Bonnet, Alberto

Licenciado en Filosofía y Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma de Puebla, docente en la Facultad de Ciencias Sociales (UBA) y en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ).

La cuestión de la ceocracia y la naturaleza del gobierno macrista

Autor(es)

Muchos análisis políticos de los nombramientos del nuevo gobierno de Macri en los medios masivos de comunicación giraron alrededor de la idea de una ceocracia, a raíz de la cantidad de gerentes de grandes empresas (Chief Executive Officers o CEOs) designados como funcionarios, y esta idea habilitó las más osadas hipótesis acerca del carácter de las políticas que adoptaría dicho gobierno.1 El debate generado por tales designaciones se vio enrarecido, en aquella coyuntura de fines de 2015, por el eco de las polémicas suscitadas en el marco del ballotage realizado días antes. En efecto, el eje de la campaña kirchnerista ante la segunda vuelta había sido –recordemos- que sólo el voto por Scioli podía evitar que regresara al gobierno la derecha menemista de la mano de Macri. Los ribetes grotescos de este vulgar chantaje ya habían sido puestos en evidencia mucho antes. “La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero”, dijo alguna vez Antonio Machado. Y la verdad en éste caso ni siquiera había salido de la boca de un porquero, sino del hocico de un simple puerco: Zulemita Menem ya había aclarado meses antes que tanto Macri como Scioli eran “personas que nacieron de la mano de mi padre”.2 Las designaciones de Macri apenas sirvieron en aquellos días para que los alicaídos kirchneristas creyeran corroborados sus oscuros pronósticos. Sin embargo, la caracterización del gobierno de Macri a partir de esa idea de una ceocracia planteó y sigue planteando, a casi un año de distancia de aquella coyuntura, ciertas cuestiones que nos parecen interesantes.

La insurrección como restauración: El kirchnerismo (2002-2015).

Autor(es)

 
Por Iván Kitay 
 
 
Buenos Aires: Prometeo Libros, 2015, 304 págs.
 
¿Qué fue el kirchnerismo? Esta pregunta se ha formulado innumerables veces en los últimos años. Sin embargo, en la mayoría de los casos, ha sido respondida con lo que el autor de este libro llama “método (oportunista) propio de los tenderos”. Este método consistiría en la ponderación de las continuidades y rupturas (con el menemismo), de manera tal que la conclusión resulta del mero promedio aritmético de una suma de hechos seleccionados más bien arbitrariamente. El trabajo aquí reseñado intenta, en cambio, proveer una conceptualización totalizadora que dé cuenta del significado histórico del kirchnerismo dentro del desarrollo reciente de la lucha de clases en Argentina. En este sentido, la principal tesis que el autor argumentará a lo largo de sus páginas es que el kirchnerismo expresó la recomposición de la acumulación y la dominación capitalistas luego de la crisis resultante del ascenso de las luchas sociales que culminara en la insurrección popular de fines de 2001. En una propuesta original que se sirve tanto de los aportes del marxismo abierto como de la teoría de la derivación del Estado capitalista, el autor hace énfasis en los modos en que aquella insurrección persiste en la forma que asumió la posterior restauración del orden burgués. En este sentido, se puede decir que este trabajo continúa algunas líneas de indagación y argumentaciones ya planteadas en La Hegemonía Menemista (Prometeo, 2008), que trata sobre el período inmediatamente anterior (1989-2001). Además, se nutre de y dialoga con otras producciones del Programa de Investigación Acumulación, dominación y lucha de clases en la Argentina Contemporánea, 1989-2011, que este autor dirige en el Centro de Investigaciones Sobre la Economía y la Sociedad de la Argentina Contemporánea (IESAC) de la Universidad Nacional de Quilmes.

El concepto de Estado capitalista en el pensamiento de Poulantzas

Autor(es)

 
 
I. Introducción al problema
 
Este trabajo analiza críticamente el concepto de Estado capitalista de Nicos Poulantzas.[1] La importancia de los aportes de Poulantzas a la crítica marxista del Estado alcanza para justificar nuestra empresa. La teoría del Estado formulada por Poulantzas entre fines de los sesenta y comienzos de los setenta sobre las bases del marxismo estructuralista francés de cuño althusseriano, junto con la formulada casi simultáneamente por los intelectuales reunidos en el denominado debate de la derivación del Estado dentro de la tradición más dialéctica del marxismo alemán, es en los hechos uno de los dos abordajes más sistemáticos de la problemática del Estado capitalista en el marxismo del siglo pasado.[2] 

El kirchnerismo: un breve balance

Autor(es)

 
Desde luego que no con la patria liberada, que anunciaron algunos ingenuos, ni siquiera con el capitalismo nacional, popular y racional, que en su primera campaña prometiera el ex presidente Kirchner: la década kirchnerista se cierra, simplemente, con otra administración justicialista que chapotea, que intenta mantenerse a flote en la fosa séptica de la corrupción. Pero todo cierre de un ciclo político, por penoso que resulte, invita a hacer balances. ¿Qué fue el kirchnerismo? El kirchnerismo fue la insurrección como restauración. El resto de estas páginas sólo intentan aclarar el significado de esta afirmación.[1]

Populismo y nueva izquierda. Algunas ideas

Autor(es)

 
Quisiera proponer en estas páginas algunas ideas sobre una serie de problemas de la dinámica política argentina y latinoamericana de los últimos tiempos que considero centrales para la construcción de una nueva izquierda anticapitalista. Estos problemas son los siguientes: ¿cómo caracterizar los procesos políticos desencadenados en varios países latinoamericanos por los ciclos de ascenso de las luchas sociales y de crisis del neoliberalismo?; ¿dónde radican las principales potencias e impotencias de estos procesos, desde una perspectiva anticapitalista?; ¿cómo se ubica y cuál es la naturaleza del kirchnerismo en el marco de estos procesos?; y ¿cuáles son las principales limitaciones que enfrenta nuestra izquierda ante el kirchnerismo? Dedicaré un apartado de los siguientes a cada una de estas preguntas.

De la Plaza de Mayo a la Puerta del Sol

Reseña de John Holloway: Agrietar el capitalismo. El hacer contra el trabajo
Buenos Aires,  Ediciones Herramienta, 2011.
 
A la hora de dar la bienvenida a la publicación en español del nuevo libro de John Holloway, Agrietar el capitalismo. El hacer contra el trabajo, es inevitable recordar la de Cambiar el mundo sin tomar el poder, ambos impresos en Buenos Aires por Ediciones Herramienta, y el enorme impacto político que tuvo entre nosotros. Sabemos que pasaron diez años desde aquellos días y que más de diez se pasaron a las filas del orden. Sabemos que nada garantiza, entonces, que este nuevo libro de John vuelva a tener entre nosotros aquel impacto. ¡Ojala así sea! Pero el hilo rojo que une ambos libros esquiva las coyunturas: ya sea ayer en la Plaza de Mayo u hoy en la Puerta del Sol, John puede dialogar con quienes luchan contra el capitalismo en la lengua viva de la revolución.
Me disculparán la insistencia, pero recuerdo también los debates suscitados hace una década por Cambiar el mundo sin tomar el poder. Intervine en aquellos debates, discutiendo incluso algunas de las ideas centrales que John proponía, pero después, poco a poco, comencé a cansarme. Había demasiados que ni siquiera estaban dispuestos a preguntarse por el significado de la revolución hoy. La pregunta les parecía dudosa porque estaban seguros de contar de antemano con la respuesta. La respuesta, en cambio, no les parecía dudosa, aunque apestara a humedad y sangre seca. Había demasiados que, antes de caminar preguntando, preferían quedarse parados en sus respuestas. O, para valernos de una vieja metáfora del propio John, había demasiados que, como el viejo arqueólogo del film Indiana Jones, se mezclaban entre la gente reunida en Plaza de Mayo preguntando: “¿habla usted alguna lengua muerta?”

De la Plaza de Mayo a la Puerta del Sol

Autor(es)

Reseña de John Holloway: Agrietar el capitalismo. El hacer contra el trabajo

Buenos Aires,  Ediciones Herramienta, 2011.

 
A la hora de dar la bienvenida a la publicación en español del nuevo libro de John Holloway, Agrietar el capitalismo. El hacer contra el trabajo, es inevitable recordar la de Cambiar el mundo sin tomar el poder, ambos impresos en Buenos Aires por Ediciones Herramienta, y el enorme impacto político que tuvo entre nosotros. Sabemos que pasaron diez años desde aquellos días y que más de diez se pasaron a las filas del orden. Sabemos que nada garantiza, entonces, que este nuevo libro de John vuelva a tener entre nosotros aquel impacto. ¡Ojala así sea! Pero el hilo rojo que une ambos libros esquiva las coyunturas: ya sea ayer en la Plaza de Mayo u hoy en la Puerta del Sol, John puede dialogar con quienes luchan contra el capitalismo en la lengua viva de la revolución.
Me disculparán la insistencia, pero recuerdo también los debates suscitados hace una década por Cambiar el mundo sin tomar el poder. Intervine en aquellos debates, discutiendo incluso algunas de las ideas centrales que John proponía, pero después, poco a poco, comencé a cansarme. Había demasiados que ni siquiera estaban dispuestos a preguntarse por el significado de la revolución hoy. La pregunta les parecía dudosa porque estaban seguros de contar de antemano con la respuesta. La respuesta, en cambio, no les parecía dudosa, aunque apestara a humedad y sangre seca. Había demasiados que, antes de caminar preguntando, preferían quedarse parados en sus respuestas. O, para valernos de una vieja metáfora del propio John, había demasiados que, como el viejo arqueólogo del film Indiana Jones, se mezclaban entre la gente reunida en Plaza de Mayo preguntando: “¿habla usted alguna lengua muerta?”

Diciembre de 2001: la resistencia de los ajustados

Autor(es)

En estas páginas queremos volver sobre los acontecimientos de diciembre de 2001 en Argentina para proponer una explicación sintética de los mismos y pasar revista de una serie de discusiones que suscitaron. Apenas aspiramos a reavivar ciertos debates que creemos importantes, sabiendo de antemano que no podemos agotarlos en estas pocas páginas. En la primera parte, repasaremos la naturaleza de la convertibilidad, para entender mejor su crisis. En la segunda, nos concentraremos en la dinámica de la crisis de la convertibilidad, poniéndola en relación con la dinámica de las luchas sociales. Y en la tercera nos detendremos en estas luchas sociales durante los acontecimientos de diciembre. Acompañaremos nuestros argumentos con algunas referencias bibliográficas, no demasiadas, que incluiremos en notas al pié para agilizar la lectura.

El lock-out agrario y la crisis política del kirchnerismo

Autor(es)

 

Introducción
 
El lock-out capitalista agrario y el prolongado conflicto que se desató a partir de la modificación del régimen de retenciones a las exportaciones agrarias por parte de la administración de la presidenta Kirchner pusieron en escena las limitaciones políticas del kirchnerismo. Pero estas limitaciones políticas existían de antemano. Los mencionados lock-out y conflicto agrarios fueron, en realidad, el primer desafío político importante que enfrentó el kirchnerismo desde su ascenso al poder. Y alcanzó ese primer desafío para poner en escena crudamente esas limitaciones preexistentes. Este artículo retoma nuestro análisis previo del kirchnerismo abordando esa crisis política, sus características y perspectivas. Y discute asimismo algunas de las muy variadas interpretaciones de dicha crisis realizadas en el seno de las organizaciones de la izquierda social y política.  

 

Marxismo Abierto Volumen II. Prólogo de los compiladores

¿Qué se entiende por marxismo abierto? ¿Será otro enfoque más que trata de "poner" sobre nuevas bases científicas el discurso teórico de Marx en un afán objetivista y antidialéctico, como el marxismo estructuralista o el marxismo analítico, para nombrar algunos que, de manera fatal, terminan por deformarlo? ¿Representa una salida a ese círculo vicioso? Y si fuera así, ¿en qué términos? ¿Tiene algo que decir en cuanto a la organización de la esperanza en un mundo aparentemente cada vez más cerrado y represivo hacia cualquier forma de pensar la posibilidad de cambiarlo? ¿Cuál es su importancia en el contexto actual de las luchas en América Latina contra las formas contemporáneas de dominio y explotación del capital, si es que la tiene?

Distribuir contenido