Antunes, Ricardo

Profesor Titular de Sociología del Trabajo en el Instituto de Filosofia e Ciências Humanas de la Universidade Estadual de Campinas (IFCH/UNICAMP), Brasil. Autor, de entre otros libros de Los sentidos del trabajo, publicado por Ediciones Herramienta; editado también en Brasil, EE.UU., Inglaterra/Holanda, Italia, Portugal e India; Adiós al trabajo, publicado por Herramienta y editado también en Brasil, Italia, España, Venezuela y Colombia; además ha publicado Riqueza e miséria do trabalho no Brasil, Vol. I, II y III (Boitempo). Coordina las Colecciones Mundo do trabalho (Boitempo) y Trabalho e emancipação (Ed. Expressão Popular). Colabora en revistas académicas en el país y en el exterior. Integra el consejo asesor de Herramienta, de la que es colaborador habitual.

De la caída del Muro a una globalización en crisis

 
 
Veinte años de la revista Herramienta
 
Quiero empezar agradeciendo a todos los compañeros y compañeras de Herramienta. Es un honor para mí estar cerrando este lindo coloquio por los 20 años. Yo, muy modestamente, me considero un co-fundador en el exterior de Herramienta, porque por una invitación de Néstor López, en el primer número de Herramienta, aquél de tapa blanquita, colaboré y me convertí en un compañero de Herramienta. Dejo mi saludo para Néstor, para que pueda recuperarse y también a todos y todas los que están aquí, que son luchadores que hacen de Herramienta un arma de lucha contra el capital.
Preparé una presentación en sintonía con el tema en general. No voy a hablar tanto del mundo del trabajo, que es mi investigación central, sino un poco de la tragedia latinoamericana hoy. Dando un énfasis al tema del trabajo porque es un tema vital. Voy a intentar tratar la era de las rebeliones, de las contrarrevoluciones y del nuevo Estado de excepción que estamos viviendo en nuestra América Latina.

La era de las rebeliones, de las contrarrevoluciones y del nuevo estado de excepción

 
Una necesaria nota de advertencia
 
Hace más de cinco décadas atrás, una dictadura militar iniciada en 1964 torturó, encarceló y mató jóvenes y adultos, niños y niñas, hombres y mujeres en Brasil. Y, con intensidad aún más desconocida, hizo lo mismo en Chile, Argentina, sin dejar afuera a Uruguay, de entre tantos otros países de América Latina.
El inventario de esta era de genocidios lo podemos constatar con los resultados de las investigaciones realizadas en Brasil, en Chile y todavía con más intensidad en la Argentina: un nivel pavoroso de torturas, descubrimiento casi interminable de cadáveres, eliminación de cuerpos torturados, asesinados y destrozados, todo para poder esconder la masacre de aquellos que lucharon contra las dictaduras militares.
Recuerdo como si fuese hoy, en mi primer viaje a Argentina, ese país tan emblemático de nuestra América Latina, que cuando llegué en una mañana soleada a La Plata, a mediados de la década de 1970, con el florecer de la primavera, la primera imagen que a mí vino fue la de un cementerio político. Las flores escondían el horror de la juventud asesinada por la dictadura militar argentina.
En Brasil, incluso frente a esas evidencias terribles, todavía escuchamos a celebrantes y lacayos de la dictadura militar, pro-fascistas y fascistas, defendiendo el horror, pidiendo la vuelta de los militares. La mentira fue de tal envergadura que la dictadura militar de 1964, esa contrarrevolución burguesa dictatorial y autocrática, para recordar a Florestan Fernandes (Fernandes, 1975), se autodenominó como “revolución”, como también nos recordó Caio Prado Jr. (Prado Jr., 1966). La mentira comenzó desde el inicio, cuando el golpe militar escogió como fecha de origen el 31 de marzo, fraguando la facticidad histórica, ya que el golpe militar ocurrió de hecho el 1° de abril, el día de la mentira.

Brasil: El colapso del Gobierno Dilma y el PT

                                               (versão em português)  
 
1. La construcción del mito
 
Brasil tuvo un papel relevante en las luchas políticas sociales en la década de 1980, logrando retrasar la implantación del neoliberalismo que ya se expandía en varios países de América Latina como Chile, Argentina o México, entre otros. Después de las históricas huelgas del ABC paulista –concentración obrera en la que floreció Luiz Inácio Lula da Silva– ganó enorme fuerza un sindicalismo de oposición, llamado nuevo sindicalismo. Las huelgas se generalizaron en todo el país, abarcando a la casi totalidad de la clase trabajadora. Nacieron innumerables movimientos sociales, creció la oposición a la dictadura militar, se convocó a una Asamblea Nacional Constituyente (1986/88) y se vivió en 1989 un proceso electoral –la primera elección presidencial tras la caída de la Dictadura Militar– que dividió al país entre dos proyectos sociales y políticos diferentes.

O colapso do governo Dilma e do PT no Brasil

 
                                             (versión en español)
 
I – A contrução do mito
 
O Brasil teve um papel de relevo nas lutas políticas e sociais na década de 1980, conseguindo retardar a implantação do neoliberalismo que já se expandia por vários países da América Latina, como no Chile, na Argentina, o México, dentre outros países. Depois das históricas greves do ABC paulista – núcleo operário onde floresceu Luiz Inácio Lula da Silva - ganhou enorme força um forte sindicalismo de oposição, denominado novo sindicalismo.  As greves generalizaram-se pelo país, atingindo a quase totalidade da classe trabalhadora. Nasceram incontáveis movimentos sociais, ampliou-se a oposição à ditadura militar, desenhou-se uma Assembleia Nacional Constituinte (1986/88) e vivenciamos em 1989 um processo eleitoral – a primeira eleição presidencial depois da queda da Ditadura Militar - que fraturou o país em dois projetos sociais e políticos distintos.

Entrevista a Ricardo Antunes: El trabajo que estructura al capital desestructura a la sociedad

 
Por Ricardo Machado
Traducción del portugués por Raúl Perea, especial para Herramienta.
 
Ricardo Antunes es magister y doctor en Ciencias Sociales, respectivamente, por la Universidad Estadual de Campinas – Unicamp y por la Universidad de San Pablo – USP. Posdoctorado en la Universidad de Sussex, en el Reino Unido y obtuvo el título de Docente Libre por la Unicamp, donde actualmente es profesor titular de Sociología. Es autor, entre otras obras, de O continente do labor, Adeus ao trabalho? Ensaio sobre as metamorfoses e a centralidade no mundo do trabalho e Os Sentidos do Trabalho. Integra el consejo asesor de la Revista Herramienta (Argentina), en cuyas páginas escribe asiduamente. Ediciones Herramienta ha publicado ¿Adiós al trabajo? en 1999 y Los sentidos del trabajo. Ensayo sobre la afirmación y la negación del trabajo fue Coeditado en español en el año 2005 con el Taller de Estudios Laborales. 

El gobierno Dilma será de los grandes capitalistas

 
Entrevista a Ricardo Antunes, sociólogo y referente intelectual de la izquierda brasileña
 
Por Mario Hernandez
 
Mario Hernandez (MH): Comenzamos con la emisión de “¿Sin salida?” premiado como Mejor Programa de Economía en FM por la entrevista que le hiciéramos a Claudio Katz de Economistas de Izquierda (EDI) en oportunidad de la megadevaluación de principios de este año. Hoy tenemos desde Campinas, San Pablo, Brasil a Ricardo Antunes  con quien no pudimos hacer el balance de la segunda vuelta de las elecciones en Brasil, pero las novedades en la constitución del futuro gabinete nos da la oportunidad.
Al respecto, aquí nos llegó el comentario del derrotado candidato Aécio Neves diciendo que la convocatoria al Ministerio de Economía de Joaquim Levy era como llamar a un cuadro de la CIA a dirigir la KGB.
Por otro lado, hemos tomado conocimiento del documento que, entre otros, suscriben Leonardo Boff, Joao Pedro Stedile y Emir Sader donde señalan una regresión en la agenda que fue victoriosa en las urnas a favor del PT. ¿Cuál es tu visión?

Los sentidos del trabajo. Ensayo sobre la afirmación y la negación del trabajo

 
 
 
 
Segunda edición ampliada
Prólogo de István Mészáros
 
Ediciones Herramienta, Buenos Aires, Argentina | septiembre de 2013 | 304 páginas | ISBN 978-987-1505-40-1
 
 
   
 
 
Ediciones Herramienta publica esta segunda edición de Los sentidos del trabajo que incluye como anexos dos trabajos que no figuraban en la anterior: “La nueva morfología del trabajo y sus principales tendencias: informalidad, infoproletariado, (in)materialidad y valor” y “La dialéctica entre el trabajo concreto y el trabajo abstracto”. El prefacio fue escrito especialmente por Ricardo Antunes para la presente edición. (NdelE)
 
 
Del Prefacio del autor a la segunda edición en español de Los sentidos del trabajo
Las recientes ediciones de Los sentidos del trabajo en Inglaterra y Portugal[1] me dieron la posibilidad de hacer una breve actualización de algunas ideas centrales presentes en Los sentidos el trabajo. Esto, porque en los últimos años hemos entrado en una nueva era de luchas sociales. Los ejemplos de Grecia, Italia, Francia, Inglaterra, España, Portugal, Estados Unidos, para limitarnos a algunos países del Norte de Occidente, son significativos. Luchas que tienen un contenido por cierto heterogéneo, polisémico, pero que también revelan claras conexiones entre los temas del trabajo, la precarización y el desempleo, haciendo aflorar las ricas transversalidades existentes entre clases, género, generación y etnias, temas que son centrales en estas luchas.

Los días que conmovieron a Brasil. Las rebeliones de junio-julio de 2013

[…] las percepciones humanas se agudizan extrañamente cuando… la multitud de repente se torna ella misma justiciera del caso.
Herman Melville, El estafador y sus disfraces
 
Una era de rebeliones a escala global
Junio de 2013 entrará en la historia de las rebeliones sociales en Brasil como fecha emblemática. Comenzó el 6 junio en San Pablo, con una marcha de aproximadamente 2.000 personas contra el aumento de tarifas en el transporte público. Los jóvenes del Movimiento Pase Libre (MPL) no podían imaginar que sacudirían al Brasil, con una explosión que sólo ha tenido antecedentes semejantes –al menos en su magnitud, aunque con formas bastante diferentes– en la Campaña por el impeachment (destitución) de Collor en 1992 y en la Campaña por elecciones directas en 1985, aún bajo la dictadura militar.

El fin del letargo

Nuestro país ha estado a la vanguardia de las luchas sociales y políticas en la década de 1980, consiguiendo retrasar la introducción del neoliberalismo en Brasil y hacer que la llamada "década perdida" fuese, para los movimientos sociales y políticos populares, su exacto opuesto.
En aquellos años, floreció un fuerte sindicalismo de oposición. Las huelgas caminaron en un sentido opuesto a las tendencias regresivas presentes en el mundo occidental. Nacieron innumerables movimientos sociales. Se  amplió la oposición a la dictadura militar. Se diseñó  ​​una Asamblea Nacional Constituyente y se vivió, en  1989, una elección que dividió a Brasil en dos proyectos distintos.

Sindicalismo de clase versus Sindicalismo negociador de Estado en el Brasil de la era (pos)Lula

En el contexto de una monumental reorganización del capital –económica, social, política, ideológica y de valores–, ¿cómo viene esbozando respuestas el sindicalismo de clase?
En el caso de Brasil, donde en la década de 1980 había aflorado un nuevo sindicalismo con claro perfil de clase, ¿qué cambios sufrió a lo largo del período de desertificación neoliberal? ¿Qué ha ocurrido durante la última década en el escenario sindical? ¿Cuáles son las experiencias y las posibilidades de un sindicalismo de clase después de los ocho años de gobierno social-liberal de Lula?
 
Distribuir contenido