Contartese, Daniel

Docente e investigador de la Universidad de Buenos Aires y la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Miembro del Consejo de Redacción de la Revista Herramienta. Dirección de correo elctrónico: dhcontar@gmail.com

Mujeres bravas al frente de movimientos sociales, de Graciela Pedraza

 
Entrevistas de Graciela Pedraza
Córdoba: Comunicarte, 2015, 216 páginas
 
Este libro contiene doce entrevistas a militantes sociales que informan sobre otros tantos movimientos –muchos de ellos invisibilizados para los que vivimos en Buenos Aires–, que no forman parte de la “sociedad del espectáculo”. Se presenta en realidad una doble invisibilización. Una debido a que las luchas de estos movimientos no se encuentran ligadas al conflicto clásico entre capital y trabajo, que para algunos es el único conflicto válido. Por otro lado, debido a que son dirigidos por mujeres.

El “tiempo perdido”: el tiempo y los movimientos sociales

 
Introducción
 
En el tiempo del modo de producción capitalista ningún minuto puede perderse, todo debe ser tiempo de producción o de consumo.
Cómo no indignarse entonces cuando en un corte de un puente, que interrumpe el trayecto continuo de las mercaderías, del trabajo muerto, un grupo de los más jóvenes (y no tanto) arman un “picadito” para ¿pasar el tiempo? Estamos dominados por el tiempo del capital, homogéneo, el tic-tac, tic-tac, en el que cada fracción de tiempo es igual a la siguiente, el tiempo de la alienación. Pero hay otro tiempo, el tiempo de la crisis, el tiempo de la vida, el tiempo de los excluidos, el tiempo de la rebelión. Según Rosalita (citada en Tischler, 2010:39), una promotora de la Escuela de Idiomas de Oventic, los tzotiles tienen tres tiempos: el tiempo de la hora exacta, es decir el del reloj; el tiempo justo, que es el tiempo de la comunidad y de la naturaleza; y el tiempo necesario, que es el tiempo de la revolución.

Alienación: la dignidad negada. En busca de caminos para cambiar el mundo

 V Coloquio Internacional
“Teoría Crítica y Marxismo Occidental”
Alienación y Extrañamiento: Reflexiones Teóricas y Críticas
Buenos Aires, Agosto de 2012
 
 
Alienación: la dignidad negada. En busca de caminos para cambiar el mundo
 
El pensamiento es un pájaro extraño
que se alimenta de sus propios yerros.
Toda filosofía guarda algo de los sofismas
frente a los cuales se erige como verdad.
De residuos de teoría construimos el martillo
para demoler lo viejo.
Mario Payeras (Poemas de la Zona Reina, Guatemala, 2000)
 
 
 
El trabajo alienado genera la propiedad privada. No al revés
NO AVANZAR. PROPIEDAD PRIVADA” se lee en un cartel atado al cerco de alambre que rodea a la fábrica y nos preguntamos si al cartel no está ocultando que es el trabajo, el trabajo asalariado, el trabajo alienado, el que genera la propiedad privada.

Alienación: la dignidad negada. En busca de caminos para cambiar el mundo

 
 
 V Coloquio Internacional
“Teoría Crítica y Marxismo Occidental”
Alienación y Extrañamiento: Reflexiones Teóricas y Críticas
Buenos Aires, Agosto de 2012
 
 
 
Alienación: la dignidad negada. En busca de caminos para cambiar el mundo
 
El pensamiento es un pájaro extraño
que se alimenta de sus propios yerros.
Toda filosofía guarda algo de los sofismas
frente a los cuales se erige como verdad.
De residuos de teoría construimos el martillo
para demoler lo viejo.
Mario Payeras (Poemas de la Zona Reina, Guatemala, 2000)
 
 
 
El trabajo alienado genera la propiedad privada. No al revés
 
NO AVANZAR. PROPIEDAD PRIVADA” se lee en un cartel atado al cerco de alambre que rodea a la fábrica y nos preguntamos si al cartel no está ocultando que es el trabajo, el trabajo asalariado, el trabajo alienado, el que genera la propiedad privada.

Desbordando la categoría trabajo desde los movimientos sociales

Para nosotros el tema del trabajo siempre fue un punto más de discusión, y siempre fue esta intención que lleva a decir: no queremos volver al sistema […]. No puede haber trabajo digno habiendo esa explotación; en todo caso es trabajo que te sirve para cubrir algunas necesidades básicas, y no la realización como ser humano. […] para nosotros es un ensayo, un espacio de experimentación de un nuevo tipo de relación, un espacio donde las relaciones de dominante y dominado se van poniendo en cuestión. […] lo común es que la gente entre sin estar acostumbrada a tomar iniciativas, a actuar sin órdenes, y ahora de repente hay que opinar y tomar la iniciativa. Ésta es otra de las conclusiones que sacamos: la terrible mutilación al ser humano que hace el trabajo capitalista al quitarnos la capacidad de iniciativa. Nos mutila en un aspecto central de nuestra organización que es la creación a través del hacer.

Alberto Spagnuolo[1] 

'Los Sentidos del Trabajo. Ensayo sobre la afirmación y la negación del trabajo' de Ricardo Antunes

Buenos Aires, Ediciones Herramienta, Taller de Estudios Laborales, 2005, 264 páginas.

En general la sociología del trabajo se atiene a la realización de exhaustivas descripciones sobre el mundo del trabajo aislando la situación laboral del sistema económico y político en el que está inscrito. De esta manera la problemática principal se centra en una cuestión cuantitativa de inclusión o exclusión en el mercado de trabajo, en las formas de organización laboral en las empresas o, como máximo, las condiciones en las que se desenvuelve el trabajo, pero sin analizar la problemática de la alienación y la explotación o la lucha de los trabajadores contra ello.

Raúl Zibechi: Genealogía de la revuelta. Argentina: la sociedad en movimiento

La Plata, Letra Libre y Montevideo, Nordan-Comunidad, 2003. 244 págs. Prólogo de John Holloway, epílogo de Luis Mattini.

Lo primero que se puede decir es que nos encontramos frente a un libro polémico, un libro que nos hace pensar, recapacitar, confrontar ideas y retomar una y otra vez lo leído. Asimismo, no es éste un texto más entre los muchos que se escribieron tratando de explicar lo que sucedió en diciembre de 2001 en nuestro país, dado que la mayoría de ellos se encargan de analizar el "espectáculo", los grandes acontecimientos[1].

Distribuir contenido