Chesnais, François

Investigador-militante marxista, economista, profesor emérito en la Universidad de París 13-Villetaneuse. Es parte del Consejo científico de ATTAC-Francia, director de Carré Rouge y miembro del Consejo asesor de Herramienta, con la que colabora asiduamente. Autor de una gran cantidad de artículos, ensayos y libros, entre los que elegimos mencionar La Mondialisation du capital y Les dettes illégitimes. Quand les banques font main base sur les politiques publiques. Es también uno de los autores de la obra colectiva Las finanzas capitalistas. Para comprender la crisis mundial, publicado por Ediciones Herramienta. E-mail: chesnaisf@free.fr.

¿El capitalismo se ha encontrado con límites infranqueables?

 
 
La raíz económica de tensiones políticas y malestares sociales contemporáneos
 

La revista Inprecor n° 631/632, noviembre de 2016, tradujo del español e incluyó un artículo anteriormente publicado en Herramienta;icuyo texto original estaba en inglés, pues era la conclusión de un libro sobre el capital financiero y la finanza escrito a la luz de la crisis del 2007-2008 y las transformaciones en las formas mundializada de explotación de las mujeres y hombres proletarizados.ii Tanto la conclusión del libro como el artículo adoptan como horizonte la perspectiva de una sociedad humana. Las observaciones de amigos que lo leyeron me convencieron de que es necesario aclarar algunos argumentos. Además, no pocos acontecimientos políticos de los últimos meses invitan a “aproximar” el horizonte de la reflexión.

El curso actual del capitalismo y las perspectivas para la sociedad humana civilizada

 
Una fase específica de la historia económica y social sudamericana ha llegado a su fin. Esta fase fue testigo de la exportación de materias primas o productos semiprocesados en gran cantidad y a altos precios, que permitieron a sus economías tener tasas de crecimiento considerables y a sus gobiernos financiar una serie de programas sociales sin cambiar la distribución de la riqueza. El “modelo”, como así se lo llamó, dependía de la tasa de crecimiento y la demanda de commodities en otras partes de la economía mundial, especialmente en China. El fin de lo que terminó siendo un paréntesis de quince años despertará una agudización de las confrontaciones políticas y sociales en todas partes, cuyo preludio son hoy los acontecimientos en Brasil. Me complace contribuir a la discusión en Herramienta, en la cual tratar de explicar lo que considero que es un momento crucial en la historia mundial, en el que el capitalismo está alcanzando sus límites absolutos.

Notas sobre el momento actual del capitalismo (primera parte)

 
          (version française)
 
La lucha que llevan adelante los trabajadores y las capas pauperizadas urbanas y rurales en todas partes del mundo contra el capital se desarrolla hoy en el marco de la economía y la sociedad capitalista mundial, en un momento específico de su historia, que es también la de la humanidad. La crisis económica y financiera que comenzó en julio-agosto de 2007, tuvo un primer momento de paroxismo en septiembre de 2008 (quiebra de Lehman) y desembocó en una recesión mundial seguida por un estancamiento interminable,[i] es mucho más que otra “crisis muy grande”. Marca, en un grado sin precedentes, los límites históricos del capitalismo que, al no haber podido ser trascendidos, anuncian una nueva época de barbarie. Esta incluye centralmente la degradación, por supuesto diverso según países y continentes, en las formas de explotación y condiciones de vida de los trabajadores y masas pauperizadas, pero también el cambio climático y las otras dimensiones de la crisis ambiental (por ejemplo las poluciones químicas), cuyas consecuencias ya son los primeros en sufrir y, finalmente, las nuevas guerras de las que otra vez son las primeras víctimas, como en el Cercano y Medio Oriente. Las luchas llevadas adelante por los trabajadores y oprimidos están fragmentadas por país. En el marco europeo, donde en los años 1990 las grandes huelgas habían tenido algún eco entre un país y otro, esos progresos no resistieron a la crisis y el aumento de la desocupación. El poner en competencia directa a los trabajadores a nivel del empleo y los salarios entre países de un mismo continente así como entre uno y otro continente en el marco de la economía mundializada de hoy, da a cada burguesía, sea cual fuere su lugar en la cambiante jerarquía del capital mundial, una posición de fuerza, inédita históricamente, con respecto a sus “propios” trabajadores, incluidos los trabajadores inmigrantes.

Notes sur le moment actuel du capitalisme (première partie)

 
           (versión en español) 
 
La lutte menée face au capital par les travailleurs et les couches urbaines et rurales paupérisées partout dans le monde se déroule aujourd’hui dans le cadre l’économie et la société capitaliste mondiale à un moment spécifique de son histoire, qui est aussi celle de l’humanité. La crise économique et financière, qui a commencé en juillet-août 2007, connu un premier moment paroxystique en septembre 2008 (faillite de Lehmann) et débouché sur une récession mondiale suivie d’une stagnation sans fin[i], est bien plus qu’une nouvelle « très grande crise ». Elle marque à un degré jamais connu avant les limites historiques du capitalisme qui, faute d’avoir pu être transcendées, annoncent une nouvelle époque de barbarie. Celle-ci inclue centralement le basculement, différencié bien entendu entre pays et continents, dans les formes d’exploitation et les conditions d’existence des travailleurs et des masses paupérisées, mais aussi le changement climatique et d’autres dimensions de la crise environnementale (par exemple les pollutions chimiques) dont ils sont déjà le plus souvent les premiers à subir les conséquences et enfin les guerres nouvelles dont ils sont une fois encore les premières victimes comme au Proche et au Moyen Orient. Les luttes menées par les travailleurs et les opprimés sont morcelées entre pays. Dans le cadre européen où dans les années 1990, les grandes grèves avaient un écho d’un pays à l’autre, les avancées n’ont pas résisté à la crise et la montée du chômage. La mise en concurrence directe des travailleurs sur le plan de l’emploi et des salaires entre pays d’un même continent ainsi que d’un continent à l’autre dans le cadre de l’économie mondialisée d’aujourd’hui donne à chaque bourgeoisie, quelle que soit sa place dans la structure hiérarchique changeante du capital mondial, une position de force, inédit historiquement, à l’égard de ses « propres » travailleurs, travailleurs immigrés compris. Elle est adossée au capital comme rapport d’exploitation et de domination mondial et c’est au capital compris ainsi que les travailleurs se heurtent en dernière instance partout où ils sont.

Observaciones sobre la situación de la economía capitalista mundial

A siete años del inicio de la crisis económica y financiera
Observaciones sobre la situación de la economía capitalista mundial *

(Versión original en francés)

El 16 de julio del 2007 el banco de inversiones Bear Stearns anunció la quiebra de dos filiales de colocaciones de alto riesgo (Hedge Fund). La propagación mundial no se hizo esperar. El 9 de agosto fue el BNP Paribas quien cerró tres fondos de alto riesgo en situación de quiebra. De Alemania llegó la noticia de muy grandes dificultades en varios Landesbank a los cuales el Deutsche Bank, supuestamente por encima de toda sospecha, había vendido títulos basura en la forma de “productos estructurados” que incluían préstamos hipotecarios incobrables. Así comenzó la primera fase de la crisis económica y financiera mundial, la de los títulos llamados “subprime”. Quince días más tarde, en Londres y en Nueva York, el mercado de préstamos a corto y muy corto plazo (money market) se congelaba y los grandes bancos se negaban incluso a los habituales préstamos over-night (préstamos para cerrar las cuentas formalmente en equilibrio). Desde principios de septiembre, el Libor (tasa de interés londinense para préstamos a muy corto plazo), uno de los indicadores clave de la coyuntura financiera mundializada, subió fuertemente sin que la intervención coordinada  de los bancos centrales lograra hacerla descender. El 27 de septiembre de 2007 el Northern Rock -séptimo banco británico-, altamente comprometido en préstamos hipotecarios, quebró y fue puesto bajo control estatal (lo que incorrectamente se llama “nacionalización”, por cuanto no es más que una forma de salvataje con socialización de pérdidas a costa de de los trabajadores-contribuyentes).[1]  Luego, en marzo de 2008, vino la quiebra de Bear Stearns y su adquisición a precio vil por JP Morgan Chase y, en septiembre de 2008, la quiebra de Lehman Brothers. La intervención de la Fed y del gobierno norteamericano, así como la de sus homólogos europeos, evitó una crisis financiera sistémica mundial, pero la magnitud de la superproducción (enmascarada durante muchos años recurriendo de modo generalizado e intensivo al crédito) hizo imposible frenar la caída en recesión de la economía estadounidense y lo mismo ocurrió luego de algunas semanas con otros muchos países, especialmente todos los de la Unión Europea. La caída de la producción y de los intercambios mundiales desde fines de 2008 y a lo largo de todo el  año 2009 fue circunscripta por el respaldo del Partido Comunista Chino a la continuidad de la acumulación en China, con fuerte efecto de arrastre pasajero en los principales países proveedores de materias primas y de alimentos, especialmente en América del Sur.

La lucha de clases en Europa y las raíces de la crisis económica mundial

               (version française)

Después de haber sido presentada durante mucho tiempo como “deuda de los Estados”, la crisis de los bancos europeos y del euro se desarrolló con rapidez creciente a partir de octubre (2011). Su marco es la crisis económica y financiera mundial en curso desde hace más de cuatro años y constituye un momento de la misma en el terreno específicamente financiero. En las primeras fases de la crisis, el epicentro de la misma estuvo en Wall Street y la City. La dimensión y alcance del shadow banking system y la debilidad de las medidas de seguridad introducidas después de las declaraciones del G20 de Londres en mayo 2009 hacen que estos dos centros neurálgicos de las finanzas, tarde o temprano, marcharán hacia nuevas convulsiones financieras. Por el momento, el escenario está en Europa y la zona del euro. Desde mediados de octubre, para seguir la crisis harían falta un artículo o más por semana. Lo impiden tanto la periodicidad de Carré rouge como los objetivos del colectivo que la edita. Este artículo toma distancia de la situación inmediata. 

Aux racines de la crise économique mondiale

                (versión en español)
 
Après avoir été longtemps maquillée comme dette des Etats, la crise des banques européennes et de l’euro s’est développée depuis octobre à une allure toujours plus rapide. Elle a pour cadre la crise économique et financière mondiale en cours depuis plus de quatre ans. Sur le terrain proprement financier, elle en est un moment. Dans les premières phases de la crise ce sont Wall Street et la City qui en ont été l’épicentre. La dimension et la prégnance du shadow banking system et la faiblesse des mesures de surveillance introduites depuis les déclarations du G20 de Londres en mai 2009, font que ces deux centres névralgiques de la finance mondiale seront tôt ou tard de nouveau en proie à des convulsions financières. Pour l’instant, l’Europe et la zone euro en particulier, en sont le théâtre. Depuis la mi-octobre un article par semaine, sinon plus, aurait été et restera nécessaire pour suivre le cours de la crise. Tant la périodicité de Carré rouge que les objectifs que s’est donné notre collectif l’interdisent. L’article qui suit prend du champ par rapport à la situation immédiate.

La vulnerabilidad del sistema financiero, la ilegitimidad de las deudas públicas y el combate político internacionalista por su anulación

             (version française)

En la primavera de 2010, los grandes bancos europeos, encabezados por los bancos franceses y alemanes, convencieron a la Unión Europea y al Banco Central Europeo que el riesgo de default de la deuda pública de Grecia ponía en peligro sus balances. Los grandes bancos europeos habían recibido una fuerte ayuda en el otoño del 2008, cuando la quiebra del banco Lehmann Brothers en Nueva York llevó la crisis financiera a su paroxismo. Luego del salvataje, no depuraron todos los activos tóxicos de sus cuentas. Y a pesar de todo siguieron haciendo colocaciones de alto riesgo. Para algunos, el más mínimo default de pago significaría la quiebra. En mayo 2010 se montó un plan de salvataje con un ribete financiero y otro de drástica austeridad presupuestaria y acelerada privatización: fuertes reducciones de los gastos sociales; disminución de los salarios de empleados públicos y reducción de su cantidad; nuevos ataques a los sistemas jubilatorios, fuesen por capitalización o por repartición. Los primeros países en aplicarlo, como Grecia y Portugal, quedaron atrapados en una infernal espiral cuyas víctimas inmediatas son las capas populares y los jóvenes. Esta política afecta a un número cada vez mayor de países en Europa occidental y mediterránea, después de haber asolado a los países bálticos y balcánicos. El costo del salvataje del sistema financiero europeo y, con él, del sistema mundial, se impone a los trabajadores, a la juventud y a las capas populares más vulnerables.

La vulnérabilité du système financier, l’illégitimité des dettes publiques et le combat politique internationaliste pour leur annulation

       (versión en español)

Au printemps de 2010, les grandes banques européennes, au premier chef les banques françaises et allemandes ont convaincu l’Union européenne et la BCE, que le risque de défaut de paiement de la dette publique de la Grèce mettait leur bilan en danger. Elles ont demandé d’être mises à l’abri des conséquences de leur gestion. Les grandes banques européennes ont été fortement aidées à l’automne 2008 au moment où la faillite de la banque Lehman Brothers à New York a porté la crise financière à son paroxysme. Depuis leur sauvetage, elles n’ont pas épuré tous les actifs toxiques de leurs comptes. Elles ont pourtant continué à faire des placements à haut risque. Chez certaines le moindre défaut de paiement signifierait la faillite. En mai 2010, un plan de sauvetage a été monté, avec un volet financier et un volet d’austérité budgétaire drastique et de privatisation accélérée: fortes baisses des dépenses sociales ; diminution de traitements des fonctionnaires et réduction de leur nombre ; nouvelles atteintes aux systèmes des retraites, que ceux-ci soient par capitalisation ou par répartition. Les premiers pays, tels la Grèce et le Portugal, à les avoir appliquées ont été pris dans une spirale infernale dont les couches populaires et les jeunes sont les victimes immédiates. Elle concerne de mois en mois un nombre plus important de pays en Europe occidentale et méditerranéenne, après avoir ravagé les pays baltiques et balkaniques. C’est aux travailleurs, à la jeunesse et aux couches populaires les plus vulnérables qu’on impose le coût du sauvetage du système financier européen et partant du système mondial.

 

Crisis económica. ¿Qué hacer para liberarse de la trampa de las deudas públicas?

 Publicamos aquí la entrevista completa realizada el 28 de junio entre François Chesnais y Dominique Sicot, periodista en L´Humanité Dimanche. Por falta de espacio, sólo algunos extractos aparecerán en la edición de dicho semanario en la edición del 7 de julio de 2011. Redacción de À l´encontre.

Distribuir contenido