (como dice mi compañera Marta Harnecker) una cosa es conocer por la cabeza y otra muy diferente conocer por la cabeza y el corazón. Tuve algunas ideas sobre lo que vi y oí que hubiera deseado haber podido decírselas en ese momento, pero que me gustaría compartirlas ahora.

Socialismo de mercado, capitalismo y comunismo


1. ¿Socialismo con mercados?

¿La producción mercantil es incompatible con el socialismo? Para algunos teóricos como Hillel Ticktin el socialismo de mercado es una "imposibilidad práctica, indeseable y no tiene nada que ver con el socialismo". En verdad, la misma idea del socialismo de mercado es una "definición absurda". El socialismo "es definido por el grado en el que es planeada la sociedad", y en él "dejan de existir el valor y el dinero". De acuerdo a ello, para Ticktin el "socialismo de mercado" debería ser considerado "una variedad de capitalismo" (Ollman, 55, 58-59, 166). Sobre la misma base tautológica, Ernest Mandel también declaró incompatibles al socialismo y los mercados, y describió al "socialismo concebido por Marx" como "una sociedad regida por los productores libremente asociados, en la que la producción mercantil, las clases sociales, y el estado se han extinguido". Mientras una economía contenga aún "un sector regido por el dinero y el mercado", no puede ser clasificada como socialista sino "en transición hacia el socialismo" (Mandel, 1986: 31 y 1988: 108).

Distribuir contenido